Cuando la culpa domina

Día 46
Salmo 38
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez
Es probable que más de alguna vez se haya sentido culpable por algo que hizo o por algo que no hizo. Sentir la sensación de culpa no es nada agradable y estar en un estado de culpabilidad es agonizante. Los consejeros han declarado que el sentimiento de culpabilidad es una de las causas que conducen a la depresión. Por consiguiente, sentirse culpable de algo o por algo que hizo o no hizo lleva a las personas a experimentar otros efectos. Puede que tu falta es vieja pero la culpa no te deja.

Por ejemplo, cuando se comete un pecado con el cual ofendió a Dios, mintió a su cónyuge o a sus padres, trae problemas al hogar. El sentimiento de culpa comienza su trabajo: el sueño se va, se pierde la confianza, la conversación se termina, ya no hay sonrisas en la sala, cada uno se encierra en su cuarto, y el silencio reina en el hogar. En la medida que se guarda en silencio la confesión de la falta cometida, la culpabilidad sigue permeando ya no solo en los niveles externos sino en los internos de la persona misma.

El Dr. Collins dice: Cuando alguien siente que ha fracasado o que ha hecho algo malo, surge el sentimiento de culpabilidad al cual se agrega la auto condenación, la desesperanza y otros síntomas de depresión. Así que, sentirse culpable por algo que hizo o por algo que no hizo, es más, por algo que no lo hizo bien, es lo que duele, castiga, señala, cuestiona, aprieta y presiona como una espada punta aguda. Es muy delicado, y peligroso estar dominado por este sentimiento de culpabilidad porque a cada momento viene a la mente con señalamiento y amenazas de castigo.

El rey David describe el sentimiento de culpa de una manera tal, que cualquiera se identifica con él para sentir lástima y compasión. Es suficiente con leer el salmo 38:1-9 las palabras que usa para describir lo que siente, palabras que encierran un significado fuerte. David sabe que Dios está muy enojado por su pecado; así que, le ruega que no lo reprenda ni lo castigue en ese enojo (v.1). En el v.3 revela cómo se siente, “nada hay sano en mi carne, ni hay paz en mis huesos” “mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza, como carga pesada se han agravado sobre mi” “Hieden y supuran mis llagas” “Estoy encorvado, estoy humillado, ando enlutado todo el día” “mis lomos están llenos de ardor, y no hay nada sano en mi carne” “Estoy debilitado y molido” “Gimo a causa de la conmoción de mi corazón”.

David estaba muriendo en vida, la culpa por su pecado lo estaba matando. Durante casi un año estuvo lidiando con esta culpabilidad que cada día se volvía más fuerte e insoportable. Con todo, la naturaleza pecaminosa, la necedad, la auto suficiencia, la búsqueda de justificación, la soberbia, el creerse que todo lo sabía y podía lo había llevado a resistirse con tal de no reconocer su error, falla, pecado y fracaso. Tomar una actitud de resistencia, soberbia, y rebeldía a pesar de sufrir las inclemencias y la presión de la culpabilidad es la estrategia del diablo para evitar que la victima doblegue su ego al humillarse delante de Dios.

Con Dios no se puede jugar, de él no se puede esconder, Dios todo lo ve, todo lo sabe y todo lo puede, y el hombre no es nadie para que se atreva a burlarse de él. Así que, llego el momento que la culpabilidad que siente David fue mayor que su misma resistencia y rebeldía, y Dios lo obligó a reconocer públicamente su pecado. Dios envió al profeta Natan quien por medio de una parábola declaro su culpabilidad y el castigo al cual se exponía. Es en este momento en que Dios quiebra la resistencia, la rebeldía, y la soberbia de David, y este se humilla, confiesa, reconoce su culpabilidad, ruega clemencia y pide perdón a Dios, y en el momento de recibir el perdón de Dios, el sentimiento de culpabilidad que ejercía el control desaparece.

El salmo 38:9 dice David: “Señor, delante de ti están todos mis deseos. Y mi suspiro no te es oculto”. Desde este versículo hasta el final reconoce que había sido sordo y mudo, sordo al no escuchar la cantidad de veces en que Dios lo había llamado al arrepentimiento y mudo al no decir con su boca lo malo que había hecho. El v.18 dice: “Por tanto, confesare mi maldad Y me contristare por mi pecado”. El v.22 “Apresúrate a ayudarme, Oh Señor, mi salvación”.

¿Por qué esperar el momento último, a veces ya demasiado tarde para experimentar la paz del perdón, la libertad de la confesión, la tranquilidad del amor, y la confianza por la honestidad, y la alegría de la liberación? ¿Por qué vivir atormentados todos los días y todas las noches guardando algo que solo nos hará sufrir, y dando espacio para que la culpabilidad nos aniquile lentamente cuando Dios nos ha dejado una puerta amplia para ser liberados?

Yo no sé si tu guardas en tu corazón algo malo que estás haciendo o que has hecho, pero que por temor, miedo, o cobardía no te has atrevido a reconocerlo delante de Dios o si fuere necesario confesarlo ante las personas que has dañado. Si no lo haces, tarde o temprano te pasara la factura, los efectos serán mayores, las consecuencias serán más dolorosas, y estas apresurando el castigo de Dios. Además, el sentimiento de culpabilidad no te dejara tranquilo, este que consumirá hasta los huesos, porque el sentimiento de culpa es la primera consecuencia en vida de tu propio fracaso, el cual si no buscas a Dios, y te liberas de este, te hará la vida imposible.

 

No dejes que la culpa de controle y no te deje dormir o gozar de la vida, permite que la paz y la dulzura del perdón sean tus aliados por la noche y tu sostén del día. Si algo te presiona parecido a un sentimiento del culpa por algo que hiciste hace muchos años atrás o ayer o no hiciste, busca a Dios, pídele perdón, y dormirás mejor esta noche. Cree a Dios, su Palabra, él te asegura la paz y el perdón y serás liberado de e ese sentimiento de culpa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s