Gracias por tu misericordia

Día 67
Salmo 57
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

El sentido que David le da a esta palabra en este salmo es interesante.   Si usted lee unas cuarto veces el salmo se dará cuenta que el salmista pone muy en alto la misericordia de Dios, pues la repite tres veces.  La misericordia puede ser vista como la expresión de la gracia de Dios, o la demostración del amor de Dios, pero también como prueba de lealtad a una promesa hecha.    En fin, la misericordia se demuestra hacia otra persona que está en condiciones lamentables, y que puede ser no conocida,  o alguien que no lo merece, pues merece ser castigada pero por el impulso del amor, la compasión y la consideración, decide ayudarlo.

Lea nuevamente este mismo salmo 57, en el v. 1 David tal como lo hizo en el salmo 51, dice “Ten misericordia de mi, oh Dios” y vuelve a decir, “Ten misericordia de mi”. Menciona la misma palabra en el v. 3 y en el v.10. ¿Qué es lo que David más está necesitando en este salmo pensando en el significado de hesed o misericordia?    ¿Estará pidiendo protección, compasión, ánimo, fortaleza, comida, o sentir el apoyo directo de Dios o indulgencia o perdón?   Cuando uno está en circunstancias difíciles clama a Dios por misericordia porque siente que se han agotado sus posibilidades, las esperanzas o humanamente ya no hay salida y porque realmente aunque uno sabe que merece castigo, implora por compasión, piedad, o misericordia.

Después de implorar por misericordia que podría ser por protección, por ayuda para sobrellevar las consecuencias por  su pecado, da las razones por las cuales necesita su misericordia.  Claro, él está seguro de que Dios le ayudara de todos los que desean el mal para su vida, y es porque en ese momento está teniendo una relación muy estrecha con Dios, relación de fe, dependencia de confianza, y de fidelidad.   Su vida está entre leones que quieren triturarlo (v.4), red han armado a mis pasos, o sea trampas (v.6).   En otras palabras, está atrapado en las cuevas y no encuentra salida a su vida, a no ser que Dios se compadezca, y venga en su auxilio.

Se pide misericordia, clemencia, ayuda cuando uno se encuentra ya sin salida y sin posibilidad de ser libre.   Es tremendo, todo el tiempo necesitamos de Dios, pero muchas veces esperamos hasta el último momento o hasta cuando ya hemos agotado todos nuestros recursos humanos para buscar la misericordia de Dios.   Debemos actuar a la inversa, comenzar con Dios, pues nosotros sabemos que sin él, nada podemos hacer. Así que, lo mejor que podemos hacer es todos los días vivir bajo la sombra de su misericordia (v. 1b), como lo dice el salmo 91 pues de esa manera nuestra fe se alimenta de su presencia, nuestra fuerza se fortalece de Dios mismo, y nuestro caminar va en compas con su voluntad, “hasta que pasen los quebrantos”.

Me encanta esta última frase y con esa me quedare…. Me quedare bajo la sombra del omnipotente hasta que pasen los quebrantos de mi vida.  Y usted, por favor, no se aparte de la misericordia de Dios, porque es mejor estar bajo la protección de la misericordia de Dios que fuera de ella donde la injusticia, la maldad, la violencia, y el desamor predomina. “La misericordia es que Dios no nos castiga como lo merecen nuestros pecados, y gracia es que Dios nos bendice a pesar de que no lo merezcamos”.    Dios no nos paga como merecemos, mas nos libera por su amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s