De la misericordia de Dios no te olvides

Día 89
Salmo 78
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Jamás he sabido y he leído acerca de otro pueblo más rebelde que Israel. Y jamás he sabido y he leído de alguien más paciente, amoroso, fiel y misericordioso como el Dios de Israel. Es que es sorprendente ver por un lado la actitud rebelde de los judíos a pesar de experimentar en carne propia la misericordia y el favor de Dios. Pero por otro lado, es definitivamente maravilloso ver el carácter misericordioso de Dios combinado con la paciencia y la fidelidad. Yo me quedo sorprendido y hasta sin palabras al leer en el Salmo 78 esta gran realidad y esta gran verdad.

Es una realidad incuestionable y fácil de demostrar, que los judíos han sido y seguirán siendo rebeldes. Después de una lectura cuidadosa de la historia de su peregrinaje desde la salida de Egipto hasta el momento de la distribución de la tierra prometida, se comprueba que el carácter y la naturaleza de este pueblo era el de ser rebeldes. Cuando se insiste en ser rebelde, la misma rebeldía no permite ver las cosas buenas que Dios nos da, las oportunidades que Dios no ofrece, y se es incapaz de obedecer voluntariamente. Israel, como nación, hasta la fecha continúa siendo rebelde ante la misericordia y amor de Dios. De esta realidad hablan los periódicos, hablan los turistas, la Biblia lo ha profetizado, y todo mundo lo sabe.

Es una verdad fácilmente demostrable de que Dios ha sido y sigue siendo misericordioso con este pueblo a pesar de su rebeldía. Esta verdad debe ser combinada con la fidelidad, lealtad de Dios por estar de por medio su Palabra, su promesa, y su carácter divino que no le permite fallar, ni dejar de cumplir. Dios prometido a Abraham, a Isaac, a Jacob y a José ser Su Dios, y bendecirlos y defenderlos de todo enemigo, y su promesa fue incondicional. Por consiguiente, de por medio esta un pacto que Dios ha hecho a este pueblo. De manera que, a mayor rebeldía, mayor es la gracia y la misericordia de Dios. No los puede desechar porque está en juego su palabra y su carácter.

Hay algo digno de enmarcar aquí. El pacto es con la nación, y no con un individuo. Es por ello que Dios no está atado de mano, ni obligado a mostrar su lealtad y misericordia ante la necia rebeldía de una persona, porque Dios tiene la libertad de castigarlo, y ponerlo en su lugar. Máxime si algunos de estos rebeldes ya son conocedores del amor y la misericordia de Dios, a ellos con mayor autoridad y libertad los puede castigar.

Lo lindo de todo este argumento y pensamiento surgido de todo este salmo es que es mayor la misericordia de Dios que la rebeldía de los judíos. Por consiguiente, de la misericordia de Dios no debemos olvidarnos, sino que cada día debemos dar gracias a Dios por esta. La razón de porque no debemos olvidarnos es porque la misericordia es ofrecida cuando alguien no merece nada, solo castigo, pero Dios en su soberanía decide amarnos, y acobijarnos en su misericordia aun cuando merecemos castigo.

Este día, Gerardo llego a la iglesia, mereciendo solo castigo, pero rogó a Dios por misericordia, y Dios extendió los brazos de amor hacia Gerardo y lo perdonó y lo acobijó con su gracia, amor y misericordia. Gerardo quien solo merecía la muerte, pero Dios ese día le dio vida eterna. ¿No es eso mismo lo que Dios ha mostrado por ti? La Biblia dice que tu y yo solo mereceríamos la muerte por nuestro pecado, pero Dios le plació mostrar su amor y misericordia y nos dio vida en el momento que decidimos creer en Jesús. ¿Es justo que tú te olvides de la misericordia de Dios un día, dos días, o más días? Comprométete dar gracias a Dios todos los días por la salvación que él te ha dado por pura misericordia. De esta misericordia no te olvides por nada.

