Nuestro Dios es Soberano

Día 117
Salmo 104
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Según el estudio de la Teología Propia que tiene que ver con el estudio acerca de Dios, hay dos clases de atributos de Dios, los comunicables que significa que nosotros los cristianos podemos tenerlos porque él nos los transmite al creer en él.  Pero también están los no comunicables o incomunicables que se refiere a los atributos que solo Dios  tiene.   Ejemplos de los no comunicables; perfección, omnipresente, omnisciente, omnipotente, infinito, inerrante, soberano, eterno, inmutable, etc. Entre los atributos comunicables podríamos mencionar el amor, la santidad, justicia, el perdón, la misericordia, etc.  En otras palabras, todos los cristianos podemos amar, perdonar, hacer justicia y misericordia, pero no puede estar en dos lugares al mismo tiempo, o saber todo.

En este salmo, aunque no vemos el atributo soberano de Dios escrito, usted puede percibirlo entre líneas.   ¿Qué se entiende por ser soberano en el sentido de Dios?  En un link, “todo sobre Dios”, dice: la soberanía de Dios representa la capacidad de poner en práctica Su santa voluntad o supremacía. “Yo soy Dios, y no hay otro Dios; y nada hay semejante a mí. . . “que digo: ‘Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero'” (Isaías 46:9-10).   Quiere decir que Dios no necesita la ayuda de alguien, la sugerencia, el consejo, la opinión, el conocimiento de alguien para ejercitar su voluntad o tomar decisiones. No necesita consultarlo con alguien más, para su accionar, porque él en si mismo es suficiente, todo lo sabe.

Veamos algo de ello en este salmo.   No solo es el Creador de todo sino el Sustentador, el Guardián que cuida cada detalle, y cada persona de todo el planeta tierra. ¿Cómo lo hace?  Porque él es omnipotente y omnisciente, es todopoderoso, sabe todo, y puede estar en todo lugar.    Observe el v.3, “se establece sobre las aguas” “pone nubes en su carroza” “anda sobre las alas del viento”. El v.4  “Hace a los vientos sus mensajeros”, v.5 “El fundo la tierra sobre sus cimientos”.  ¿Ve el poder de Dios en los v.6-9)?    Dios cuida, ordena, supervisa, alimenta,  v. 10-13.  Dios hace producir los alimentos de los animales (v.14), de los humanos (v.15), los arboles (v.16), los animales (v.17), los astros, lumbreras mayores (v.19), la luz del día, la oscuridad de la noche él las controla (v.22-23).  Pero el versículo 24 se convierte en el resumen, “cuan innumerables son tus obras, oh Jehová”.

La soberanía de Dios lo vemos en todo este salmo, en todo lo que él hace, pero va unido a su poder, a su conocimiento y a su presencia en todo lugar.  Pero la soberanía completa la encontramos en el v.29, él es quien decide hasta cuando nosotros vivimos, y nadie le puede presionar, congracias, convencer y/o hasta sobornar sobre esto, él lo sabe todo, lo puede todo y por tanto su decisión es perfecta. Gracias a Dios por su soberanía, por consiguiente, el salmista ante tanta maravilla de Dios, invita a todos sus lectores a engrandecer el nombre de Dios, alabarlo, bendecirlo, y rendirle a él toda la gloria, la honra, la majestad y el poder.   Debemos hacer una promesa ante tan maravillosa obra de Dios, es cantarle a él todos los días con dulce meditación, porque el es Dios, él es nuestro Dios, el Dios de Abraham, Isaac, Jacob, José, Moisés, Josué, David, etc., y el nuestro.

