Dos finales para el hombre (Parte I)

Día 44
Salmo 37
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

En un juego de football   se espera uno de dos resultados, ganar o perder.   En el caso de una fuerte enfermedad, puede pasar dos cosas, morir o vivir. Cuando una persona desaparece, uno puede pensar en dos finales, que sea encontrado o nunca más volverlo a ver.  Conozco a una familia que un hijo desapareció hace muchos años, y aun cuando nunca tuvieron noticias siempre mantenían la esperanza de que este apareciera.   Durante la guerra en El Salvador, en el pueblo donde yo crecí, de pronto, dos señores muy conocidos desaparecieron.   Las historias acerca de ellos fueron varias, una que la guerrilla se los llevó, otra que el ejército, pero en fin, estos señores, jamás los volvimos a ver y la familia solo tuvo que resignarse.

Sin embargo, hay finales diferentes y alegres.    Todo mundo desea tener esos finales felices y alegres.   Hace unos años, mientras pastoreábamos una iglesia en una ciudad  de Texas, 8 días después de que presente delante de Dios a una hermosa bebe, una mala mujer la secuestro en los parqueos de Wal-Mart.   Desde las 4 de la tarde de ese día, todo mundo se movilizo por todos lados para buscar a la bebe sin poderla encontrar.    Por la noche, la iglesia americana y la hispana nos unimos a orar con clamor, desesperación y un gran anhelo de que Dios interviniera. Recuerdo que fue una noche lluviosa, con truenos y relámpagos, como diciendo  Dios, aquí estoy, solo esperen, confíen, deléitense en mi.  Guarden silencio (v.3-7ª).  El día siguiente, a las 2 pm la bebe fue encontrada en manos de la secuestradora, ex presidiaria que estaba a punto de cruzar la frontera de Texaskansas, y a las 5 pm en un helicóptero fue llevada con su madre. UN final muy feliz.

El Salmo 37 presenta dos diferentes finales para dos clases de personas, un final para el que cree en Dios y un final para el que no cree en Dios.     Deseo que se una a mí para observar todo lo que Dios dice acerca del final de quien  cree en Dios.   Me refiero la persona que cree en Jesús como su Salvador, es la persona que cree en la palabra, promesas y la existencia del Dios todopoderoso.  Claro, la primera cosa que Dios nos dice es que confiemos en él (v.3-7ª), no importa lo que estemos pasando, por muy difícil que sea, confiemos en que él soberanamente toma decisiones a favor de sus hijos.  Siempre tiene una razón, un propósito, y una enseñanza que dejarnos con lo que nos pasa.

Si llegamos a tener pleno contentamiento en Dios y dejamos que él actúe en la dimensión de su soberanía, él nos asegura un buen final basado en su voluntad, en lo que contribuye al desarrollo del plan que tiene para cada uno. Si usted lee cada versículo, el salmista está utilizando un estilo de paralelismos antónimos, donde la segunda parte es diferente a la primera o es lo opuesto.   El final para quien teme o confía en Dios, será bueno: (v.9) heredaran la tierra, (v.10) se recrearan de paz, (v.17,24) Dios los sostiene, (v.19) serán saciados por Dios, (v.21,26) tiene la misericordia de Dios, (v.28) no son desamparados, (v.29) vivirán para siempre.  Es el versículo 37 que resume todo, “hay un final dichosos para el hombre de paz”, que es el que cree, confía, teme y espera en Jehová.  Finalmente el v. 40 asegura que Dios salvara a sus hijos de los malos, por cuanto en él esperan.  Si tú confías verdaderamente en Jehová, cualquiera que sea tu final, ese final será dichoso, será el mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s