La mejor posesión que alguno puede tener

Día 164
Salmo 144
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez.

¿Quién de los seres humanos no le gustaría tener abundante riqueza?  Por naturaleza, el corazón del humano está inclinado a tener grandes posesiones, pero lo que no es bueno es buscar tener grandes posesiones a como dé lugar o ver las posesiones como el todo de su vida. ¿Es malo que un cristiano anhele tener grandes posesiones materiales?  ¿Es malo que un cristiano llegue a tener grandes cantidades de bienes naturales?    No, no es malo si estas son adquiridas de buena forma, si estas no le hacen olvidarse de Dios, si estas no son utilizadas para abusar de  los demás al tratarlos como  inferiores.  Si todos los cristianos llegásemos a tener muchos bienes materiales y los usáramos para cumplir la voluntad de Dios, nuestra sociedad actual sería muy diferente.

Hay dos grandes posesiones que todo ser humano debe anhelar tener, las cuales son dignas de admiración.   La primera esta en el v.12, el ver a los hijos crecidos, educados, bien preparados, no solo bajo el temor de Dios sino preparados en todo sentido.   Tal cosa da satisfacción porque los hijos vienen a ser potenciales de una mejor sociedad.  Lea despacio el v.12, ¿no es esto lo más grande que un padre puede tener?    Personalmente doy gracias a Dios porque ya hemos logrado esta meta,  ver a nuestros tres hijos sirviendo  Dios, bajo el temor de Dios, y graduados de los niveles superiores de la educación, de la universidad.  Dentro de nuestros corazones como padres hay gratitud a Dios, satisfacción en el alma, y orgullo por nuestros hijos.

Ver a los hijos crecidos, educados como profesionales, formados espiritualmente y dedicados al servicio de Dios, es uno de los logros más hermosos que los padres puedan tener.      Pero en el v. 13-14 encontramos otro de los anhelos que un cristianos puede tener pero por el camino correcto.  La base para lo segundo es lo primero. La mayor riqueza que alguien puede tener es el temor de Dios, porque en Cristo somos ricos.  Una riqueza sin el temor de Dios, no es riqueza, pues algunas veces es perdición o fracaso.

En el caso de David, siendo un rey, y siendo el ungido de Dios, habiendo recibido herencias de sus padres, era lógico que anhelara tener abundancia en sus graneros.  No es una prosperidad desprovista y resultado de acciones incorrectas, no es eso lo que David pide que se le multipliquen.   Es una abundancia que serviría para toda la nación, no es una riqueza personal.   Casi como el caso de José en tiempos de Faraón, en que el mismo gobierno se prevenía llenando los graneros con abundantes granos para el tiempo de sequia.  Eran riquezas en beneficio de la nación.

Todos podemos llegar a tener posesiones materiales, y eso no es malo, lo malo es la manera como se obtiene, y la manera como se usa.   Generalmente, las riquezas cambian el rumbo del corazón, sus anhelos, motivaciones y pensamientos cambian, y a veces terminan en fracaso espiritual.  Cuando se teme a Dios de todo corazón, las riquezas son un instrumento más en las manos de Dios para cumplir su voluntad.  Así que la mejor posesión que alguien puede tener es el temor de Dios, luego el cuidar de sus hijos, vivir solo para servir a Dios. De las riquezas, es Dios quien se encarga, él decide si da o no da.  Lo mejor de todo es el contentamiento, vivir tranquilos con lo que somos y tenemos, pero sin llegar al conformismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s