Anuncios

Bendice a Jehová conmigo

Día 116
Salmo 103
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Es un coro hermoso que aprendí desde hace mucho tiempo, los vv. 1-2.  Por esa razón invito a todos a que bendigamos el nombre de Dios.  Pero ¿Qué significa bendecir el nombre de Dios?  Como nosotros no podemos transferir poder a Dios porque es él quien nos transfiere a nosotros, además que él no necesita más poder, ya lo tiene todo. Cuando decimos que lo vamos a bendecir nos estamos refiriendo a la acción de elogiar, alabar, engrandecer, hablar bien de él, darlo a reconocer al mundo entero.   Cuando nosotros bendecimos a otra persona, cuando le decimos “Dios te bendiga”, estamos pensando en que es Dios quien se encargará de hacerle el bien a esa persona, le ayudará, le cuidará, le dará siempre el bien y lo bueno.

Es por eso que yo solo no puedo decir, te bendigo a no ser que selo este pensando en desearle un bien.   Esto en desacuerdo con aquellas personas que se han tomado el puesto de Dios al decir, “te bendigo” porque lo hacen con la connotación de grandeza, de superioridad y no están pensando en el segundo significado, de desear el bien, lo bueno a la otra persona.  Es mejor decir, “Dios te bendiga” porque estamos dejando todo el privilegio, el derecho, la libertad y el reconocimiento a Dios, que es el único que puede bendecirnos con bendición espiritual, con poder del cielo, y cuidarnos de todo lo malo.

Me encanta la idea de bendecir a Dios en el sentido de elogiarlo, engrandecerlo, exaltarlo y hablar bien de él ante otras personas.    En este sentido, todos podemos bendecir a Dios en todo lugar, a toda hora, y ante toda persona.   Aunque requiere que nuestra vida respalde la bendición que estamos emitiendo.   No solo es decir, Dios te bendiga, es estar bien con Dios para poder decirlo.

Los vv. 3-5 ofrecen algunas razones por las que debemos elogiar, exaltar, engrandecer, y celebrar la grandeza de Dios.  Él es quien perdona todos nuestros pecados, ningún ser humano puede hacer eso, solo Dios tiene ese poder.  Él es quien sana todas nuestras enfermedades, los doctores  y las enfermeras, quien sea que se ocupe en los asuntos de enfermedades, solo son instrumentos de Dios, porque el único que puede sanar  es Dios.  Él decide cuándo y a quien sanar de acuerdo al plan para cada persona.   Él es el único que puede ayudarnos al rescatarnos de la condenación eterna, sacarnos del hoyo de la muerte eterna.  ¿Quién de los seres humanos por muy grande que sea puede salvar al hombre y librarlo de la muerte eterna?

Es Dios quien perdona, sana, y libera al hombre, pero también rodea de favores a sus hijos  y provee todo lo necesario para estar satisfechos.  ¿No son suficiente razones para que bendigamos a Dios en el sentido de alabarlo, engrandecerlo, exaltarlo, alabarlo?    Gracias Dios por ser como eres, por hacer todo lo que haces, y por darlos el privilegio de ser tus hijos.   Es por ello que yo invito a todos a reconocerlo como su Dios personal, y vivir para él con gratitud por todo lo que él ha hecho en su vida, por todo lo que está haciendo hoy, y por todo lo que ha prometido hacer por ti.   Cada vez que le diga a otra persona, “Dios te bendiga” no olvide que está diciendo, en el nombre de Dios te deseo muchas bendiciones, porque solo él lo puede hacer.

Por nada deja de confiar en Dios

Día 115
Salmo 102
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Llegar a confiar en otra persona cuesta mucho, se requiere tiempo, honestidad, fidelidad y responsabilidad, pero para dejar de confiar en alguien es fácil, solo se necesita una falla.   Tener a una persona en la cual se pueda confiar, es algo hermoso porque se puede contar con ella en todo momento sin ser prejuzgado pero también se sabe que podrá decirnos el error sin temor a que se deje de confiar.   Muy pocas personas hay así, y si lo hay pero no son muchas.   Es posible que tengamos  miles de contactos, a miles de personas cerca de nosotros, que nos sonríen,  saluden, y que muestren aprecio, pero cuesta tener una persona en la cual se pueda confiar.

