Confía en Dios es lo mejor

Día 59
Salmo 49
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

En este tiempo, el mundo es cambiante, la sociedad es materialista, existen profunda desconfianza, pero muchos atractivos por lo que se debe tener mucho cuidado en quien confiamos.  Por ejemplo, se escucha de labios de las mujeres, “que todos los hombres son iguales” porque han sufrido experiencias desagradables, que no se puede confiar en ninguno de ellos.   Y tienen razón de que hay muchos hombres así, pero no son todos.   También se escucha las mismas palabras de algunos hombres. Según las estadísticas, la desconfianza es  por la infidelidad que en este tiempo es igual tanto en los hombres como en las mujeres.

Los atractivos e incentivos de este mundo son muchos e irresistibles. El sistema materialista, consumista tiene a su disposición a muchas personas que tienen el poder de impactar, usan artimañas  tan sutiles que muchos han caído al punto que confían más en las cosas materiales, en las personas que los motivan  y no en Dios.   Es fácil ser seducido por aquello que más necesito o deseo, tal es así que no importa lo que comprometa con tal de obtener lo que yo deseo.   Esa es la meta del enemigo quien se ha asociado con el mundo, con la carne para hacer creer a muchos que no necesitan confiar en Dios para llegar a tener todo lo que alguien puede desear.

Es la estrategia que Satanás uso con Eva, es la misma que uso con Acan, es lo mismo que está usando con muchos ahora, pues es lo que uso con Jesús.  Ofrece todo cuando no tiene nada, pero hace creer que puede dar todo.   Cuando quitamos la mirada de Dios y de las cosas de arriba y comenzamos a mirar con nuestros ojos humanos, los de la carne, somos presas fáciles del mal, y del sistema hipnotizador de este mundo material que nos aparta de Dios, al volvernos débiles espiritualmente, porque dejamos de confiar en él, y de permanecer  en la escuela de la fe.

En los vv. 5-7 el escritor resalta esta verdad, de que los que confían en los bienes, en las riquezas, en las cosas materiales, en las cosas de debajo de este mundo, no poseen ningún poder redentor.    Los que poseen riquezas  y muchos bienes materiales dejan de confiar en Dios y se auto engañan al creerse invencibles, e inmortales, capaces de poder hacer todo lo que se quiera en este mundo.  Sin embargo, todo esto material no tiene ningún poder salvador, es mas ni sanador.   No puede librar de la muerte física y menos de la espiritual.   NI la misma persona apoderada puede hacer algo por sí misma y mucho menos por su hermano, amigo o pariente.       En otras palabras, confiar en lo que yo tengo, hago y soy es  estar engañado, y si pongo mi confianza en el dinero, ene l hombre, en el poder, en este mundo, estoy engañado. Es mejor no tener mucho pero tener todo, es mejor tener a Cristo en el corazón, y confiar en el  para todo, en vez de tener todo creyendo que no necesito de Dios. Confía en Dios.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s