Un llamado a la fidelidad

Día 182
Proverbios 5
Lectura de Proverbios 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Al leer todo el capítulo 5 decidí tomarlo todo para reflexionar ya que los vv. 1-14 los padres están aconsejando a su hijo a no enredarse con la mujer ajena o extraña, y en los vv. 15-19 se exhorta a los casados  a deleitarse con la esposa legítima y ser fiel toda la vida. Finalmente, los vv.20-23 terminan dando las razones por los cuales se debe ser fiel en el matrimonio. Podríamos decir que estos consejos los están dando estos padres a un hijo ya casado; por consiguiente, los consejos y las exhortaciones son para los casados.   Sin embargo, todo hijo e hija debe saber que el matrimonio es para ser fieles el uno con el otro.  Todo hijo e hija desde que son pequeños, deben saber estas verdades que Dios dice en la Biblia, que se debe ser fiel comenzando en el noviazgo, luego al casarse, si se debe ser fieles y leales en todo.

Lea detenidamente el capitulo nuevamente y observe el consejo central que los padres dan al hijo en los vv. 1-14. Hijo, aleja tu camino de la mujer ajena y extraña.   ¿A qué clase de mujer se refiere?    No se refiere a las mujeres extranjeras, de otro país que no sea Israel.  Entonces, ¿a qué clase de mujer se refiere con extraña?   El v. 20 ayuda para entender, al decir mujer ajena.   Vamos, si el hijo o hija ya están en una relación de noviazgo, que a mi parecer, debe ser después de los 18 años en adelante, cuando por lo menos ya se ha terminado la High School o bachillerato o secundaria y mucho mejor si esto se comienza al terminar la universidad. Los padres exhortan a que sean fieles en esa relación y no  sean desleales al meterse con otra persona que no es con quien tienen ya una relación.

Los padres acá están advirtiendo de la sagacidad de la mujer extraña.  La infidelidad según este pasaje, por un corto tiempo parece ser dulce (v.3), pero el final es amargo, doloroso (v.4), puede llevar al fracaso, a demás del castigo que Dios da.  Una relación infiel, con una mujer extraña, da inestabilidad, infelicidad, mal testimonio, trae culpabilidad y sufrimiento.  Además, da mal testimonio del evangelio, la fe, y denigra el testimonio y daña a la iglesia.   Vuelven los padres en el v. 7 unido al v.8  a insistir con el consejo, “aleja tu camino de ella”, la mujer extraña, ajena, “no te acerques a la puerta de su casa, para que no des a extraños tu honor”.

Los vv. 8 al 13 contienen profundas verdades.   Se aplica para todos, (as), y es el llamado a alejarnos de todo aquello que puede manchar nuestro testimonio, afectar la relación con Dios, al hacernos caer en algún tipo de infidelidad, sea de tipo emocional, económico, laboral, social o espiritual.   En este caso, el llamado del padre es al hijo a que se aleje de la mujer extraña (v.8), no es justo que des tu honor a quien no es tu esposa, que no manches tu dignidad por un momento de placer.  No vale la pena que después de haberte cuidado  y esperado tanto, por un momento de tentación, caigas y te expongas a la vergüenza pública, y al castigo de Dios.   El consejo es preventivo, pues si no lo toma, pasará lo que dice el v. 13, “No oí la voz de los que me instarían”. Al leer el v. 13 y 14 es como estar escuchando la experiencia que vivió Salomón quien no hizo caso al consejo de sus padres, David y Betsabe.

El llegar al v. 15-19 encontramos un segundo consejo dirigido a los casados y parece que se refiere a los que ya tienen muchos años de casados. El consejo es a mantener la armonía, la creatividad, el romanticismo, la luna de miel, aunque ya sean mayores, como muestra de la fidelidad y como un fundamento que repele las tentaciones. Es un llamado  a disfrutar o deleitarse con la esposa de su juventud, quiere decir que ya esta mayorcita, porque ahí hay derecho, Dios lo aprueba.  El amor, la fidelidad, y la felicidad matrimonial deben mantenerse desde que se casa hasta que se mueren, no importando las circunstancias, las dificultades o lo que pase durante el tiempo de casados.

La razón para aconsejarnos a ser fieles es que Dios considera todo lo que hacemos y castigas cuando no se es fiel (v.21-22).  Los hijos que no reciben el consejo de los padres se encaminan hacia el fracaso, y por falta de corrección no tomada, morirá (v.23), errará, se equivocará y cometerá muchos errores y pecados por sus propia locuras.  Los hijos que no ponen atención a la sabiduría divina, a la sabiduría de sus padres y solo se atienen a su propio razonamiento y  a su propia opinión;  morirá en su propia desgracia.

Padres, aun que sus hijos sean grandes, de consejos sobre cómo conducirse, y aunque ellos se crean sabe lo todo, nuestra responsabilidad es insistir en dar los mismos consejos que da la Palabra. Hijos, sean fieles a Dios antes del noviazgo, sean fieles a Dios durante el noviazgo, y sean fieles a Dios mientras estén en la tierra como casados.   No entreguen su honra a mujer extraña, a hombre extraño, no expongan la dignidad del noviazgo, del matrimonio, de la familia, del evangelio y del testimonio de la iglesia; sean fieles a Dios en todo.  La fidelidad a Dios da felicidad, satisfacción, autoridad y mucha bendición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s