Anuncios

Casi pero aun no es el fin

Dr. Luis Gómez Chávez

A Jesús le preguntaron los discípulos sobre cuándo sería el fin y que señales vendrán antes de que Jesús establezca su reino.  Ya pasaron casi 2000 años y aun no ha llegado el fin, pero ya casi llega, pues hay muchas señales que indican que pronto vendrá Cristo por su Iglesia y a juzgar a las naciones que no quieren creer en él, incluyendo a los judíos.   Y en verdad, si usted ve a su alrededor, si se detiene a escuchar las noticias en la televisión o a leer en los periódicos, se dará cuenta que la sociedad en que vivimos es materialista, posmodernista, incrédula, violenta, inmoral, desvalorada, y muy alejada de Dios.

La Biblia dice en varios pasajes que en los postreros días, refiriéndose a los últimos días de la humanidad sobre la tierra, antes de que Jesús venga a llevar a su Iglesia, y de inicio a la Tribulación, veremos muchas señales.    Sin embargo, con todo y eso, aun no es el final.   ¿Cómo interpretar esa frase que Jesús dijo en Mateo 24, que aun cuando se estaban dando muchas señales, aun no es el fin?   Nuevamente les recuerdo que desde que Jesús dijo estas palabras hasta el día de hoy ya pasaron unos 2000 años.  Por otro lado, cuando lo dijo, es como una introducción al desarrollo del periodo de la tribulación. Significa que cuando comience la Tribulación, antes Jesús arrebatara su iglesia llevándola al cielo.

La pregunta crucial es, ¿Qué de las señales que estamos viendo en los últimos años, especialmente en lo que llevamos del siglo 21?   Por ejemplo, las guerras se escucha que se dan no solo en muchos países del mundo sino al mismo tiempo.    Y que me dice de los fenómenos naturales a nivel mundial que se están dando y que jamás se habían visto.     Las escalas de violencia, insensibilidad que se ha incrementado a nivel mundial.   La erosión de los valores eternos, espirituales,  naturales, y bíblicos está llegando a los niveles más bajos de todos los tiempos. El enfriamiento de la Iglesia, y el surgimiento de movimientos falsos y el avance de la apostasía.    Sin  embargo, con todo lo que sucede, aun no es el fin.

Antes que comience el periodo final de la historia de la humanidad, la Iglesia debe ser arrebatada y llevada a las nubes donde durante siete años se celebrará el tribunal de Cristo y las bodas del Cordero. Pero también, simultáneamente, en la tierra se desarrollara la Tribulación por 7 años donde Dios juzgara a las naciones, tratara con los judíos, y ofrecerá oportunidad a todos a creer en Jesús.   Al final de los 7 años, desde las nubes Cristo con su Iglesia vendrá a la tierra y castigará a las naciones que se han unido al Anticristo.   Una vez es enviado a Satanás a la prisión de 1000 años, Jesús, el Mesías establece el reino sobre la tierra.

Así que, aunque muchas señales vemos que pronostican que pronto viene Cristo por su Iglesia, aun no es el tiempo, aun no es el fin.  Por esto y por mucho más, nos corresponde seguir cumpliendo la tarea de predicar el evangelio a tiempo y fuera de tiempo.    El reto mayor es que como Iglesia y como miembros vivamos en santidad, fidelidad y obediencia.  Vivamos como que si fuera el ultimo día de nuestra vida o como si aun falta muchos años de vivir sobre la tierra.

Dudar de Dios ni pensarlo es bueno

Día 88
Salmo 77
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Este Salmo nos hace pensar acerca de algo que  todo ser humano puede experimentar, y es la duda o la desconfianza acerca de Dios más cuando se está en circunstancias desesperantes y que no se tiene respuesta de parte de Dios.   Nosotros los seres humanos por naturaleza nos impacientamos con facilidad cuando las cosas no nos salen como nos lo hemos proyectado, o cuando sentimos que Dios no nos escucha, o cuando nos suceden cosas que aparentemente parecen injustas.   Es entonces cuando nuestra mente entra en una dimensión donde es dominada o manipulada por la duda, desconfianza, y hasta incredulidad.  Comenzamos a decir, ¿dónde está Dios?  ¿Por qué no me escucha y viene en mi ayuda?

