Cuéntales como fue

Día 76
Salmo 66
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Todos tenemos una historia que contar.   La historia de algunos puede ser emocionante, la de otros  triste, en fin, todos tenemos algo que contar.    Mas yo creo que la historia de cada uno tiene la participación de Dios, y aunque no todos la sabemos contar porque no todos la queremos contar porque sentimos que nuestros padres no hicieron mucho para que esta valiese la pena contarla.   En este salmo, David cuenta a grandes rasgos la historia del pueblo de Israel hasta su propio tiempo, solo que la historia está enfocada en lo que Dios hizo por ellos.

Esta fue una tarea que nos dejaron en uno de los cursos doctorales en Guatemala, escribir la historia de nuestra vida.   Esta debía escribirse desde que tuvimos memoria y consciencia de lo que hicimos.  Mencionar personajes sobresalientes que influenciaron en nuestra vida, lugares, eventos, actividades, tristezas, alegrías, temores, fracasos, etc.  También era necesario remarcar la manera como Dios había estado presente en cada etapa de la vida: niñez, infancia, adolescencia, juventud, y edad adulta que es donde yo estaba en el momento de cursar esta materia doctoral.   Definitivamente, comprendí que hacer este tipo de ejercicios no solo nos mueve a dar gracias a Dios por su fidelidad, sus cuidados, sus provisiones, y por su voluntad sino que nos hace volver a vivir.

Eso es exactamente lo que David hace en este salmo.  No describe la historia de su vida, sino la historia de Dios obrando a favor del pueblo de Israel.   Hay una invitación expresa a que todos aclamemos, cantemos y reconozcamos la gloria, el poder y la grandeza de Dios (v.1-2) y a decirle a Dios, “Tú eres asombroso, porque lo que tú has hecho es grande” (v.3).   En el v. 5 esta la invitación a releer y observar las obras de nuestro Dios.   Comienza la historia de lo que Él hizo a favor de Israel en el v.6  “Secó el mar, los hijos de Israel pasaron a pie” eso es cuando salieron de Egipto liberados por Moisés de la mano del Faraón.   Y desde el v.7 hasta el 15, habla de cómo Dios cuidó, preservó, forjó y afinó a su pueblo durante 40 años en el desierto. Les proveyó su Palabra, lideres, sacerdotes, para fortalecer la ética para ser un pueblo santo.

Al final del salmo, vv. 16-20, David da testimonio de cómo Dios ha sido con él e invita a todos a que comprueben la fidelidad de Dios, “contaré lo que él ha hecho por mi” (v.16).  A él clame y fue exaltado con mi lengua porque me escuchó.  Él perdonó todos mis pecados, por su gran misericordia ya que yo  merecía, fuerte castigo.  Pero gracias a su amor, Él le escucho, atendió sus suplicas y contestó sus peticiones.

La historia de su vida puede experimentar todo un cambio hoy, si tan solo se lo cuenta a Dios y deja que él comience a dirigir cada aspecto de su vida.  Solo debe confiar su vida a él. Luego cuenta la historia de tu vida, lo que Dios ha hecho en ti, cuéntaselo a otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s