¿De dónde viene tu ayuda?

Día 141
Salmo 121
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Uno de los salmos más memorizados de toda la Biblia es el salmo 121.  Le llaman el salmo del viajero.   Popularmente lo han entendido de otra manera, específicamente el v.1.  al decir, ¿De dónde vendrá mi socorro?   Y la respuesta que le han dado es, “mi socorro viene del norte” refiriéndose a Los Estados Unidos de América.  La manera de decirlo es jocosamente, sin embargo, en el fondo están expresando una gran verdad, mucha gente ya no depende de Dios, del que viene de Israel, del que hizo los cielos y la tierra, del Dueño de todo, sino de lo que produce y lo que viene en remesas de ese país del norte.

Es una gran verdad lo que el salmista está diciendo.  El judío, había recibido la enseñanza sobre la aparición de Dios en los montes y en las montañas.   Por ejemplo, Dios se apareció a Moisés en el Monte Sinaí, luego hay otros montes significativos en el registro bíblico.  Esta el monte Horeb, monte Carmelo, monte Los olivos, monte Siloe, etc.  El simbolismo  escatológico es que en uno de estos montes, Jesucristo llegará un día, cuando venga a establecer su reino sobre la tierra.  Por último, Jerusalén esta edificada sobre cinco colinas, y todo el territorio de Israel tiene como límites elevadas montañas, en la altiplanicie oriental, en la parte central y en la parte occidental.  Es por ello que, la mirada en busca de Dios, generalmente era hacia arriba, en busca de un monte, una montaña, donde solía estar la presencia divina.

Sin embargo, el salmista acá está pensando en Dios, que él es su socorro, su auxilio, y su ayuda.  Este salmo además de expresar la necesidad de la ayuda de Dios, hace una clara declaración teológica de lo que significa Dios para el salmista, pero también lo que es Dios, su poder, su grandeza, y su majestuosidad.   Ese socorro que es Dios, es “su” socorro, expresa relación personal muy profunda, pues dice “mi socorro” en dos veces (v.1).  Su socorro es el Creador de los cielos y la tierra, es dueño de todo (v.2). Es interesante que no solo hizo el universo y todo cuanto en él hay sino que lo cuida, mantiene, y protege “él es el guardador” no solo de Israel, sino de toda la humanidad y de la creación misma, porque le pertenece a él (v.4,5).

Pero a demás de decir quién es, también describe lo que es capaz de hacer, v.3, 6,8. Si le pertenecemos a Dios por derecho de creación, él promete cuidarnos mientras estemos en la tierra, pero si le pertenecemos por derecho de redención, él promete protegernos por toda la eternidad.  El salmista acá es más específico al decir que Dios cuida de sus hijos desde que se levantan hasta que se acuestan, pero también durante la noche, el mismo salmista dice que Dios está velando el sueño, cuidando que no pasa nada a sus hijos.   Él es el guardador no solo de Israel, sino de todo el que teme a Jehová.    Él nos cuida en el día, en la noche, nos protege de todo mal, y jamás dejará que toquen nuestra alma, ésta solo le pertenece a él, por ser el Creador.

Qué hermoso es saber que nuestro Dios nos cuida  cada vez que salimos de nuestra casa.  Saber esto es algo grandioso sabiendo la clase de tiempo de inseguridad en que estamos viviendo, la pérdida de valores de la sociedad, como el respeto a los demás, a la propiedad ajena, el valor de la vida, etc.   Esta gran seguridad que tiene el salmista en Dios, en la obra de Dios en su favor, y el de Israel, es la misma  que todo cristiano debe sentir en Dios.  Él es nuestro socorro, tú lo puede llamar en todo momento, puedes pedir auxilio desde donde estés, no importa lo que te este pasando, solo recuerda que puedes contar con su ayuda incondicionalmente.

Es un asunto de fe, dependencia, confianza en Dios, no en el norte, no en el dinero, no en la medicina, no en los títulos, no en los jefes, no en los familiares, no en lo que tienes o puedes hacer, sino en Dios, porque él es invencible y todo lo puede hacer.  Además, si ya eres hijo (a) de Dios, le perteneces a Dios por derecho de creación y redención.  Él está comprometido en cuidarte, Él mismo a jurado por sí mismo, porque no hay otro mayor por quien jurar. Así que, él ha prometido cuidarnos, ayudarnos en todo momento.   En la próxima vez que te encuentres en problemas, o si hoy mismo lo estas, clama a Dios, pide ayuda a él, y confía porque él si te ayudará incondicionalmente.    Vamos, dobla tus rodillas y pide auxilio a Dios, y él con mucho amor y prontitud te ayudará.  Él esta cerquita de ti todos los días, él está dentro de ti todo momento, no olvides que puedes contar con él, no confíes en lo demás, confía solo en él y él lo hará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s