En el salmo 102 pareciera que quien está hablando es una persona que no tiene donde vivir,  esta tan afligida su alma, y su corazón, que no desea comer, y  siente que está a punto de morir pues al ver las palabras, está muy delgado, su piel se ha pegado a sus huesos (v.5).   Mis palabras se quedan cortas al leer  los vv. 3-9.     Sin embargo, en medio de esta caótica situación en que vive el siervo de Dios, es sorprendente, y aunque pareciera que todos lo han abandonado, y muchos enemigos lo están  persiguiendo para removerlo de la tierra; este hombre jamás deja de confiar en Dios.

Esto es maravilloso, pues inicia en los vv. 1-2, clamando a Dios estando en tan precarias condiciones, y termina en los vv. 10 hasta el final, diciendo que el Dios en el que él confía es eterno, permanece para siempre, es vencedor, es poderoso, es grande, y ese es su Dios en quien jamás dejará de confiar, pase lo que pase, venga lo que venga, sufra lo que sufra. Cuando se confía en alguien y la amistad es tan sincera, transparente y profunda, donde ha habido un voto de confianza, un pacto de lealtad, nada de lo que  suceda en este mundo debe troncar dicha confianza.

Me encanta, si me encanta saber que en Dios podemos confiar, y que de su parte, él jamás nos fallará.   Un texto del Nuevo Testamento dice, que él permanece fiel aun cuando nosotros seamos infieles.   La naturaleza misma de Dios, su perfección, no le permite  fallar, cumple lo que promete, por nada de lo que hagamos o seamos, terminará la relación que tiene con nosotros por medio de Jesucristo.   Eso sí, aunque debemos saber que aunque él no falle, si tiene derecho de evaluarnos, y ponernos  a prueba por dos razones, una cuando nosotros le fallamos y dejamos de confiar.   Un ejemplo, a Pedro le dijo Jesús que caminara sobre las aguas y caminó un poquito mientras tenía la mirada en Jesús, o mientras confiaba en Jesús. Sin embargo, cuando él quitó la mirada de Jesús y miró el agua, es cuando él dejó de confiar en Jesús y se hundió en el agua.   Dios  nos deja pasar por pruebas cuando dejamos de confiar en él y hacemos cosas que no le agradan.

La otra razón por las que viene pruebas a nosotros es porque Dios espera que demos más frutos, que confiemos aun más en él, como es el caso de Juan 15 donde dice, ya vosotros estáis limpios por la Palabra, pero os podaré para que deis muchos más fruto.   Quiere decir que muchas pruebas vienen para que crezcamos más en nuestra relación con él, que la amistad se profundice mucho más. Dios nos sigue puliendo por medio de las pruebas.  Pero en fin, lo que he deseado enfatizar es que por nada en este mundo dejemos de confiar en Dios porque él es fiel con nosotros todos los días, aun cuando estamos en los días más difíciles, angustiosos, y dolorosos de la vida, las promesas y la presencia de Dios ahí está con nosotros. Gracias Dios por ser fiel.

Mentira es no decir la verdad

Día 114
Salmo 101
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Hay un refrán que mi esposa Loida repite con cierta frecuencia y que a mí me ha costado guardarlo en mi memoria permanente. “La mentira dura hasta que la verdad llega”.  La verdad es que soy malo para los refranes. Este es otro que ella dice y a mí me cuesta decirlo bien. “No hagas cosas buenas que parecen malas”.  Esto es igual a decir la verdad el 99% y el 1% que no lo es, convirtiéndose todo en mentira. Jesús dijo que si alguien desobedece una parte de la ley, se hacía transgresor de toda.  Esto significa que un pequeño error en la vida puede des configurar toda nuestra reputación.  No se puede decir medias verdades unidas a medias mentiras, porque entonces todo viene a ser considerado como mentira.

