Da no el que tiene sino el que quier

Día 49
Salmo 41
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

¿Había escuchado esta  frase de que da no  el que tiene sino el que quiere?    Es una gran verdad, porque generalmente el que tiene nunca está conforme o satisfecho con lo que ya tiene porque siempre quiere más.  Mientras que el que no tiene, de lo poquito que tiene generalmente da aun al que tiene no solo al que no tiene nada.   Si todos los humanos tuviéramos el corazón generoso de un pobre, la pobreza en este mundo sería mucho menos.  Sin embargo, la realidad mundial revela que hay mucha pobreza y no por culpa de Dios, sino por culpa de nosotros los humanos.

Jesús mismo dijo que a los pobres siempre los tendremos.    Hay por lo menos 3 clases de pobres en el mundo. Los que nacen en una familia que ya es pobre, y por no tener alternativas se quedan en esa condición de pobreza.  Hay pobres por causa de los ricos que se aprovechan de estas personas y los condenan a seguir siendo pobres.   Luego están los pobres que a pesar de que vienen de familias con posibilidades económicas, deciden vivir como pobres.   En este grupo hay personas de toda clase social, que por vicios, enfermedad, haraganería, negligencia, o alguna otra causa viven como pobres.   Pero en fin, los pobres siempre los tendremos porque siempre habrá ricos.

Lea nuevamente el salmo 41 en los primeros versículos y ponga atención a lo que Dios dice sobre los pobres.   Dichoso tres veces es la persona que piensa en los pobres, porque por esa acción generosa Dios promete ayudarlo cuando esté pasando pruebas.  Lea los v. 2-3 y esa es la manera como Dios compensara a quien es generoso con el que tiene menos posibilidades.  No olvide, no da el que tiene sino el que quiere.   Dios guardara y le dará mas vida, lo protegerá de los enemigos, le proveerá y evitara que llegue enfermedades.  Aquí no está hablando que quien piensa en el pobre es el que tiene, el rico, el posesionado, sino todo el que piense en los pobres, que no solo tenga lastima, sino compasión y misericordia.  No solo ore por ellos, sino que provea para sus necesidades.

¿Qué tal es usted, generoso, mezquino, indiferente o compasivo?  ¿Le encanta a usted ayudar al necesitado sea este conocido o no, familiar o no, o de la iglesia o no, amigo o no?    Dios nos reta hoy a que pensemos en los pobres no solo del mundo lejano, sino de los que están muy cerca de usted.  No de lo que le sobra, lo que no le gusta, lo que ya no quiere, lo que ya no le queda.   De de lo mejor, de lo que más le gusta, de con amor, generosidad, abundancia, y sin mirar a quien.   ¿Hay alguien cerca en quien pueda no solo pensar sino ayudar? Hágalo, y Dios promete bendecirle.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s