Señor, líbrame del mal oculto

Día 74
Salmo 64
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Es un más fácil evitar un mal o un peligro cuando ya se sabe de donde podrá venir dicho peligro. Sin embargo, es muy difícil estar protegido cuando no sabe de dónde ni el tiempo cuando podrá aparecer el peligro.  Recuerdo una calle en Guatemala en los años 2004 y 2005 por la que debía caminar 5 veces cada semana.  Solo eran unas cuatro cuadras las que todas las veces que las caminaba sentía mucho temor por los ladrones. Lo terrible es que no sabía de dónde aparecería, ni cuantos vendrían, ni mucho menos que es lo que me harían.  Oraba con los ojos abiertos para encontrarme con alguien conocido para que me acompañara por esas cuatro cuadras.  Durante dos años que las camine, muchas veces me atemorizaron, pero solo dos veces me salieron a mi encuentro estas personas, y solo en una de ellas me mostraron un puñal grande con pensamientos maquiavélicos.

A esto se refiere el salmista David cuando ruega a Dios protección del terror del enemigo, el cual está oculto, no sabe de dónde aparecerá.   Ruega a Dios que lo esconda de los planes secretos de los malhechores, del asalto de los obradores de maldad, de las palabras mal intenciones que se gozan el ver herido al íntegro cuando aparecen repentinamente.  Atacan poniendo trampas injustas, maquinan pensamientos perversos, no temen hacer mal al prójimo. Muchos querían hacer mal al rey, pero David no podía saber de dónde podría venir el mal, la traición, la maldad, y es por eso que ruega a Dios que lo libre y lo proteja del mal oculto.

La misma oración podemos hacer nosotros sus hijos cada día, pues vivimos en una sociedad muy insegura, desvalorada, insensible, inhumana y violenta.   Por los años ´90s, mientras pastoreábamos en El Salvador, con todo que aun estaba la guerra, podíamos salir con mi esposa y nuestros hijos a visitar a las colonias de Soyapango por las noches con confianza y seguridad casi completa.   Durante los 7 años, solo fuimos asaltados unas 3 veces.   Sin embargo, había ciertas colonias, que aun en el día, hacer las visitas requería rogar a Dios protección del mal oculto, del peligro escondido, de la maldad que asecha amañadamente.  Dios fue fiel, aparte de esos tres asaltos, solo nos quitaron algunas prendas, pero al ver las armas apuntándolo a uno, da mucho temor, pero Dios siempre escucha la oración de sus hijos.

En este tiempo que vivimos, 2016, en dichos países centroamericanos son millares de oraciones de este tipo que llegan ante el trono de Dios.   En este país en el que vivimos nosotros, aun cuando se respira seguridad, ya esta no es total, porque el mal existe, el peligro siempre esta, está escondido en la oscuridad, y no se sabe cuando llega ni de dónde.   Es por eso, que la oración a Dios pidiendo protección del mal, es muy válida en todas partes del mundo, a toda hora del día, y cuantas veces sea necesario.   Bendito sea Dios porque él tiene no solo el poder para ayudar a todos, sino la paciencia para escucharnos, atendernos y respondernos a todos.   Ahora mismo, ruegue a Dios por protección de todo mal y que le permita vivir seguro, tranquilo y confiado en las promesas de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s