Un ejemplo de cómo  la verdad es distorsionada  con unas cuantas palabras que no son verdad.   En Ge. 3:1-3 la serpiente le dijo a Eva el 99 %  de la verdad que Dios había dicho, pero le agregó el 1% que Dios no había dicho, convirtiendo todo en una mentira de Satanás por la cual pecó Adán y Eva.   Otro caso lo encontramos en 2 Samuel 1 donde un amalecita llevo la noticia a David que Saúl había muerto, pero que él lo había matado.   Este amalecita dijo la verdad mesclada con la mentira, porque la verdad total esta en 1 Samuel 31:1-6 donde dice que Saúl mismo se mató al traspasar su cuerpo con su propia espada y dice que “murió”.  Decir la verdad a medias es decir mentira. Decir la verdad agregándole otros detalles equivale a decir mentira.   Decir la verdad cuando paso el tiempo de decirla es fallarle a la verdad, es fraude, y el fraude es mentira.

La mentira siempre es lo opuesto a la verdad.   El salmista escribe el versículo siete en el Salmo 101 donde revela esta gran verdad, “El que habla mentira no se afirmará delante de mis ojos”.  El Salmo 15 dice que alguien con labios engañosos no puede entrar al santuario de Dios y mantenerse frente a él, no puede quedarse firme, porque su pecado, la mentira no se lo permite. ¿Qué tan malo y desagradable delante de Dios es no decir la verdad? Proverbios 6:16-17, 19 y 12:22  dicen que entre las cosas que Dios aborrece, esta la mentira. “Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua mentirosa…el testigo falso que  habla  mentiras,  y  el  que  siembra discordia  entre  hermanos”;  “Los  labios  mentirosos son abominación a Jehová; pero los que hacen verdad son su contentamiento”.

Esta es la razón por la que el salmista David dice que quien no dice la verdad, no podrá mantenerse firme delante de los ojos de Dios porque esto le ofende. No sé si usted  ha estado frente a una persona a la que le está diciendo mentira como que si es verdad. Bueno, hay personas cínicas  que no solo son capaces de mantenerse firme frente a otras personas mientras están diciendo la mentira sino que la dicen como si fuera una auténtica verdad.  La señal de que un niño no está diciendo la verdad es que no puede mantenerse firme y serio, pues su rostro lo delata, o baja la mirada o la desvía a otros lados, pero no puede mantener la mirada fija ante la persona a la que le está diciendo la mentira como que si  fuera verdad.

El cinismo es mayor cuando se da la mentira entre los cristianos.   Cuando escondemos un pecado o lo mantenemos sin confesar, o lo hacemos justificándolo como que si no es pecado, es tratar de engañar a Dios.   Muchas veces mentimos ante los hermanos que son miembros del mismo cuerpo, al llegar tarde cuando dijimos que llegaríamos temprano, al fallar a un privilegio para el cual hemos sido programados, al no dar la parte que le corresponde a Dios, al no cumplir el ministerio con fidelidad, etc. Sin embargo, lo más desagradable delante de Dios es que nosotros los cristianos aun practiquemos la mentira.   No sé porque, para algunas personas, cristianos y no cristianos les es tan fácil mentir y no sentir remordimiento o sentido de culpabilidad, eso Dios lo aborrece.

Mis queridos hermanos, compañeros de milicia, muchos ya mintieron al dejar de leer la Biblia este año cuando prometieron delante de Dios leerla todos los días. Cualquier justificación por muy buena que sea sigue siendo un pretexto que más tarde se convierte en mentira, lo cual desagrada a Dios.  Decir la verdad cuesta, y a veces duele, pero es lo más correcto que una persona puede hacer, si en verdad busca lo mejor para la otra persona.   No sé si tú tienes este mal hábito de mentir, recuerda, la mentira tiene diferentes matices pero para Dios todas son desagradables, aun las mentiras piadosas.  Si la misma constitución de los Estados Unidos de América, o cualquier ley dice que la mentira es considerada un crimen y penada por la ley, cuanto más la Biblia ha de estar en contra de la esta.

