Su grandeza me hace alabar

Día 58
Salmo 48
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

 

Seguramente ha cantado o ha escuchado el himno, “Cuan grande es él”.  Pero también, ya ha escuchado el salmo 91, salmo 113, 127, 100, y muchísimos más salmos hablan de la grandeza de Dios.   Al leer toda la Biblia, toda habla de Dios, de cómo es él, pero el salmo 136, describe mucho de lo que él ha hecho por lo cual debe ser llamado Dios grande y poderoso.  Y saber esto, de que el Dios grande y poderoso es nuestro Dios, es nuestro Padre y nosotros sus hijos, que somos su pueblo y que ha prometido cuidarnos, protegernos, amarnos, guiarnos y bendecirnos; debe llevarnos a tener una vida de constante alabanza.

Su grandeza como dice el salmo 48, Grande es Jehová y digno de ser en gran manera alabado (v.1). Grande es Jehová, y su grandeza es lo que lo hace merecedor de nuestra alabanza, nuestro reconocimiento, y nuestro canto.  Cuando los hijos de Core escriben este salmo es porque son testigos de las obras que Dios ha hecho, y saben perfectamente quien es Dios y cuán grande es él.   Si ubicamos el texto en su trasfondo histórico, estamos hablando del tiempo del rey David, por los años 900 antes de Cristo.

¿Qué hizo Dios durante ese tiempo?  No olvide que su mayor compromiso era preservar la línea de donde nacería Jesucristo, y cumplir las promesas hechas a los patriarcas, Abraham, Isaac, Jacob y a los hijos de Israel, que siempre tendría a alguien en el trono, y principalmente de la línea de David, de donde nacería el rey eterno, Jesús.   Para lograr eso, Dios estuvo en control de la historia, y resguardando a su pueblo ante todas las naciones enemigas que buscaban destruir a Israel, como lo es en este tiempo.    Desde esa fecha hasta nuestro tiempo, Dios cumple su promesa, de cuidar, resguardar y proteger a su pueblo.

Ahora, Dios tiene a un pueblo comprado con la sangre de Su Hijo Jesucristo, somos nosotros su Iglesia, dio su vida para salvarnos, es digno de ser reconocido, alabado, y honrado por todos nosotros, y todos los días.  Jesús es Dios y es digno de ser honrado, porque él es grande.     Solo piense por un momento, ¿qué de lo que usted hace, es y tiene es producto de su esfuerza y sin intervención de Dios?  Nuestra existencia, nuestra respiración, nuestra fuerza, nuestro cuerpo, nuestro trabajo, nuestra familia, todo lo que somos, tenemos y hacemos es porque Dios es grande y nos lo permite, y nos da la fuerza, la vida, la salud, las habilidades, etc.  ¿No es digno Dios de ser alabado por todo eso y mucho más?   Entonces, a alabar a Dios se ha dicho…  Su grandeza, piense mucho más en su grandeza, porque esa me hace alabarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s