Nunca dejes de amar

Día 123
Salmo 109
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Amar es la cosa más bella que Dios nos ha concedido hacer.   Amar es la acción que más embellece a una persona, la rejuvenece interna y externamente. Es que no hay mejor sensación que pueda experimentar una persona que es el amor.  Por lo tanto, nunca debemos dejar de amar, pase lo que pase.    Cuando se ama, la lluvia se siente hasta que ni moja, el sol como que no quema, la oscuridad no nos detiene, el hambre hasta nos es inverosímil, no hay obstáculos que nos puedan detener, es que cuando se ama, todo es posible, no hay nada imposible, todo parece ser color de rosa.

Sin embargo,  el amar tiene un costo muy alto que se ha de pagar, y para ello debemos estar seguros y preparados. Entre el amor y el odio solo hay una línea divisoria que a veces es hasta trasparente.   ¿Ha escuchado  usted de dos personas o de familias completas, o de un matrimonio que en un tiempo dicen  amarse profunda y sinceramente pero en otro tiempo se vuelven enemigos?      Amar es lo más bello que hay, pero el verdadero amor tiene resistencia, no paga mal por mal, sino que da bien aun cuando le pagan mal.    Esta es la experiencia que nos cuenta el salmista David.   Lea el vv.2-5 dice Porque boca de impío y boca de engañador se han abierto contra mí; Han hablado de mí con lengua mentirosa; Con palabras de odio me han rodeado, Y pelearon contra mí sin causa. En pago de mi amor me han sido adversarios; mas yo oraba. Me devuelven mal por bien,  odio por amor.

Puso atención al versículo 4, donde David dice: “En pago de mi amor me han sido adversarios.  Me devuelven mal por el bien, y odio por amor”.    Ese es el costo del amor verdadero, porque nunca deja de ser amor, siempre sigue amando a pesar de que le paguen mal por bien, odio por amor.     El hijo de Dios nunca le es permitido según la Biblia el odiar a otra persona, porque al hacerlo está cometiendo pecado, y si esta en pecado, por muy bien que haga un ministerio, por muy bien que parezca comportarse, Dios no le acepta todo, porque el odio no tiene justificación.   La Biblia nos exhorta a que nos amemos los unos a los otros, y que amemos aun a quienes nos hacen mal, a quienes no nos amen.

No es nada fácil amar, verdad, pero no hay más profunda y bella experiencia que la de amar.  El orden lógico es el siguiente, aprenda a amar a Dios, luego aprenda a amarse a usted mismo, y en tercer lugar ame a su familia, y por ultimo ame a los demás.   Jesús lo resumió así, amar a Dios en primer lugar y con todo, y en segundo lugar amar al prójimo con todo.  El reto más grande que enfrenta el amor es cuando se nos dice amar al enemigo, al que no nos cae bien, al que siempre habla de uno, al que poco le gusta saludarnos, al que no nos hace el bien, al que siempre nos lleva la contraria, al que realmente en su corazón no nos acepta.  Con todo, la Biblia nos ordena amar a todos como Cristo nos amo.  Así que, en todo tiempo, pase lo que pase, nunca deje de amar, pues amar es la mejor experiencia que ser humano puede tener.

Lea 1 Corintios 13 y atrevete a amar aun a quienes no te aman.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s