Fil. 4:8-9 dice: “Además hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.  Vida de integridad, y ser íntegro es pensar, sentir, decir y hacer la verdad, es no decir mentira.  Nuevamente, por nada recurras a la mentira, porque esta dura hasta que la verdad llega, y la verdad siempre llega y castiga al mentiroso.

Hagamos todo con gratitud

Día 113
Salmo 100
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

En el curso 103 “Aprendiendo a orar” de la Escuela de Liderazgo, se estudia los modelos de oración que hay en la Biblia.   Los elementos que encuentro que en el Antiguo Testamento se van agregando progresivamente a la oración son: adoración, confesión, petición, acción de gracias y recuerdo de promesas. Un ejemplo donde se encuentran con facilidad estos elementos es en la oración de Nehemías 1 y los va dando según lo veo yo, en el orden adecuado.   Sin embargo, David ya había expresado estos elementos en los diferentes salmos que escribió, mucho antes que Nehemías.   De manera que Nehemías aprendió del Rey David.

El Salmo 100 es un salmo exquisito, y nos ofrece una invitación a  orar con gratitud, a adorar a Dios con agradecimiento, a rendir alabanza a nuestro Dios pero con entusiasmo y contentamiento.    El versículo uno contiene una invitación universal a que cantemos a Dios pero con alegría.    Definitivamente, quienes cantan a Dios son los que ya le hemos reconocido como nuestro Dios, aunque la misma creación alaba a Dios.   Pero hay algo más crítico que se debe destacar y es que lastimosamente, no todos los que somos responsables de cantar alegres a Dios, lo hacen con alegría, y eso no agrada a Dios.

En el v.2   la invitación es servir a Dios, nuevamente con alegría.    ¿Lo está diciendo David porque sabe que así somos los seres humanos, desagradecidos al servir a Dios a la fuerza, a regañadienta, sin muchos deseos, solo por compromiso?   Bueno, los que por lo menos sirven a Dios, pues hay muchos que solo son espectadores en el juego, pues solo están en la tribuna, palco, o en las gradas.   Dios, a cada uno le ha dado una función que cumplir y es el lugar donde debe servir. Es más, para cumplir esa función, Dios mismo lo ha equipado con dones espirituales.     Nadie puede decir que no sirve porque no tiene nada por lo cual servir.   No olvide el dicho, el que no vive para servir no sirve para vivir.

El v. 3 expresa algo sumamente importante, y es el de reconocer quien es Dios y quienes somos nosotros.    Reconocer que él es el Creador y nosotros su obra, y por consiguiente, le pertenecemos, somos de él, y esto lo confirma el salmo 24:1.    Pero la connotación del mismo versículo nos agrega otro aspecto más, que lo embellece, dice que somos sus ovejas, declarando asi que no solo es nuestro Creador sino nuestro pastor, tal como lo dice el salmo 23. Esto es demasiado hermoso el saber que somos de Dios, y que él es nuestro pastor que nos da dirección, protección, provisión, y que con él la vida es mejor, nadie nos podrá vencer.  Pero el reconocimiento debe ser interno, en el corazón para amarlo y obedecerlo, pero también externo, al darlo a conocer a toda persona que no hay Dios como él.

Luego en el v. 4 la invitación tiene que ver con congregarse, tiene que ver con entrar en la presencia de Dios y esto lleva un orden.    No podemos entrar en la presencia de Dios en oración a menos que hay reconocimiento de Dios como Creador, Salvador y Pastor.  Ninguna persona puede entrar por sus puertas con alabanza, con acción de gracias, con alegría, y bendecir su nombre si aun no lo ha reconocido en su corazón y públicamente como su Señor.   De manera que todos los que ya somos sus hijos, el entrar en la casa de Dios, el congregarnos con fidelidad, es una tremenda responsabilidad, es una manera de servir a Dios, y de darlo a conocer al mundo entero.

