Tres grandes peligros de la sociedad

Día 187
Proverbios 7:1-27
Lectura de Proverbios 2016
Dr. Luis Gómez Chavez
En Proverbios 6 encontramos las maras o pandillas que están formadas por personas con problemas de autoestima, actitudes de rebeldía, y dominados por pensamientos de maldad que solo traen caos a la sociedad. Lo triste de todo es que todo el tiempo no solo hacen mal a personas inocentes, sino que andan en terrenos minados porque en cualquier momento de sus días encontraran la muerte. Sus vidas es un desastres, desorden, y con todo, nosotros los cristianos debemos orar por sus vidas, ya que son seres humanos necesitados del amor de Dios, seguramente carentes del amor de sus padres, o con vacios emocionales y psicológicos que nadie ha podido llenar. Dios es el único que puede cambiar a estas personas cegadas por el pecado.
En la segunda parte del mismo proverbios 6 encontramos otro de los males que afectan a la sociedad, a la familia, al matrimonio, y por ende a la iglesia. Es algo que ofende a Dios porque va en contra de su voluntad, y es la expresión clara del pecado del hombre impulsado por Satanás, pero que el hombre o la mujer por ser falto de entendimiento, sabiduría y dependencia de Dios< caen sumido en este mal. Me refiero al mal de la infidelidad, que en este caso es el adulterio. Ya lo mencione en devocionales anteriores, que las estadísticas confirman que en la actualidad, tanto el hombre como la mujer son infieles, algunas veces son mas infieles los hombre pero en otras veces son las mujeres. En fin, con esta infidelidad del adulterio se está atentando contra el voto matrimonial de fidelidad, contra Dios quien constituyó el matrimonio para ser fieles uno al otro y de esa manera honrar a Dios.
La infidelidad tiene muchas causas, y generalmente los dos en el matrimonio son culpables, aunque el peso del castigo recae en quien comete adulterio. Muchas veces es el descuido de alguno de los dos, en la falta de atención, en el poco cuidado que se tiene el uno hacia el otro dentro del matrimonio. La falta de satisfacción (Prov. 5:15-23), romanticismo, enamoramiento, caricias, estimulo, reconocimiento, comunicación, valorización, y sobre todo, y por sobre todo, la falta de dependencia de Dios, muchas veces es lo que lleva a uno de los dos a ser infiel.
Es por eso que el padre continúa dando consejos a su hijo en el Proverbios 7. Ahora lo hace con relación el tercer peligro de la sociedad al cual algunos han llamado el oficio más antiguo, el de la prostitución y que muchos ya lo ven como algo muy normal. Bueno, en muchos países, la prostitución es permitida como un trabajo social sin tomar en cuenta que la Biblia llama a esto, pecado; aunque en otros países es prohibido por la ley. En este proverbio, el padre desea abrir los ojos de sus hijos para que tenga cuidado con esta trampa del diablo, artimaña de las mujeres dedicadas a este oficio. Es preocupante, pero en la actualidad la prostitución no solo se da entre las mujeres sino que también entre los hombres. Bueno, al decir verdad, el caos que domina en la sociedad actual es increíble, porque la pornografía, la prostitución es una maquinaria gigantesca por medio de la cual el diablo está haciendo caer a hombres y mujeres de todo nivel social, y religioso.
Le cuento, yo recuerdo que en muchos pueblos, los padres llevaban a sus hijos con prostitutas para que “se hicieran hombres”, concepto pecaminoso, pero esta gente lo veía como algo normal. En el Antiguo Testamento vemos que ya hay rameras o prostitutas, el profeta Oseas se casa con una prostituta, en el Nuevo Testamento se menciona este pecado en mujeres. La historia extra bíblica habla de la práctica de prostitución sin límites. En pleno siglo XXI, la prostitución es una práctica en todos los países, sea permitido o no, y es porque el diablo ha encontrado en esto una manera para llevar la contraria a Dios y conseguir más seguidores.
Por favor, les todo proverbios 7 y vea como el hombre es tonto y cae redondito ante la seducción de la mujer infiel, que por lo que hace, es llamada prostituta. Se coloca en las esquinas, en las plazas, en los mercados bien maquillada, seguro con ropas seductoras y tentadoras, y descaradamente se les declara a los hombres, y los invita a venir a su casa con todos los encantos femeninos. El hombre sin entendimiento, mejor dicho, tonto, le cree todo, hasta que cae en las garras de la mujer. Esto no es ficción, esto es exactamente lo que pasa con el hombre en este tiempo, sea este el más espiritual como el más carnal, sino se está en buena relación con Dios, si no depende de Dios, si no es fiel a su cónyuge, si no le da espacio al Espíritu, a la sabiduría; por mucho que lea la Biblia, asista al templo, y diga que ama a su cónyuge; ante la poderosa seducción de la mujer extraña; puede llegar a caer en la trampa.
Así que, cuidado con el peligro de las maras, del adulterio, y de la prostitución, porque Dios castiga tanto al engañador como al engañado. Mantengámonos fieles a Dios, dependiendo de él cada momento, y dejando que el Espíritu, la Palabra, y la sabiduría de Dios controle nuestro corazón, mente, alma y cuerpo. La sociedad, la iglesia, la familia, el matrimonio y cada persona es mejor si nos apartamos de estos tres peligros de la sociedad
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s