Le ruego a usted que lea con mucho cuidado los primeros nueve versículos.  ¿Puede sentir usted esta sensación en el escritor de este Salmo?    Pues hay mucho clamor a Dios, hay búsqueda de Dios, alabanza a Dios de día y de noche.  Lego un punto en que rehusaba consuelo, se acordaba de Dios y se conmovía, se quejaba y desmayaba.  Y observe las preguntas de los vv.7-9, y por favor, reflexione en ellas, luego dígame, ¿Qué sensación cree que tiene el escritor de este salmo?   ¿No cree que esta desconfiando de Dios, dudando y su fe esta cavilando?     Él mismo lo reconoce de inmediato en el v. 10, donde dice, Enfermedad mía es esta.  Traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo, (v11) Me acordaré  de las obras de Jehová, (v.12) Meditaré en todas sus obras, (v.13) Oh Dios, santo es tu camino.

Desde el v. 10 hasta el final, podemos observar dos cosas en el salmista que no lo hace solo por él, sino que tipifica el comportamiento natural de todos nosotros.  Tipifica que cuando tenemos todos hasta nos olvidamos de Dios, porque sentimos que no lo necesitamos.  Pero también representa que cuando nos falta todo y Dios con propósito sabio, no nos da lo que le pedimos y en el tiempo que lo queremos; comenzamos a dudar de Dios, a desconfiar y/o hasta dejar de creer en él.   Sin embargo, el salmista nos enseña dos cosas importantes, reconoce el error (pecado) que estaba cometiendo al decir, esta es mi enfermedad, pues Dios es santo en todo su camino, él nunca obra así, pensar así no es bueno, porque pensar así es pecado.

Si de pronto ha llegado a tu mente este tipo de pensamiento, y has llegado aún a enrojarte con Dios por las condiciones en que estás viviendo o lo que te está pasando, déjame decirte lo siguiente. Muchas veces, vivimos o tenemos por nuestra propia causa, o sea, nosotros somos los responsables.  Por consiguiente, no podemos ni culpar a los demás, aun ni al diablo, y mucho menos a Dios.   Todo lo que sembramos eso mismo cosechamos.   En otros casos, somos víctimas de otros, quienes son los responsables de las condiciones de vida a las que hemos llegado.  En este caso, somos inocentes, pero nos toco estar en el lugar menos indicado y a la hora no apropiada y con las personas menos aconsejadas.   Y como resultado, nos toca vivir situaciones difíciles, por las cuales, cuando no recibimos la ayuda de Dios o la respuesta a nuestro clamor, comenzamos a dudar de Dios, y a quejarnos de todo, hasta en algunos casos a dejar de creer en Dios cuando él no es el responsable de lo que nos pasa sino aquellos que por influencia del pecado, la maldad, y el dominio del diablo hacen lo que hace.

En fin, sea quien sea el causante de nuestras calamidades, lo más sabio no es enojarte con Dios, porque de él nunca vienen las cosas malas (Stgo. 1), pues todo lo malo que nos viene o es por nuestra propia concupiscencia o por la de los demás.    Y en vez de dudar, desconfiar, y dejar de creer en Dios por lo que nos pasa, cosa que ni se debe pensar, es mejor reconocer la soberanía, la misericordia, el poder, el amor, y la grandeza de Dios quien nunca nos deja si somos sus hijos.  Eso sí, cuando andamos en desobediencia siendo sus hijos él permite que vengas las dificultades para que aprendamos a obedecer.  Es más, si cuando andamos en obediencia nos vienen inclemencias y calamidades y hasta sufrimos injustamente; no olvidemos que Dios nunca nos dejará, y en medio de esa paradoja, hay algo que nos quiere enseñar, y que él desea que seamos mejores.

Así que, el dudar de Dios, ni pensarlo es bueno, mejor es alabarlo no importa la dificultad o circunstancia en que estemos.

