La dicha de volver a vivir

Día 133
Salmo 119
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Bill Bright, fundador de la Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo, antes de morir escribió un libro titulado, “El avivamiento que viene”, en el cual resalta la palabra “avivamiento”, palabra que al ser conocido su significado nos damos cuenta que literalmente significa “volver a vivir”.   En inglés, la palabra avivamiento es  revival, “vivir de nuevo”.   El uso de la palabra es figurada, porque se le está diciendo a personas que tienen vida pero que viven como que si están muertos, no son libres, no la disfrutan, no ha descubierto las dimensiones de la vida.

El Salmo 119, el más grande de toda la Biblia, usa esta palabra avivamiento, avivar, vivir, volver a vivir, avivar, vivificar, 14 veces.   Significa esto que el Salmista está pasando un momento en el cual necesita vida, vivir, revivir, y sentirse con vida en toda la expresión de la palabra, quiere sentir la dicha de vivir.   El sentido que el salmista da a esta palabra es que espiritualmente el necesita sentirse totalmente complacido, dichoso, completo, satisfecho, y pleno.    Y esto es una gran verdad, quien ya a creído en Jesús, debe vivir la vida sintiendo una gran dicha porque tiene una razón para vivir, tiene una motivación, un propósito, un significado, y una meta por la cual vivir.

Por ejemplo, Pablo escribió, “Con Cristo he sido juntamente, crucificado, y ya no vivo yo, mas Cristo vive en mí” (Ga. 2:20).   Este mismo siervo que descubrió el verdadero significado de la vida al decir, “Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia” (Fil. 1:21).   Y ya casi al final de su vida, dijo  “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe”  (2 Ti. 4:7).  ¿No es esto vivir la vida con sentido, con gozo, con placer, con satisfacción y con dicha?

Eso es lo que el salmista está deseando, y por eso en más de 14 veces le dice a Dios que le de vida nuevamente, una vida espiritual diferente, una vida en la cual pueda hacer exactamente lo que Dios desea que haga.   Lo hermoso de todo es que para volver a vivir, para tener una vida de avivamiento, y ser una persona, un matrimonio, una familia, y una iglesia en constante avivamiento, solo tiene un costo, volvernos a la Palabra, porque esta da vida.    Usted puede leer los 176 versículos de la Biblia y puede enumerar las veces que se menciona la Palabra de Dios con diferentes nombres y quedara sorprendido.   Más de 161 veces menciona la Palabra de Dios con diferentes nombres como recurso para volver a vivir, o vivir como Dios desea que vivamos.

Así que, la dicha de la vida está en volvernos a la Palabra de Dios y dejar que esta se convierta en el manual de conducta, en la guía de nuestro comportamiento, en la fuente de nuestro lenguaje, en el poder que da vida y razón a nuestra existencia.   Es la voluntad de Dios, es la palabra de Dios la que debemos conocer, repetir, memorizar, apreciar, analizar, investigar, estudiar, escudriñar, recordar, disfrutar, saborear, obedecer, vivir y compartir.   Una persona, un matrimonio, una familia y una iglesia que vive apegado a lo que dice la Biblia no solo será feliz y vivirá satisfecha, sino que comprobará la voluntad de Dios que es perfecta y agradable.

Corresponde a cada uno, si es que desea sentir y disfrutar la dicha de vivir, cambiar su forma de ver, pensar, sentir hacia la Biblia, y someterse a un riguroso y disciplinado plan de conocimiento, investigación y dedicación.   La Biblia es la lámpara que alumbra, que limpia, que guía, que da sabiduría, que tiene respuesta a todas nuestras inquietudes, y que nos describe la manera en que debemos vivir en el presente  como anticipo de lo que será en el futuro.  Una persona que esta avivado, motivado, alienado, controlado, y saturado de la Palabra de Dios, lo más seguro es que entenderá la razón y el propósito de vivir y será feliz al vivir como debe de vivir.

Hoy les lanzo el reto de continuar estudiando la Biblia con una actitud de sometimiento, determinación y sometimiento a lo que esta dice.    Seremos personas diferentes, con una manera de pensar, sentir y actuar diferente, agradable a Dios y edificante para los demás.   Es como abrir el corazón para beber la Palabra de Dios, es como digerir en el corazón la Palabra para saborear la voluntad de Dios y es como llevar el cuerpo paso a paso a los lugares donde el Espíritu lleva nuestro corazón.

¿Quieres sentir la dicha de vivir?  Vuélvete a Dios, a su palabra, a los objetivos originales para los cuales Dios te creo.   Lee la Biblia, estudia la Biblia, cree la Biblia, repite y memoriza la Biblia, luego escudriña, vive, obedece la Biblia antes de compartírsela a otras personas.  Déjate llevar por la voluntad escrita de Dios, y no te perderás, y no perderás, y a cambio de ellos, encontraras el secreto de la felicidad.     Fórmate el hábito de alimentarte de la Palabra antes de iniciar un día, un proyecto, y antes de tomar una decisión importante, consúltale a Dios y deja que él decida por ti.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s