El poder de la alabanza

Día 169
Salmo 149
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Samuel Hernández, canta autor cristiano, de Puerto Rico, tiene una alabanza titulada, “cuando levanto mis manos” que ha tenido mucha acogida, y en parte tiene razón, que si se experimenta cambio de sensación cuando se levanta las manos hacia el cielo, pues tiene varios significados.  Sin embargo, hemos de destacar que no hay nada de poder en levantar las manos, pues estas no ejercen dominio o fuerza sobornadora sobre Dios.   Pues uno puede cantar con las manos hacia abajo, es más, mientras está sentado, y aun cuando esta acostado.  Quien tiene el poder para hacer muchas cosas en nuestras vidas, es Dios a quien alabamos.

Este salmo tiene de fondo la intención de decirnos que cuando alabamos a Dios por medio del canto y otra cosa, suceden muchas cosas, lagrimas, descanso, desahogo, alegría, liberación, y la experiencia única de que es Dios quien está siendo reconocido y honrado.   El v. 1 y 2 dice que cantemos a Dios cantico nuevo. Y la invitación es personal y congregacional, pues Dios tiene el poder de escuchar al mismo tiempo el canto colectivo como el canto individual y aprueba o desaprueba según el corazón de cada uno.  En seguida le dice a Israel que se alegre en Dios.    Usa diferentes instrumentos para alabar a Dios (v.3).  Pero en el v. 5 dice que son los santos, los que verdaderamente temen a Dios que al alabarlo se regocijen por su gloria.

Observe el énfasis, v.1 cantad un cantico nuevo, v.2 alabean su nombre con pandero y arpa en el canto, v.5b canten aun sobre sus camas, v.6 Exalten a Dios en sus gargantas.-  No hay duda que una de las maneras para alabar a Dios es por medio del canto.  El canto congregacional cuando este se hace en armonía, acompañado de música, en un acuerdo absoluto, y producido por el corazón limpio, con disposición y espontaneidad y con un tremendo reconocimiento que este es solo para honrar, exaltar, y glorificar a Dios; con seguridad, Dios tiene contentamiento (v.4).

En este mes, como iglesia hemos estado reflexionando en las predicaciones de los domingos sobre el tema de la adoración.   La Biblia es clara al decir que hemos sido creados para rendirle gloria a Dios, y ese es el propósito de nuestra existencia.   Es por ello que desde que Dios escogió a  Israel como su pueblo les exhorto a vivir para exaltarlo, reconocerlo y honrarlo cada vez que se reunían en el templo, dirigidos por un sacerdote y lo hacían de manera individual y colectivamente.    Cuando Dios levanta a su nuevo pueblo, la Iglesia, esta aprende a alabar a Dios con base a la enseñanza judía, pero luego entiende que su conducta, el corazón limpio es lo que más le importa a Dios, por lo tanto, su alabanza debe regirse en lo que Dios dice en la Biblia sobre la alabanza ay la guía o control del Espíritu Santo.

Quiere decir entonces, que hay poder en una persona y en una iglesia que alaba a Dios en espíritu y en verdad.  La alabanza, la adoración, el canto, de una iglesia en buena relación con Dios, definitivamente que tiene poder.    El reto está en que usted como persona y yo como individuo debemos de asegurarnos independientemente de los demás, de que nuestro canto, nuestra adoración, nuestra alabanza a Dios esta respaldada por un corazón limpio, una conducta recta, y una solvencia con todos y en todo.  Una alabanza asi tiene poder. ¿Se anima?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s