Finalmente, el v. 5 ofrece las razones por las cuales debemos alabar a Dios, cantar a su nombre, orar en todo lugar con acción de gracias.  Porque Jehová es bueno, su misericordia es para siempre y su verdad por todas las generaciones.  ¿Habrá necesidad de dar otra razón?  Esto es suficiente, sus hijos somos responsables de orar con gratitud, cantar con acción de gracias, servir con alegría, y cada vez que venga al templo, o doble sus rodillas para orar, no se olvide de acompañarlo de un corazón limpio, y muy agradecido o alegre.

Nuestro Dios es Santo

Día 112
Salmo 99
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

En Dios, el atributo “santo” es  comunicable porque todos los que creemos en Cristo somos declarados santos.  Claro está que debemos entender esto por lo menos en dos verdades.  Primero, que la santidad de nosotros sus hijos experimenta tres tiempos, somos santos bajo la perspectiva de Dios desde el momento que recibimos a Cristo en el corazón, ye s lo que llamaos como santidad inicial o posicional.    Luego está la santidad progresiva o diaria, Dios desea que cada día de nuestra vida vivamos apartados para [el, apartados del pecado.   Pues por mantener la naturaleza pecaminosa en nosotros, siempre habrá una lucha aunque el Espíritu nos ayuda para mantenernos apartados solo para Dios y apartados del pecado.   Por último, cuando Cristo venga por nosotros su Iglesia, experimentaremos la santidad final, seremos santos como Dios, sin pecado.  El diablo, el mundo y la carne ya no podrán afectarnos, pues estaremos con Cristo para siempre.

Sin embargo, en el caso de Dios, que es la segunda verdad, [el es santo por naturaleza.  Su esencia es santa en todo sentido, y no experimenta estos tres tiempos, porque él es sin pecado, [el es perfecto, y él es puro por naturaleza. Este salmo destaca el atributo comunicativo de Dios, su santidad, al decir que él es santo 3 veces (v.3, 5,9).   En todo el Antiguo Testamento, la santidad de Dios fue conocida.  Cuando Moisés fue llamado, al acercarse a cierta distancia se le dijo que quitara su calzado porque ese lugar era santo.  Cuando Isaías fue llamado por Dios, la escena de santidad, y la presencia misma de Dios descubrió lo pecaminoso que es el profeta, pero pronto lo purifico.  Cuando el sumo sacerdote se atreve a ingresar al lugar santísimo en las fechas no establecidas, muere, porque la santidad de Dios no tolera el pecado.  Así podría mencionar muchos otros casos.

Los tres versículos de este salmo que declaran con firmeza que Dios es santo, están acompañados de otras palabras.    En el v. 3 dice, alaben su nombre grande y temible.   En el v. 5 dice, Exaltad a nuestro Dios, y postraos ante el trono de sus pies.   Finalmente, el v. 9 dice: “Exaltad a Jehová nuestro Dios y postraos  ante su santo monte, Porque Jehová nuestro Dios es santo”.   En los tres versículos hay un llamado concreto a alabar, exaltar y engrandecer el nombre de Dios, porque él es santo.  El otro aspecto es la actitud que debemos tener cuando alabamos a Dios, por ser santo, es “postrado” lo cual expresa reverencia, respeto, humildad, reconocimiento.

Es por ello que en este día, invito a todos a que rindamos alabanza, honra a Dios, pero con un corazón sincero, santo, limpio, aun cuando no esté postrado ante sus píes de manera literal.    Cuando en este salmo se dice que “postrado a sus pies demos alabanza y lo exaltemos” tiene que ver no con la actitud física o exterior solamente, sino la interna, la del corazón, lo cual implica, una vida apartada del pecado, consagrada a Dios, que agrade a Dios y que él acepte toda la ofrenda de adoración.  Cuando nos postramos ante Dios, él lo que ve primero es nuestro corazón y no lo que hacemos con nuestro cuerpo. Cuan equivocados estamos y cuan hipócritas nos volvemos cuando no cuidamos de tener un corazón limpio, sincero, santo antes de ofrecer hasta la más mínima ofrenda de adoración, o servicio o ministerio a Dios.  Bien, el reto es ser cuidadosos  al postrarnos delante de él, porque es vivir todos los días, con un corazón que lo exalte, lo alabe y lo honre.

