Presencia de Dios

Día 87
Salmo 76
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Mientras el pueblo de Israel estaba en el desierto, la presencia de Dios estuvo con ellos todos los días y todas las noches.  Por las noches en una llama de fuego que les iluminaba, y por las noches en una nube que les protegía del fuerte sol.  La palabra que se usa para nube es shequina significa ‘presencia de Dios”.   Más tarde, cuando se construyo el tabernáculo móvil y luego el templo, se enseñó que solo en el templo estaba la presencia de Dios.  Por consiguiente, quien deseaba estar cerca de Dios, y experimentar la presencia de Dios, debían asistir al templo o al tabernáculo.  En el Nuevo Testamento, Dios mora en cada corazón de todo aquel que cree en Jesús.

La presencia de Dios está en cada cristiano.   Lo anterior es maravilloso, pero es delicado porque hay dos aspectos que ahí están implicados.  Primero, basados en el Salmo 15, estar en la presencia de Dios requiere una vida de santidad.  Y para estar en santidad es necesario reconocer los pecados, confesarlos, pedir perdón y luego acercarse al trono de Dios.   Fue la experiencia de Isaías, quien al verse frente a Dios, su pecaminocidad salió a luz, y reconoció que no podía estar en su presencia, pero Dios lo purificó.  Todo el que es consciente de la santidad de Dios, y de su grandeza, se autoevaluará e intentará presentarse delante de Dios en transparencia.  Hacer esto requiere humildad, y ser conscientes.

Según los v.7  estar en la presencia de Dios no solo se requiere santidad porque Dios es santo, sino que por causa del pecado, Dios se enoja y puede castigar a quienes están en pecado declarado en contra de la santidad de Dios.    El versículo es una pregunta retórica, ¿Quién podrá estar en pie delante de Dios cuando se enciende su ira?   Ninguna puede mantenerse en pie cuando Dios decide extender su mano para hacer justicia.    Dios no acepta el pecado, y todos los que están en contra de él, porque no creen en él, se están exponiendo al castigo de Dios.    Cuando el pecado crece como dice Génesis 6, que la maldad llego hasta el cielo, usando una hipérbole, para decir que ya era exagerado, entonces la ira de Dios se enciende, una ira santa, y decide hacer justicia.    Eso mismo paso en el tiempo de Noé al enviar el diluvio, eso mismo paso en Sodoma y Gomorra al enviar juego por la mucha maldad.

La conclusión es la siguiente.    Estar en la presencia misma de Dios es la experiencia más maravillosa que ser humano pueda tener.   Quienes ya somos hijos de Dios, todo el tiempo Dios está presente con nosotros porque él vive en cada uno de sus hijos.  Él se agrada cuando vivimos en santidad, cuando nos comportamos de acuerdo a su Palabra, sometidos al Espíritu, saturados del amor de Cristo, y comprometido con la misión divina.  Dios se desagrada cuando no le obedecemos y hacemos todo aquello que va en contra de la vida santa y cuando pasa eso, nos exponemos a que Dios nos llame la atención.  Dura cosa es caer en manos del Dios vivo. Así que, usted decide como presentarse delante de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s