La atención de la familia no puede esperar más

Dr. Luis Alberto Gómez Chávez

El ambiente es propicio para reforzar los valores, la identidad y los compromisos de responsabilidad que Dios siempre ha deseado que se practiquen dentro del matrimonio y la familia. Es propicio por la crisis mundial que está enfrentando la familia como institución establecida por Dios hace más de 6, 000 años.  Otra razón es que el futuro de la sociedad puede cambiar para bien  si se refuerza los pilares de la familia.  Nos corresponde a nosotros como familias y como iglesias doblar esfuerzo para cultivar el valor del temor a Dios en los hijos, y nosotros  los padres modelarlos delante de ellos.

La familia fue creada por Dios, quien  es Poderoso, Amoroso, Creativo, Soberano, Sabio y Bello.  Es el Arquitecto y Dueño de esta (Sal. 24:1), quien DISEÑÓ el matrimonio, la familia y cada miembro en particular,  por lo tanto, todo es perfecto y debe funcionar bien. Si lo anterior es verdad, ¿Por qué hay problemas en el matrimonio y la familia hoy más que nunca?   Porque han olvidado del Creador y se han apartado de las normas, reglas y lineamientos originales establecidos por Dios.  Como Dios es quien  ha hecho el matrimonio y la familia, él sabe cómo funcionan bien, lo único que nos queda es obedecer y seguir las instrucciones de la fábrica eterna.

El impase es este, aunque fue creada por las manos de Dios quien es perfecto, si no aprende a vivir en las manos de Dios no podrá alcanzar su máxima felicidad, realización y satisfacción en este mundo.  Así que, la familia necesita vivir controlada, dirigida y protegida por Dios todos los días porque solo la familia que vive así, podrá transmitir a esta sociedad los valores fundamentales: verdad, santidad y fidelidad.    Es por ello que debemos poner atención al cuidado de nuestras familias.   Es que la familia no puede esperar más tiempo, pues antes que todo, debe estar la familia en primer lugar después de Dios.

Así que, no relegue la familia a un segundo o tercer plano, no gaste tiempo en cosas ilusorias, modernas o llamativas o que solo le interesan a usted, dedique su mejor tiempo, tiempo de calidad para estar con sus hijos.   Aproveche el tiempo para gozar con sus hijos, regáleles abrazos, besos, sonrisas.  Juegue con ellos, salga al parque con ellos, vena junta una película familiar, jueguen a armar rompecabezas, salgan como familias al campo, al mal, etc. Lean juntos la Biblia, oren al Señor tomados de las manos, hablen de temas importantes mientras comen junto a la mesa, cuente historias. Hagan días de campo en casa, tengan maratones bíblicas, celebren sus cumpleaños juntos, y jueguen al amigo secreto.

1) Brindar un abrazo cariñoso a un niño, tan solo le restará cuatro o cinco segundos, de esos 86 mil 400 segundos que tiene un día.  Dra. Guadalupe Moguel Parra*  2) En un día cualquiera, los adolescentes en Estados Unidos pasan alrededor de nueve horas utilizando los medios de comunicación para su entretenimiento, Common Sense Media.  3) El estudio asegura que más de la mitad de los niños encuestados, el 63%, está deseando pasar más tiempo con sus padres, pero que solo el 23% de los padres les gusta pasar tiempo con sus hijos.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s