El otro lado del amor

Día 111
Salmo 98
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Estamos acostumbrados a ver solo un lado del amor, el cual es agradable, y generoso.   Sin embargo, hay otro lado del amor y que sigue siendo la expresión del amor, y es la justicia, la disciplina, la llamada de atención.    Con frecuencia se escucha decir que Dios no es justo cuando permite que sucedan algunas cosas, o que alguien sea disciplinado, o pase una prueba difícil como una enfermedad.    De inmediato pensamos en que Dios no nos ama, no está con nosotros, nos ha abandonado, y por consiguiente no es justo.

Debemos aclarar  que muchas de las calamidades que nos pasan no tiene que ver con que Dios no es justo sino con nuestras malas decisiones y nuestras malas acciones al no obedecer a Dios, al no seguir las instrucciones de Su Palabra, al apartarnos de sus caminos creyendo que nosotros somos capaces de tomar decisiones.     Y el resultado de todo lo anterior es consecuencias desastrosas y entonces culpamos a Dios de porque no estuvo ahí para ayudarnos, y porque nos ha abandonado.

Dios es justo, y dice la Biblia claramente, que todo lo que el hombre siembra eso cosecha, que Dios al que ama castiga, y que a los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien.   El salmo 98> 2b dice: “a vista de las naciones ha descubierto su justicia”  v.3 “Se ha acordado de su misericordia y de su verdad” “Todos los términos de la tierra  han visto la salvación de nuestro Dios”   Por lo tanto, su pueblo debe cantar alabanza de alegría porque Dios es justo, aplica la justicia basado en su carácter omnisciente, soberano y perfecto.     Todo lo que Dios hace es perfecto, es justo, es santo y no puede ser señalado como injusto, porque todo lo que [el hace es bueno, aun cuando ante nuestros ojos no parezca ser bueno.

Es la maldad del hombre, es el desenfreno de la humanidad, es el libertinaje de los seres humanos los que han corrompido la santidad, la inocencia, la pureza, y la verdadera justicia o rectitud en que Dios creó a Adán y Eva.  Desde que nacemos ya viene imputada la naturaleza pecaminosa, que no es más que la tendencia natural de hacer lo malo delante de Dios.     Y si el ser humano siembra en pecado, lo que cosechara es lo malo, y el pecado tiene su paga, el pecado mata, condena, lastima, arruina, destruye, carcome, enferma (Ro. 3:23, 6:23). Así que, Dios se acuerda del hombre, su condición y envía a Su Hijo a morir por nuestros pecados, y ofrecernos oportunidad de ser libre de esa condición de muerte espiritual (Ef. 2:1).   Es el ser humano quien decide aceptar a Jesús por fe para ser libre de la muerte eterna o rechazarlo voluntariamente y seguir el camino hasta la condenación.

Un lado del amor de Dios es su misericordia (Ef. 2:4-9), al dar vida eterna a quien reconoce que es pecador y decide creer en Jesús como el único Salvador.  El otro lado del amor es la justicia que se aplica a todo el que voluntariamente decide no creer en Jesús, y vivir rechazándolo y preferir seguir en el pecado bajo, y conducirse bajo la dirección del diablo hasta llegar al condenación eterna,  y Dios es justo, simplemente deja que se cumpla la decisión libre y voluntaria del hombre, y lo deja que llegue al castigo eterno.

¿Cuál es su decisión, cobijarse en la misericordia de Dios para vida eterna y despreciar el amor de Dios y someterse a la justicia de Dios que respetara su decisión de rechazarlo y lo dejara ir al castigo eterno?