La alabanza a Dios es nuestra obligación

Día 170
Salmo 150
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Alguien ha dicho que a la fuerza ni comer es bueno.  ¿Qué dirá Dios  al ver que muchos cristianos a pesar de que  ha sido bueno con ellos, cuando se trata de alabarlo, lo hacen a la fuerza?  Jesús dijo que el Padre busca adoradores que le adoren en espíritu y en verdad.  Y al leer el salmo 150 dice, “todo lo que respire alabe a Jehová”.   En ambos casos, no se dice que  la alabanza o adoración es opcional, ni que ha de  ser emocional.

Entonces, es necesario enfatizar dos cosas sobre la alabanza.   Una, que esta debe estar acompañada de autenticidad e integridad, porque está ha de apegarse a la Palabra de Dios y ha de estar guiada por el Espíritu Santo.  Esto nos lleva a la segunda verdad, que la alabanza no necesariamente ha de ser emotiva sino obediente.   Quiere decir que a Dios debemos alabarlo porque él ordena que lo hagamos, y ha de ser alabado sea que lo deseemos o no.  En fin la alabanza para un hijo de Dios es una obligación y no una opción.

Todo lo que respire, alaba a Jehová, aunque no sienta deseos de alabarlo.  Filipenses dice que al fin de los tiempos, todo mundo, quieran o no quieran tendrán que reconocer que Jesús es el Señor, y tendrán que adorarlo con voluntad o a la fuerza.   Es por ello que debemos corregir el mal concepto que mucho se repite, que el tiempo de la alabanza estuvo lindo porque se sintió muy bien.  La alabanza y la adoración que se da a Dios en la iglesia, no es para que la congregación se sienta bien, sino que es para que Dios se sienta elogiado.

Todo lo que respire, alabe a Jehová, es una orden inclusiva, pues significa que todos los seres humanos debemos alabar a Dios, sean estos cristianos o no, está contemplado acá también todo el reino animal, una vez respiren o tengan vida, en su forma y estilo, deben alabar a Dios, quieran o no.    Niños, pre jóvenes, jóvenes, adultos y ancianos, todos están obligados a rendir alabanza a Dios.   La alabanza no es solo cantada, es con la actitud, tiene que ver con el respeto, la obediencia, el amor, con las palabras y gestos.

El salmista David lo sabía muy bien, y en la mayoría de los salmos, David manifiesta su alto anhelo de alabar a Dios con su vida. Otra buena cantidad de salmos son de agradecimiento, otros de oración, petición, y algunos de mucho dolor o confesión.   Sin embargo, aun en medio de circunstancias adversas, él siempre tiene un espíritu positivo de adoración y alabanza.

Es por ello que hoy, mi querido colega de lectura de la Biblia, sientas o no deseos de cantar, orar, ofrendar, hablar del evangelio, servirle a él, debes hacerlo, porque Dios así lo ordena.   Hay una infinidad de maneras de alabar a Dios, no solo por el canto, y todas estas formas, siempre han de tener el mismo objetivo, dar gloria a Dios.  Es más, el hecho de existir es la más grande razón para alabar a Dios, sienta deseos o no.  Alabar a Dios es nuestra obligación, aunque sea a la fuerza.   Claro está, que si lo hacemos con integridad, amor, entrega, y autenticidad, los resultados serán maravillosos y efectivos.

Acepte el reto hoy, que cada vez que adore a Dios en el templo por medio de los cantos, lo haga con sinceridad, entrega, alegría y seguridad.   Hágalo así independientemente de la circunstancia en que esté.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s