La alabanza que agrada a Dios

Día 125

Salmo 111
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Sobre la alabanza que recibe Dios porque le agrada es importante reflexionar.     En la alabanza que brindamos a nuestro Dios nos encontramos con muchas y grandes sorpresas.  Porque acá no nos referimos solo a la alabanza cantada acompañada de música, sino la alabanza acompañada de una actitud correcta. De un corazón puro y sincero.   En este caso, al leer el v. 1 cuando dice el salmista “Alabaré a Jehová con todo el corazón” nos limitaremos a la acción de entonar cantos a Dios, aunque como ya lo mencione, la alabanza a Dios incluye todo lo que hacemos, nuestra existencia misma es una acción de adoración y alabanza.

Pensemos un momento en la manera como alabamos a Dios por medio de los cantos, cuanto de lo que nosotros cantamos a Dios para alabarle no es aceptado, no pasa del techo, queda solamente como un ruido porque le hace falta lo que Dios está buscando.  Por ejemplo, 1 Corintios 13:1-3 dice que cuando hacemos algo sin amor, Dios no lo acepta, porque venimos a ser como instrumento musical que solo hace ruido.  Por otro lado, He. 11:6 dice que si alabamos a Dios sin fe, Dios no recibe la alabanza por muy bella que esta sea.  Por último, un texto del AT dice que sin santidad nadie vera o estará en la presencia de Dios. Esto quiere decir que si alabamos a Dios mientras guardamos algunos pecados sin confesar, Dios no recibe dicha alabanza aunque le haya dedicado muchas horas de preparación.

Quiere decir entonces que, la alabanza que viene de una persona profesional  y con una excelente voz no agradara a Dios sin no tiene un corazón sincero, limpio, y puro.  Tampoco aceptara Dios la alabanza de una persona que además que dedicó muchas horas para prepararse bien, pero si antes no perdono al hermano (a) con quien no se hablan desde hace unos meses.   Es posible que alguien cuando conduce la alabanza comunitaria de toda la congregación sea tan entusiasta, alegre, dinámico que hace que toda la congregación se meta en la alabanza pero si en su corazón guarda sentimientos de enemistad, molestia con otro miembro de la iglesia o fuera de esta, definitivamente, su alabanza no es bien recibida por Dios.

Es por eso que, cuando alabamos a Dios por medio de los cantos, más que una buena preparación, más que una hermosa voz, más que la alabanza bien escogida; lo que Dios busca es que la alabanza brote de un corazón sincero, limpio, transparente, y en buena relación con Dios y los demás.  En esto de la alabanza nos llevamos grandes sorpresas, porque es posible que la mejor alabanza delante de Dios es la de aquel o aquella que no sabe entonar bien las voces, en cada vez que canta se pierde y anda en los ocho tonos fundamentales de la música, pero por tener un corazón limpio, Dios celebra con gozo dicha alabanza y la recibe sin reserva.

En fin, Dios busca verdaderos adores, que le adoren en espíritu y en verdad  Jn. 4:22-24. Por supuesto que la alabanza bien preparada, bien escogida, y bien entonada  y que brota de un corazón limpio, Dios la aplaude, la recibe con gozo, y nosotros también nos sentimos satisfechos y bendecidos, y esta edifica a los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s