Por poco y no lo cuento

Día 144
Salmo 124
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Es probable que usted ya ha escuchado esta frase, “por poco y no lo cuento”.  Esta frase se refiere a esos momentos de peligro, enfermedad grave, o circunstancias de vida o muerte donde los pronósticos humanos son tan negativos que solo ven la muerte como la única salida.    Por ejemplo, que hubo un accidente de carros, y el único que se libro es en el que usted iba, y dice usted, “por un pelito me salve”.    Cuando una persona llega al hospital donde es operado pero antes lo duermen con anestesia sin saber que es delicada para eso, y reacciona una hora después de lo planeado y dice, “por poco no vuelvo”.    Tal vez usted estaba en cierto lugar donde se dio una balacera, y una bala perdida, aunque no hay perdidas porque siempre encuentran a algo o alguien, pero esta pego en la pared al lado suyo y usted dice, “por poco y no lo cuento”.

Es la sensación que sentí cuando leí este salmo y específicamente esta frase del v. 1 y 2, “A no haber estado Jehová por nosotros”, v. 4 “Entonces nos habrían inundado las aguas”, v.5 “Hubieran entonces pasado sobre nuestra alama”.  En paráfrasis podríamos decir estas frases, “si Dios no hubiera estado con nosotros en ese momento, hubiéramos muerto”.   Es un reconocimiento fuerte y grande que hace David. Primero de la realidad del peligro en que ellos estuvieron, o mejor dicho él con toda su gente.   Nada, ni nadie hubiera podido salvarlos de la muerte. Sin embargo, él reconoce que Dios estaba ahí, en el momento preciso, en el momento del peligro, de la enfermedad, del dolor, de la prueba; y les ayudo con poder, salvándolos.

¿Ha estado usted en circunstancias así en las que pudiera decir, si no hubiera sido por la ayuda de Dios, yo no lo estaría contando hoy?   Por ejemplo, un accidente automovilístico, un robo, una enfermedad, una balacera, etc. Sin embargo, es necesario reconocer con voz al cuello que Dios ha dicho en su Palabra que desde que nosotros nos convertidos en sus hijos, él responde por nosotros, él estará con nosotros, nunca, ni tan solo un día, ni un momento de nuestra vida se apartara de nosotros.  Así que, todos esos momentos en que somos librados de algo o  perder la vida no es coincidencia, suerte o casualidad, es la mano de Dios, porque él está para ayudarnos, ha prometido con su palabra que nunca nos dejara (RO. 8:28-35).

Por lo tanto, no diga, si no hubiera sido por mi tio, por el vecino, por esto y por lo otro, yo no lo estaría contando hoy, porque es Dios quien le guarda y le cuida de todo, usando a personas, eventos, cosas, para cumplir su palabra de que él nos guardara de la muerte, del diablo y de todo.   Agradezcamos y bendigamos el nombre de Dios y vivíamos confiados en obediencia a él, porque él está viviendo en nosotros y nos defiende. “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen y los defiende”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s