Presencia de Dios

Día 87
Salmo 76
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Mientras el pueblo de Israel estaba en el desierto, la presencia de Dios estuvo con ellos todos los días y todas las noches.  Por las noches en una llama de fuego que les iluminaba, y por las noches en una nube que les protegía del fuerte sol.  La palabra que se usa para nube es shequina significa ‘presencia de Dios”.   Más tarde, cuando se construyo el tabernáculo móvil y luego el templo, se enseñó que solo en el templo estaba la presencia de Dios.  Por consiguiente, quien deseaba estar cerca de Dios, y experimentar la presencia de Dios, debían asistir al templo o al tabernáculo.  En el Nuevo Testamento, Dios mora en cada corazón de todo aquel que cree en Jesús.

La presencia de Dios está en cada cristiano.   Lo anterior es maravilloso, pero es delicado porque hay dos aspectos que ahí están implicados.  Primero, basados en el Salmo 15, estar en la presencia de Dios requiere una vida de santidad.  Y para estar en santidad es necesario reconocer los pecados, confesarlos, pedir perdón y luego acercarse al trono de Dios.   Fue la experiencia de Isaías, quien al verse frente a Dios, su pecaminocidad salió a luz, y reconoció que no podía estar en su presencia, pero Dios lo purificó.  Todo el que es consciente de la santidad de Dios, y de su grandeza, se autoevaluará e intentará presentarse delante de Dios en transparencia.  Hacer esto requiere humildad, y ser conscientes.

Según los v.7  estar en la presencia de Dios no solo se requiere santidad porque Dios es santo, sino que por causa del pecado, Dios se enoja y puede castigar a quienes están en pecado declarado en contra de la santidad de Dios.    El versículo es una pregunta retórica, ¿Quién podrá estar en pie delante de Dios cuando se enciende su ira?   Ninguna puede mantenerse en pie cuando Dios decide extender su mano para hacer justicia.    Dios no acepta el pecado, y todos los que están en contra de él, porque no creen en él, se están exponiendo al castigo de Dios.    Cuando el pecado crece como dice Génesis 6, que la maldad llego hasta el cielo, usando una hipérbole, para decir que ya era exagerado, entonces la ira de Dios se enciende, una ira santa, y decide hacer justicia.    Eso mismo paso en el tiempo de Noé al enviar el diluvio, eso mismo paso en Sodoma y Gomorra al enviar juego por la mucha maldad.

La conclusión es la siguiente.    Estar en la presencia misma de Dios es la experiencia más maravillosa que ser humano pueda tener.   Quienes ya somos hijos de Dios, todo el tiempo Dios está presente con nosotros porque él vive en cada uno de sus hijos.  Él se agrada cuando vivimos en santidad, cuando nos comportamos de acuerdo a su Palabra, sometidos al Espíritu, saturados del amor de Cristo, y comprometido con la misión divina.  Dios se desagrada cuando no le obedecemos y hacemos todo aquello que va en contra de la vida santa y cuando pasa eso, nos exponemos a que Dios nos llame la atención.  Dura cosa es caer en manos del Dios vivo. Así que, usted decide como presentarse delante de Dios.

Dios siempre esta cerca

Día 86
Salmo 75
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Hay dos palabras que se usan para describir a Dios: inmanente y trascendente.   Pueden ser consideradas como atributos.    Las dos se necesitan ser bien comprendidas, creídas y aplicadas.  Cuando nos referimos a Dios como trascendente queremos decir que Dios está tan lejano que no puede ser alcanzado por el ser humano, por el diablo mismo, por el pecado, ni por nada.   Dios es tan grande, poderoso y santo que es inalcanzable por mal.  Viendo a Dios de esta manera, nosotros los humanos estamos perdidos, porque como puede él escucharnos o venir en nuestra ayuda estando tan lejos.

