Confía, tú estás seguro

Día 149
Salmo 129
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

En este salmo hay dos verdades incuestionables y bien comprobables. La primera es la experiencia de David y la del pueblo de Israel que exactamente lo dice los vv. 1-3, ha sido, es y seguirá siendo una vida de persecución.   La Biblia lo comprueba y la historia lo afirma.   El mayor tiempo de la vida de David fue de guerra por lo tanto o perseguía o lo perseguían.  Aun estando en el palacio, siempre tuvo enemigos que buscaban terminar con si vida.   Es más, por causa de algunas malas decisiones y acciones pecaminosas, hasta de sus mismos hijos huía.    Lo mismo ha pasado con la nación de Israel, desde que fue fundado este pueblo, según la Biblia, tuvo muchos enemigos.   En el presente, Israel desde el año 1948, ha estado en constante guerra, ha tenido y tiene muchos enemigos.

Y el salmo dice, desde mi juventud, Puede decir ahora Israel; mucho me han angustiado desde mi juventud.  Entonces concluimos que tanto el rey David como la nación de Israel, siempre ha tenido enemigos que quieren hacerle mal.    Todo el tiempo ha estado presionado por enemigos que lo vigilan, lo atalayan, y lo presionan para angustiarlo.   Según la Biblia, esto nunca terminara, pues es probable que de fondo la lucha sea espiritual, es la oposición y fuerza del maligno contra el plan de Dios con Israel y la Iglesia.    El diablo siempre se ha opuesto y ha luchado detener o impedir que Dios ejecute su plan  y lo seguirá haciendo mientras Dios no lo lance al lago de fuego.

La segunda gran verdad está en los vv. 4-8.   Tanto David como Israel y ahora cada uno de nosotros y toda la Iglesia podemos estar seguros porque confiamos en Dios.    Lo que quiero resaltar es que todo el tiempo, David e Israel aunque fueron perseguidos por los enemigos, jamás los derrotaron porque Dios estaba ahí, Dios estaba con ellos, Dios cuidaba de ellos para que no los vencieran.   Es la misma promesa que ha hecho a Israel en Isaías 43:1-3, la misma que le hizo a Josué 1:7-9, la misma que Dios nos hizo a los discípulos y a nosotros su Iglesia en Mateo 28:19-20; que él estaría con nosotros todos los días de nuestra vida y que nadie podría vencernos porque él cuida de nosotros según Romanos 8:30-35.

En este salmo dice David, “Justo es Dios”, y describe como se encargo de los enemigos.   La nación de Israel aun cuando es una de las naciones más pequeñas del mundo, continua siendo una de las más poderosas del mundo, y aunque es pequeña, Dios en su Palabra asegura que nadie podrá vencerla.    La Iglesia tiene la misma promesa en Mateo 16:16-20 que ni las puertas del hades podrá contra ella, ya que Dios se encarga de hacerla vencedora.   Finalmente, a cada uno de sus hijos, Dios nos ha dicho que nadie podrá vencernos porque él ya venció por nosotros, y que nadie podrá separarnos del amor de Dios, ni podrá arrebatarnos de su mano (Jn. 10:27-30).  En fin, los que confiamos en Dios, estamos seguros, podemos vivir seguros hoy y siempre, aquí y en todo lugar, porque Dios ha prometido cuidarnos de todo mal.
Por favor recuerde el Salmo 125:1-2.

Anuncios

2 pensamientos en “Confía, tú estás seguro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s