Gracias Dios por tu misericordia

Día 156
Salmo 136
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Hacer misericordia es mostrar amor hacia alguien que no lo merece.   La palabra hebrea para misericordia es “Hesed” que entre otras puede traducirse como lealtad, fidelidad, amor. Es por ello que cuando hacemos misericordia estamos mostrando un poquito de la esencia de Dios quien es por naturaleza misericordioso.    La Biblia dice, “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo nosotros pecadores, Cristo murió por nosotros” (Ro. 5:8).   Esto es hacer misericordia en grande, pues dice Ro. 6:23 que la paga del pecado es muerte, lo que merece todo pecador, es morir por causa del pecado, y no tiene nada que le dé merito para ser librado de la muerte, pero Dios en su gran amor, y gracia mostro su misericordia, virtud de mostrar favor, gracia hacia el que no lo merece.

Ahora al leer el salmo 136 nos  podemos dar cuenta que todo lo que hace Dios a favor de nosotros es una demostración de su misericordia, pues desde el pecado de Adán y Eva, todos pecamos y por consiguiente, todo lo que hagamos por muy bueno que sea, no me libra del castigo por el pecado, que es la misma muerte.  Así que, toda la creación humana, no merece ningún favor de parte de Dios pues a una nos desviamos, pero Dios todos los días muestra su amor para cada uno de los seres humanos del mundo entero.   Lo hace porque él es bueno, más bueno que todos los dioses inventados por el hombre, que todos los grandes señores de la tierra, el único que hace grandes maravillas.

¿Qué ha hecho Dios para ser considerado Dios bueno y grande?  Hizo los cielos, separo los mares de los ríos y  de la tierra, creo las grandes lumbreras como el sol, la luna y las estrenas que hacen distinción del día y la noche, lo cual es de beneficio para toda la humanidad.   Además, una vez escogido a la descendencia de Abraham, ya en Jacob, mientras eran puestos a servidumbre insoportable, los libro por medio de Moisés, hiriendo al que se consideraba dios invencible de Egipto, al hijo de Faraón.   Condujo como el gran pastor a Israel con poder, autoridad, amor y fidelidad a todo el pueblo durante cuarenta años por el desierto con destino a la tierra prometida, haciendo grandes milagros frente a ellos, pasaron el mar  Rojo en seco, ahogó al ejército al Faraón en las aguas.    Durante la travesía del desierto derrotó a muchos reyes enemigos, grandes obstáculos oponentes, y con mucho amor les dio comida, agua, salud, y protección.

¿Merecía todos estos tratos de amor, misericordia y fidelidad este pueblo rebelde y contumaz?    Ya lo he dicho en otras reflexiones que la nación de Israel ha sido, es y será la nación más rebelde y malagradecida con Dios de todas las del mundo.    Sin embargo, es con la nación que más misericordia, paciencia, bondad y amor ha tenido nuestro Dios.    Vamos, pero es igual, la misma muerte les esperaba a estos rebeldes como a todos los humanos aunque no sean rebeldes, pero si no reconocen a Jesús como su salvador, les espera el mismo lugar de castigo.

Así que, Dios muestra su misericordia a todos por igual, el fin y deseo de Dios es evitar que todos lleguen al lugar de castigo, y aunque ninguno merece la misericordia de Dios, Él la ofrece, la da, y la manifiesta a todos los seres humanos por igual.  La diferencia está en quien es el que decide aceptarla.    Cuando una persona decide aceptar esta misericordia de Dios, toma una actitud de gratitud, alabanza, y agradecimiento.    Eso es lo que hace el salmista, al elevar este cántico, que puede ser entonado en el estilo gregoriano.      La primera parte de cada verso describe la manera como Dios muestra su misericordia, y la segunda parte del mismo verso toda la congregación repite la frase de agradecimiento, que es la misma, porque está confirmando que lo que hizo Dios es expresión de su hesed, amor, misericordia, fidelidad, y lealtad a su naturaleza misma.

Dios es amor, es bueno y misericordia, y por ser así por naturaleza, nos ama incondicionalmente y sin acepción de personas.   Nuestra actitud ante tanta misericordia debe ser de continua alabanza, más alabanza, gratitud y más gratitud hacia Él por todo y por todos.  Cada mañana al despertar y apreciar los rayos del sol, la alegría de los arboles, la belleza de la creación, el canto de las aves, el movimiento de las personas, todo está bien sincronizado, todo está divinamente creado, de gracias a Dios, por ese nuevo día, de gracias a Dios por su bondad, providencia y cuidado que tiene que cada cosa funcione a la perfección.

Solo reflexione, si con tan solo una tormenta eléctrica, el tendido de cables de electricidad interrumpido, puede afectar a millones de residencias. ¿Qué cree que pasaría si Dios decidiera quitarnos el aire que respiramos “oxígeno” del planeta tierra por tan solo 30 minutos? ¿Qué le parece si Dios decide que el sol no alumbre en ninguna parte del mundo durante una semana, y como consecuencia la luna no alumbrará si el sol no la alumbra? ¿Qué le parece si Dios decide abrir las fronteras que limitan a todos los mares del planeta tierra por tan solo dos horas?  Alabemos a Dios porque por su misericordia, Él supervisa, controla, monitorea todo el Universo y lo mantiene funcionando a la perfección aun cuando la maldad de este mundo se ha incrementado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s