Los expertos dicen que la distancia que hay entre la tierra y la luna es de 384, 403 kilómetros y entre la tierra y el sol es de 150 millones de kilómetros.    Y la Biblia dice que la habitación de Dios es en el tercer cielo, mucho más allá del sol.  “El primer cielo” Apocalipsis 21:1 lo identifica como el cielo visible de este mundo material que habitamos. El segundo cielo es el lugar de las galaxias, se compone de la atmósfera que cubre el planeta Tierra, la luna, el sol, la Vía Galáctica.  “El tercer cielo” parece ser lo mismo que el “paraíso”, el del Hades. “Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años… fue arrebatado hasta el tercer cielo “, dice Pablo en 2 Corintios 12:2, refiriéndose a sí mismo, sin divulgar enseguida lo que viera o escuchara allí.  La verdad es que Dios tendría que estar en el lugar más lejano, o más alto, de modo que es inalcanzable.  Sin embargo, Pablo no dice que vio a Dios ni estuvo en la misma presencia de Dios.  En fin, la trascendencia de Dios significa una lejanía tal que nadie jamás en la vida puede llegar.

Sin embargo, la otra cualidad de Dios es que él  está cercano a nosotros en todo momento.  Es tan cercano que uno lo puede sentir, porque vive dentro de todo el que cree en Jesús.   Aparte de esto, y no es panteísmo que cree que todo es Dios, sino que es la omnipresencia de Dios que tiene el poder de estar en todo lugar al mismo tiempo.  En esto consiste el hecho de que él es Dios, tiene el poder de la omnipresencia, por eso es Dios.    En cualquiera que sea tu circunstancia, puedes contar con la ayuda, la misericordia, y la atención del Dios trascendente y cercano.   Estas dos virtudes divinas nos dan la seguridad de que Dios siempre está cerca de nosotros.

El salmista expresa y declara esta verdad en el v. 1 “Cercano esta tu nombre”.    Hay otros textos en los salmos donde dice “cercano esta los que le temen y  los defiende”.  Me encanta saber esto, que nuestro Dios tiene ese poder de estar cerca para ayudarnos, y estar con uno en el momento justo, y poseer todo lo necesario para resolver toda clase de situación en que estemos. Claro está, es necesario que uno le diga a Dios su necesidad, pues aunque Dios lo sabe todo, es necesario que uno busque el rostro de Dios y le exprese en humildad, respeto y adoración para contarle su necesidad.  Vamos, no olvide, Dios está cerca de usted, esta con usted, y está dentro de usted, ahí cerquita, dígale lo que usted necesita.

Lo que Dios usa para nuestro crecimiento

Día 85
Salmo 74
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

El día de ayer, en la reunión de casados, un hermano me hizo la siguiente pregunta: ¿Qué hará Dios para resolver el problema en Asiria donde muere muchas personas inocentes, será que Dios usara al ejército para terminar con todo esto?    En ese momento, respondí que aun en esa circunstancia de ese país, Dios tiene siervos, y está salvando a los que habrán de ser hijos suyos.   Alguien más agregó, hermano, esto es parte de los últimos tiempos del cual la Biblia habla.  Sin embargo, al leer este salmo, puedo concluir que Dios usa el recurso de las guerras, las aflicciones, las dificultades para que nosotros nos acerquemos a Dios y muchos vienen a los pies de Dios.

Aunado a lo anterior, un pastor Salvadoreño me dio una respuesta similar a mi pensamiento. Yo le pregunte sobre la situación en El Salvador y de la iglesia. Con mucha seguridad, él me dijo, que Dios está usando esta crisis nacional de tanta violencia para que muchos estén llegando a los pies del Señor. Es por ello que cuando uno lee el salmo 74:9-11 bajo esta perspectiva, uno  puede concluir de igual manera.  Dios usa varios recursos para atraernos a sus pies, enfermedades, dificultades, guerras, problemas, conflictos y circunstancias adversas que nos ponen contra la espada  y la pared. Cuando nos encontramos en medio de alguna de estas situaciones es que Dios comienza a trabajar y muchas personas terminas por reconocer que necesitan de Dios y que la única salida u oportunidad esta en Dios.

