Matrimonios sin propósito

Dr. Luis Gomez Chavez

En la actualidad, el concepto del matrimonio está siendo desfigurado.    Bíblicamente hay pasos que una pareja debe seguir para llegar al matrimonio y como resultado, en su mayoría, los matrimonios son estables. Hoy, las cosas han cambiado, hay matrimonio por conveniencia,  por documentos, y por intereses personales.  También hay matrimonios de contrato, y por internet. Hay matrimonios entre hombres y entre mujeres. Las bodas las celebran en todo lugar desde el más anticuado hasta el más inimaginable, en un avión, en un barco, en un acuario, en paracaídas, entre los animales y hasta en un cementerio.   Las bodas las celebran ya no por parejas, sino por miles de parejas.  Hay record de casar más de 50 mil parejas al mismo tiempo. El concepto lo han rebajado tanto hasta celebrar bodas entre animales.

Estos matrimonios son sin propósito, son uniones sin seriedad, no garantizan estabilidad, ni proveen un modelo a imitar.   Al contrario, lo que hacen es formar un concepto errado acerca del matrimonio.   Es una burla al concepto divino del matrimonio.  ¿Para qué se casan? Hay sueño romántico que cumplir, un deseo egoísta por salir en los güines records, es una competencia de poder y fama, pero muy lejos están de complacer a Dios o de engalanar el evangelio o de mostrar un modelo moral y espiritual para las nuevas generaciones.

Un matrimonio sin propósito es un sentido frívolo de lo que realmente significa.  No hay seriedad, no hay valor a la lealtad y la fidelidad.  Tampoco hay esmero por hacer lo recto para que la sociedad tenga modelos rectos, éticos, limpios a seguir.  El sistema de valores absolutos de un matrimonio sin propósito no existe y si en caso hay, no es un sistema de valores sino un sistema equivocado de ideas, pero no son valores.

Un matrimonio con propósito conoce la razón de su existencia y se esfuerza por mantenerse en el diseño, normas y plan original del Creador. Además, el matrimonio que sigue los pasos originales diseñados por Dios da a conocer en todo tiempo el señorío de Dios con el fin de que sea glorificado por medio de matrimonios santos.  En último lugar, tiene la responsabilidad de cuidar y administrar bien todo lo que Dios le ha dado, glorificar a Dios con todo y proclamar el evangelio por medio del buen testimonio.

¿Cómo puede usted contribuir con el deseo de Dios de levantar una generación santa   formada por matrimonios sometidos a la voluntad de Dios?

De manera resumida, un matrimonio con propósito obedece y glorifica a Dios (Ef. 1:6, 12,14, 5:21), vive en santidad  y proclama el evangelio por un testimonio de lealtad, amor, fidelidad y santidad.

¿Esta obedeciendo usted las reglas en la Biblia para formar su matrimonio de manera que glorifique a Dios, enorgullezca a los padres y ponga en alto el santo evangelio?

¿Está orando, trabajando y esforzándose por que sus hijos anhelen tener matrimonios bajo los lineamientos bíblicos donde Dios sea glorificado y contribuyan a la expansión del evangelio?

Querido hermano, padres, jóvenes y consiervos en la obra de Dios, todos podemos hacer algo para cambiar la imagen sobre lo que es el matrimonio.  Recuerde, el matrimonio es la primera institución creada por Dios y él no pudo equivocarse, el matrimonio es lo más fundamental para un país, una sociedad, una iglesia y la familia.

  1. Oremos por nuestros matrimonios en la iglesias, matrimonios de nuestras familias y los de nuestros hijos que celebraremos. Que estos sigan las normas diseñadas por Dios en la Biblia.
  1. Los que ya estamos casados, esforcemos por honrar a Dios en primer lugar y luego a nuestro cónyuge, y de esa manera estaremos dejando un hermoso legado a nuestros hijos.
  1. Jóvenes y señoritas, honren a Dios con sus noviazgos, hónrense a ustedes mismos poniendo su dignidad y el temor a Dios como valor supremo ante toda tentación, esfuércense por honrar también a sus padres que siempre buscan lo mejor para ustedes. No sedan a ninguna insinuación pecaminosa, malintencionada y fuera de orden o del matrimonio porque esto trae consecuencias dolorosas, destructivas y enfermizas. Busquen formar noviazgo cubiertos de pureza, sinceridad, honestidad, respeto, temor y amor ágape.

Y yo no cesaré de orar para que Dios levante matrimonios con propósito…  En espíritu de oración, agradezco a Dios por ustedes, les amo con sinceridad y en el amor de Cristo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s