De mi actitud depende mucho

Día 66
Salmo 56
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Una cosa es aptitud y otra es actitud.    Aptitud tiene que ver con habilidad mientras que actitud con perspectiva.  Alguien puede ser habilidoso para muchas cosas pero si carece de una buena perspectiva sobre las cosas, es poco lo que podrá hacer.   La actitud puede ser negativa o positiva, pesimista o optimista, entusiasta o inactiva, visionaria o conformista, emprendedora o pasiva, etc.    Es por ello que de la clase de actitud que tenga la persona depende mucho no solo de lo que es y haga, sino de lo que obtendrá y será.

Es probable que usted ya se ha encontrado con personas habilidosas pero muy negativas, pasivas, pesimistas, conformistas y hasta deprimidas. Dice uno, ¿Qué desperdicio de habilidades? De igual manera, hay personas que no son nada habilidosos, son toscos para hacer las cosas, poseen muy pocos recursos, sin embargo tiene una actitud atractiva, visionaria, emprendedora, positiva, optimista y de avance.   La diferencia en los resultados es la actitud que se tenga sobre la vida y las cosas.

Esto es lo admirable del rey David, que a pesar de todo lo que le está pasando, la gran cantidad de enemigos que tiene, y las dificultades que está enfrentando, él posee una actitud positiva, pues su fe y su confianza esta en Dios. Trate de describir la actitud que David tiene sobre la vida al leer los salmos 57-61 y se dará cuenta que este hombre es admirable.   Lea específicamente el Salmo 57 y verá que la actitud optimista, visionaria, y positiva de David domina más que la realidad que él está experimentando.   Inicia el salmo v.1-3 rogando por misericordia, pero lo hace con una seguridad inigualable; luego en el v.4 vuelve a su realidad y en una frase lo dice todo “mi vida está entre leones”.   Esto mismo lo repite en el v.5 donde usa su actitud positiva y en el v. 6 habla de su realidad pésima en que se encuentra.  Sin embargo, dese el v. 7 hasta el 11 toda es una canción optimista, de confianza,  de alegría, y de seguridad.

¿Se da cuenta, mi querido lector, la actitud es fundamental para sobrepasar las penas, las aflicciones, las dificultades, y los momentos de soledad o tristeza?   Nuestra actitud debe ser siempre positiva, optimista, de avanzada, visionaria, emprendedora y activa, pues esta ha de estar motivada e impulsada por la fe, la confianza, la seguridad, la esperanza y el poder que Dios ha puesto en nosotros.    La Biblia dice que si Dios es con nosotros, nadie puede hacernos daño.  También dice que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien.  Por otro lado dice Santiago, que todo lo que viene de Dios es bueno.   Dios mismo, no habiendo otro mayor que él, se comprometió a sí mismo, en cuidar de nosotros, en asegurar nuestra vida.

Dios se ha comprometido a sí mismo, y él no puede fallar.  Si nosotros somos sus hijos, él está comprometido por su nombre en cuidarnos, defendernos y librarnos de todo mal.  Esta es la seguridad, la confianza, la certeza que tenía el rey David por lo cual mantenía una actitud positiva, optimista, emprendedora, visionaria, fuerte, estable, y entusiasta a pesar de cómo estaba viviendo y de todo lo que le estaba pasando.      Solo vuelva a leer el salmo 57:7-11 y diga, ¿Cómo describe la actitud de David en estos versículos?   ¿Es un hombre apagado, apocado, deprimido, aislado de todo el mundo, sin deseos de vivir, fracasado y sin deseos de hacer nada?   Para nada, es todo lo contrario, yo veo a un David alegre, deseoso de cantar, exaltar a Dios, poner el nombre de Dios en alto, seguro de la ayuda de Dios, sobreponiendo a la realidad una perspectiva atractiva y admirable.    Esta adorando a Dios, está encantado de vivir, las cosas que le pasan no le pueden robar la alegría, la gratitud, el gozo porque Dios lo ha perdonado, lo ha curado, y lo ha vindicado.

Mis colegas de lectura y reflexión de la Biblia, las palabras que el Espíritu le dio a David para que las escribiera y quedaran registradas en este manual divino que es la Biblia, me han llenado de alegría, de entusiasmo, de optimismo.   En otras palabras, mi actitud  y mi perspectiva sobre la vida es positiva, quiero vivir, anhelo vivir, y lo que pasa a mi alrededor no  determinan para nada mi estado de ánimo sino lo que yo creo, lo que yo tengo, y lo que yo vive en mi corazón, Dios.

Así que, mi deseo en este día es animarte a vivir con entusiasmo, alegría, y gratitud por todo lo que eres, tienes y haces;  y  a ver la vida y todo lo que pase a tu alrededor con una actitud positiva, optimista, emprendedora y visionaria.   No te detengas por nada, si fallas una vez, eso no es el fin, es apenas el comienzo de una gran aventura donde tu saldrás como vencedor. San Pablo escribió en Fil. 3:12-13 “No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto, sino que prosigo por ver si logro asir aquello para lo cual fui asido por Cristo Jesús.  Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que esta adelante”.

El ex presidente de los Estados Unidos de América, Abraham Lincoln, perdió 7 elecciones antes de llegar a ser presidente de este país.  Pero mantenía una actitud positiva por la cual decía, aun no he hecho lo que debo hacer, por lo cual me levantare cada vez que fracase, y de fracaso en fracaso llegue a ser presidente de Estados Unidos.   No importa cuántas veces has caído, has fracasado, y has pedido, solo mantén una perspectiva y una actitud positiva, cree  en las palabras que Dios te ha dicho, que en él eres más que vencedor, y nadie te podrá vencer y cree en Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s