Dios nos ha dejado algunos recursos para que crezcamos espiritualmente.  La Palabra, el Espíritu Santo, la Iglesia, la oración, los dones espirituales, y los retos o problemas.   En este caso, cuando David le dice a Dios que lo libre de los enemigos, él debe aprender que Dios permite muchas veces que lleguen estas cosas para que aprendamos a reconocer que necesitamos de Dios.  Es por ello que Pablo nos dice que debemos dar gracias a Dios por todo, en todo tiempo, sean cosas difíciles o no, pues todas las cosas nos ayudan a bien. Dios usa todo para nuestro bienestar, seguridad, felicidad y crecimiento.

Si en este momento está en una situación difícil, busque lo que Dios desea enseñar, y acérquese más a él, pues eso le ayudara a que la prueba sea más liviana.

Tu destino, mi destino.

Día 84
Salmo 73b
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez.

Una de las cosas que me llamó la atención que es mencionado en estos salmos es sobre el destino para los que no han creído en Jesús como su Salvador. Que el salmista Asaf llama a esto el fin de los impíos, el cual puede ser comparado con el final de los justos. Hay una tremenda diferencia entre los dos lugares, es una diferencia abismal.

En una tarde, en la reflexión con los jóvenes de nuestra iglesia, nos detuvimos a analizar tres textos de la Biblia. Hechos 20:27, 1 Co. 9:16 y 2 Ti. 4:1-2 de donde mencionamos tres razones por las cuales debemos evangelizar. Una es porque es nuestra obligación, la otra porque hay satisfacción al hacerlo, y la ultima por Dios nos está ordenando hacerlo. Pensábamos sobre cuál es el destino de muchos que conocemos y muchas de las personas que nos rodean, que nosotros tenemos la gran oportunidad y el gran privilegio de cambiar el destino de ellas.

Si, Dios nos ha dado el privilegio, y es la gran oportunidad de hacer algo por nuestros familiares, por nuestros amigos, por nuestros compañeros, y por nuestros vecinos de anunciarles las buenas nuevas que puede cambiar y revertir la realidad de sus destinos. Yo muy poco había pensado con detenimiento en esto, somos portadores de las buenas noticias que pueden cambiar la realidad de la vida con tan solo darles a conocer este bello mensaje de salvación.

Mi querido hermano, compañero de lectura de la Palabra, el escritor Asaf, en el salmo 73 nos habla del destino de los malos. Malos acá, no es que son malos por ser asesinos, sino por no obedecer a Dios, por no creer en Dios, y por rechazar el mensaje de salvación los convierte en impíos. El mismo salmista exhorta a volverse a Dios para cambiar el destino y tener el reverso del destino. Cambiar la escena del infierno en una hermosa visión de la cruz.

Ora conmigo en este momento por una persona que tu sabes que necesita creer en Jesús. Yo lo hare ahora mismo. Ya ore por diez personas que están asistiendo a la iglesia que aun no han aceptado a Cristo, agregué uno más. Qué te parece, con la oración, muchas cosas pueden comenzar a suceder. No te detengas, sigue orando, para que la escena y el destino para las personas por las que has orado cambie.
Recuerda, el destino para tu familiar, tu amigo, tu vecino y tu compañero de trabajo si aun no tiene a Cristo en su corazón, la Biblia dice que es un destino de sufrimiento, dolor y angustia eterna. Sin embargo, Dios te quiere usar a ti para que seas el instrumento para que alguno de ellos llegue al destino de la vida eterna, de gloria, alegría, paz y felicidad.

Por si en caso, tú que lees esta corta reflexión aun no estás seguro de tener a Cristo en tu corazón, ora en esta hora a Dios y pídele a Jesús que te perdone y dile que lo deseas recibir por fe en tu corazón como Salvador personal. Si lo hiciste, mándame un mensaje a mi correo electrónico o a este blog personal. Mi destino por la gracia de Dios es estar con Cristo para siempre, y tú destino puede ser el mismo si tú crees en Jesús.