La realidad de todos

Día 63
Salmo 53
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Leer el salmo 53 nos lleva a recordar Romanos 3 donde describe la condición del hombre sin Cristo.    Sin embargo, es el apóstol Pablo quien esta citando el salmo 53 donde Dios declara que todo ser humano desde que nace viene con la naturaleza pecaminosa imputada por nuestros padres Adán y Eva.   Es la consecuencia del pecado de los primeros padres lo que nos alcanza a todos.  De manera que desde que nacemos traemos esa tendencia natural de pecado. Claro está que, la justicia de Dios no permite que los niños que aun no son conscientes de su pecado, sean responsabilizados por dichos pecados. Eso sí, todos los que pecamos conscientemente  porque somos pecadores de nacimiento, somos responsables.

La realidad según el Salmo es que todos somos pecadores, y no hay ni un tan solo ser humano que no peque, y no hay ni un tan solo ser humano que busque hacer el bien.  Todos, absolutamente todos somos pecadores no porque pecamos sino porque somos pecadores.  ¿Quién transmite la naturaleza pecaminosa, Adán o Eva?    ¿Somos culpables por haber recibido la consecuencia de la naturaleza pecaminosa de Adán o por el pecado que cometemos desde que ya somos conscientes de que el pecado condena o que hacer todo lo que no agrada a Dios? ¿Todas las personas que nacen con incapacidad de discernir lo que es pecado o no, recibirán la misma pena, pues sea como nazcan, la naturaleza pecaminosa les ha sido imputada?   Estas preguntas  son para reflexionar.

Lo triste de esta realidad que nos declara este salmo es que al compararlo con Romanos 3:23, y 6:23; este pecado nos condena.  Ninguno por su propio esfuerzo o iniciativa busca hacer el bien o a Dios, pues por naturaleza solo va en busca del mal. La naturaleza pecaminosa, o como le llama Pablo, la carne, tiene aliados que en vez de ayudarle a hacer el bien o buscar a Dios, la incitan a seguir haciendo lo malo; es el diablo y el mundo como sistema de cosas.  Así que, para más de 4.5 mil millones de personas en el mundo que están muertos o esclavizados por el pecado, solo les espera el castigo eterno que es la paga del pecado.    Humanamente, no tienen escapatoria.

Gracias al bendito amor de Dios, para esa triste realidad, Dios ha provisto una salida, una oportunidad de librarse de ese doloroso y eterno final.    Dios envió a su Hijo Jesús, es la dadiva o el regalo de Dios para vida eterna.    Quiere decir que si una persona cree en Jesús como su Salvador personal, confiesa sus pecados y pide perdón a él; la Biblia dice que Dios lo perdona, y le ofrece vida eterna.   La Biblia dice que el que cree en Jesús tiene vida eterna y ya no vendrá a condenación, más ha pasado de muerte a vida.

Todos podemos escapar de esa realidad, de la condenación por el pecado, solo tenemos que entregar nuestra vida a Cristo por fe.    ¿Si tú no lo has hecho? Hazlo hoy, o si conoces a una persona que no ha creído a Jesús, ve y dile esto que has aprendido hoy?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s