Toda humillación tiene su lección

Día 137
Salmo 119:65-88
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

La Biblia dice que el que se humilla  es exaltado por Dios.     Sin embargo, hay diferencia entre humillarse voluntariamente y ser humillado por alguien, en este caso por Dios.   Dios dice, que quien se humilla (voluntariamente) delante de Dios o delante de alguien  con quien están en un debate o un pleito, Dios se encarga de exaltarlo, recompensarlo, ponerlo en alto, Dios lo felicita y lo ve como el ganador.   Es muy diferente cuando es Dios quien se encarga de humillarnos a raíz de nuestro mal comportamiento, mala conducta, y mal proceder.

Cuando un hijo de Dios decide rebelarse contra Dios, contra el evangelio, contra la Palabra, y con su mal comportamiento denigra la fe, el evangelio, la iglesia, y a su familia; Dios se reserva el derecho absoluto de llamarle la atención, ponerlo en su lugar, y someterlo a una prueba que lo lleve a la humillación  Para que aprenda una lección para bien de la persona misma.    Un ejemplo, el rey David, sabiendo que no debía codiciar a la mujer de Urias, lo hizo, además, envió a Urias al frente de la guerra para que lo mataran, y por si mismo no quiso humillarse para reconocer su mal proceder y su pecado,  hasta que Dios decide humillarlo.  Primero envió a un profeta para hacerle ver su pecado, luego lo probo con la enfermedad y muerte del hijo que tuvo con la esposa de Urias.

Otro ejemplo claro de la humillación es el hijo prodigo, la parábola del Nuevo Testamento.  Este joven voluntariamente decidió desviarse del buen camino que tenia con su padre hasta cometer toda clase de pecado y tocar fondo.   En este caso, Dios le da la libertad para que haga lo que quiera con su vida con el propósito de que cuando ya esté en lo más bajo de la humillación, alimentarse de comida de cerdos, ahí, reconozca su pecado, su condición de rebeldía, y decida pedir perdón delante de Dios y su padre.   Esta es una humillación obligada, pero la persona misma reconoce su pecado, pide perdón y Dios decide recompensarlo al llegar a la casa con el padre.

En el v.67, y 71, el Salmista expresa que él antes de ser humillado, anduvo descarriado, haciendo lo malo.   Después de ser humillado por Dios, él reconoce que fue bueno para su vida el haber sido humillado por Dios porque eso lo volvió a Dios y su Palabra. Acá está el propósito de la humillación que viene de Dios, es que nos volvamos a él.     ¿Qué es ser humillado y que es humillarse?   Por un lado, humillarnos a nosotros mismos significa reconocer que estamos en una condición pecaminosa delante de Dios y pedimos perdón. Pero no siempre nos humillamos por causa de pecado, sino que algunas veces significa ceder nuestros derechos con el propósito de estar en paz, evitar un pleito, conciliar una amistad, evitar que continúe un desacuerdo, etc. También nos humillamos al reconocer la superioridad de alguien, que en este caso es mostrar respeto, educación, reverencia o reconocimiento.

Cuando somos humillados significa que algo o alguien es el sujeto encargado de humillarnos.  En este caso, como el salmista hace referencia a que Dios quien lo humilla usando instrumentos, situaciones, o pruebas y/o personas con el propósito de restaurar, hacerlo volver, y que aprenda una lección de bienestar para su vida.    Si la humillación no viene de Dios, y con el propósito de que aprendamos de esa prueba, es porque la humillación tiene otras motivaciones o motivadores.  Sin embargo, para el hijo de Dios, solo hay dos opciones, la auto humillación  que es por decisión propia para evitar algo o por causa de algo malo que estamos haciendo.   Y la humillación soberana de Dios con propósitos pedagógicos por causa de nuestro mal proceder pero que él desea llevarnos al lugar donde debemos estar por la identidad en Cristo.   Este último es al que se refiere el v. 67, 71.  No espere que Dios lo humille, es mejor que voluntariamente nos humillemos delante de Dios todos los días para reconocer su grandeza, amor y poder.  Quien se humilla voluntariamente, Dios se encarga de recompensarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s