Se de los que aclaman a Dios

Día 100
Salmo 89:1-26
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Cuando hay convicción de que Dios existe, pase lo que pase no dejamos de aclamarlo.   Esta manan encontré que una persona subió la fb un video de Tercer Cielo en Puerto Rico  en un cine donde mientras cantaban “Dios no está Muerto”  la energía se fue y todas las personas presentes en vez de quejarse continuaron cantando con seguridad, convicción y entusiasmo, lo que significa que estas personas estaban seguros de que Dios es real, él existe.    Cuando vi que en medio de la oscuridad, las personas no dejaban de cantar, y cada vez lo hacían con más emoción, entendí que así es el pueblo que aclama a Dios cuando tiene la seguridad de que Dios está presente y es real.

Este salmo 89 es un poco largo, tiene 52 versículos, pero tiene un contenido formidable.   En los primeros 26 versículos encontramos el pacto que Dios hizo con David, el hijo escogido de entre todos los hijos de Isaí.   En apariencia física, David era el menos indicado, basados en el record biológico, David era el menos apto, por ser descendiente de Rut, la moabita, pero según los designios de Dios, David era el escogido soberanamente para ser el rey de Israel, y el que da perpetuidad al trono ofrecido a Abraham.    De manera que en estos primeros 26 versículos, la invitación es que todo el pueblo aclame a Dios por lo que él es, y por lo que ha hecho, y por lo que hará.

El significado de aclamar  según el diccionario de la Real Academia Española es dar voces

 en honor y aplauso de alguien. Conferirpor voz comúnalgún cargo u honor. Acogerse a la

 protección o autoridad de alguien.  Básicamente, es una invitación a ser parte del pueblo que con voz al cuello reconocen el poderío, la soberanía, la grandeza y el dominio de Dios.  Observe los siguientes versículos que confirman tal hecho: v.3 Dios hace el pacto con David su ungido, v.4 le promete edificar el trono para siempre,  v.5 en los cielos celebraran las maravillas de Dios.  A partir del v. 7 al 18  se responde a la pregunta del v. 6, ¿Quién se igualará a Jehová en los cielos? ¿Quién es semejante a Dios entre los hijos de los hombres?

 

Los vv. 19 al 26 esta los compromisos que adquiere Dios con David, ya que es un pacto incondicional, donde solo Dios está comprometido, que le dará el trono para siempre, ya que es una profecía que trasciende el espacio, la historia y el tiempo pues prefigura la llegada del Mesías Rey.  Es por eso que en estos versos están las promesas de Dios para su Ungido, lo cual amerita que Dios sea celebrado, honrado y aclamado.  El v. 26 Dios declara lo único que espera de su ungido y de todo su pueblo, es el reconocimiento, la aclamación, la honra, la obediencia, y la alabanza.

 

Se parte de este pueblo, que ya no es Israel, ahora somos su iglesia, somos su nuevo pueblo, y debemos aclamarlo con voz al cuello, reconocerlo en todo lugar, honrarlo en todas las formas, y darlo a conocer ante toda persona.   Y pase lo que pase, se vaya la electricidad, venga la oscuridad, hay hambre, sequia, guerra, mortandad, venga lo que venga, jamás hemos de dudar de la existencia de Dios, de la presencia cercana de Dios. Porque todo lo que pasa, tiene una razón, un propicito y una enseñanza, Dios está comprometido con nosotros, él dijo, estaré con vosotros todos los días de la vida hasta el fin del mundo. Amen por eso.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s