Nuestro Dios es Santo

Día 112
Salmo 99
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

En Dios, el atributo “santo” es  comunicable porque todos los que creemos en Cristo somos declarados santos.  Claro está que debemos entender esto por lo menos en dos verdades.  Primero, que la santidad de nosotros sus hijos experimenta tres tiempos, somos santos bajo la perspectiva de Dios desde el momento que recibimos a Cristo en el corazón, ye s lo que llamaos como santidad inicial o posicional.    Luego está la santidad progresiva o diaria, Dios desea que cada día de nuestra vida vivamos apartados para [el, apartados del pecado.   Pues por mantener la naturaleza pecaminosa en nosotros, siempre habrá una lucha aunque el Espíritu nos ayuda para mantenernos apartados solo para Dios y apartados del pecado.   Por último, cuando Cristo venga por nosotros su Iglesia, experimentaremos la santidad final, seremos santos como Dios, sin pecado.  El diablo, el mundo y la carne ya no podrán afectarnos, pues estaremos con Cristo para siempre.

Sin embargo, en el caso de Dios, que es la segunda verdad, [el es santo por naturaleza.  Su esencia es santa en todo sentido, y no experimenta estos tres tiempos, porque él es sin pecado, [el es perfecto, y él es puro por naturaleza. Este salmo destaca el atributo comunicativo de Dios, su santidad, al decir que él es santo 3 veces (v.3, 5,9).   En todo el Antiguo Testamento, la santidad de Dios fue conocida.  Cuando Moisés fue llamado, al acercarse a cierta distancia se le dijo que quitara su calzado porque ese lugar era santo.  Cuando Isaías fue llamado por Dios, la escena de santidad, y la presencia misma de Dios descubrió lo pecaminoso que es el profeta, pero pronto lo purifico.  Cuando el sumo sacerdote se atreve a ingresar al lugar santísimo en las fechas no establecidas, muere, porque la santidad de Dios no tolera el pecado.  Así podría mencionar muchos otros casos.

Los tres versículos de este salmo que declaran con firmeza que Dios es santo, están acompañados de otras palabras.    En el v. 3 dice, alaben su nombre grande y temible.   En el v. 5 dice, Exaltad a nuestro Dios, y postraos ante el trono de sus pies.   Finalmente, el v. 9 dice: “Exaltad a Jehová nuestro Dios y postraos  ante su santo monte, Porque Jehová nuestro Dios es santo”.   En los tres versículos hay un llamado concreto a alabar, exaltar y engrandecer el nombre de Dios, porque él es santo.  El otro aspecto es la actitud que debemos tener cuando alabamos a Dios, por ser santo, es “postrado” lo cual expresa reverencia, respeto, humildad, reconocimiento.

Es por ello que en este día, invito a todos a que rindamos alabanza, honra a Dios, pero con un corazón sincero, santo, limpio, aun cuando no esté postrado ante sus píes de manera literal.    Cuando en este salmo se dice que “postrado a sus pies demos alabanza y lo exaltemos” tiene que ver no con la actitud física o exterior solamente, sino la interna, la del corazón, lo cual implica, una vida apartada del pecado, consagrada a Dios, que agrade a Dios y que él acepte toda la ofrenda de adoración.  Cuando nos postramos ante Dios, él lo que ve primero es nuestro corazón y no lo que hacemos con nuestro cuerpo. Cuan equivocados estamos y cuan hipócritas nos volvemos cuando no cuidamos de tener un corazón limpio, sincero, santo antes de ofrecer hasta la más mínima ofrenda de adoración, o servicio o ministerio a Dios.  Bien, el reto es ser cuidadosos  al postrarnos delante de él, porque es vivir todos los días, con un corazón que lo exalte, lo alabe y lo honre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s