Las fieles promesas del Señor

Día 152
Salmo 132
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Ha habido personas dedicadas a enumerar las promesas que Dios ha dejado plasmadas en la Biblia. La cantidad encontrada va desde las 3,000 a las 6,000, y cada una de ellas encuentra su cumplimento en esta vida, aunque hay muchas que se cumplen en el futuro, aun ya cuando estemos en la gloria con nuestro Señor Jesucristo.    Cuando Dios hace una promesa se cumple al pie de la letra ya que su nombre, su persona, y su carácter de Dios está comprometido el cual no le permite fallar.  Esta gran verdad nos da seguridad de que cada promesa en la Biblia se cumplirá al pie de la letra, y la mayoría de ellas nos trae bendición.

Hemos de aclarar que hay promesas dedicadas exclusivamente para el pueblo de Israel. Es más, hay promesas dedicadas particularmente a ciertas personas o familias del Antiguo Testamento y que solo en ellos haya su cumplimiento.   Sin embargo, hay otras promesas que son dedicadas a ciertas personas, familias, y el pueblo de Israel que nos alcanzan a todos los que hemos creído en Cristo.  También hay promesas que Dios ha hecho para toda la humanidad, independientemente que sean o no temerosos de Dios. Cada vez que leemos la Biblia debemos de observar cuidadosamente las promesas que ahí se encuentran que no solo son para Israel o las familias patriarcales sino que también son para nosotros.

En este salmo, David esta recordando una promesa que Dios hizo a Abraham su padre, luego fue confirmada a Isaac, y a Jacob, y por último fue reafirmada a su familia.   Todo comienza en el v. 1-2, “Acuérdate, oh Jehová, de David. De cómo juró a Jehová, Y prometió al Fuerte de Jacob.”.  Luego en el v. 3-5 se resume en paráfrasis, dice, no descansare hasta que encuentre morada para Jehová, morada para el Fuerte de Jacob.   El v. 8 es especifico, “Levanta, oh Jehová, el lugar de su reposo, Tu y el arca de tu poder”.   En el v. 11 recuerda la promesa, “De tu descendencia pondré sobre su trono” v.12 “Sus hijos también se sentarán sobre su trono para siempre”.   Finalmente, v.17 En Jerusalén, allí haré retoñar el poder de David”.

A Abraham Dios le prometió, descendencia, tierra, y trono.    El numeroso pueblo que salió de Egipto, más de 1 millón quinientos mil, es toda una descendencia, estos con la guía de Moisés y al final con Josué conquistaron la tierra de Canaán, la prometida.   Unos 450 años más tarde, el pueblo pidió rey, y así comenzó el periodo monarquía, y que fue con David el rey conforme al corazón de Dios donde comienza a cumplirse esta promesa.  Más esta promesa tiene una dimensión escatológica, porque en el futuro se sentara el hijo de David, refiriéndose a Jesús, el rey Mesías esperado en quien se cumple en toda su totalidad la promesa de este salmo.

Tal bella promesa hecha primero a Abraham y que inicia su cumplimiento en David, pero que al terminar en Jesús, esa promesa nos incluye a todos, nos bendice a todos, porque estaremos junto a Cristo reinando para siempre.  Por todas las promesas hechas por Dios, nosotros te alabamos, te bendecimos, porque todas las promesa del Señor Jesús son apoyo poderoso de nuestra fe, ellas en la dura lid nos sostendrán y triunfar podremos sobre el mal. Grandes, fieles, las promesas que el Señor Jesús ha dado, grandes fieles, en ellas para siempre confiare.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s