Solo atrévete a vivir como santo

Dr. Luis Gómez Chávez

La Iglesia Católica cuenta con los 7.000 santos que aparecen reflejados en la última edición del Martirologio Romano, presentada en 2005.[1]    La Iglesia Católica esta doblemente  equivocada. Primero porque los 7, 000 santos que dice tener no son santos, a menos que antes de morir hayan aceptado a Cristo en su corazón reconociéndolo como el único que da salvación.  Por otro lado, la cantidad de santos es incontable, porque la Biblia dice que desde el momento que una persona recibe a Cristo en su corazón es apartado para Dios y por Dios.  En la actualidad, el número de los santos en Cristo que es la iglesia militante es de 1.5 mil millones, más todos los que ya murieron en Cristo.

Para ser santo no se necesita hacer milagros, tener una vida de mártir, vivir todo el tiempo en un monasterio, mantenerse separado del mundo, vivir como la Madre Teresa de Calcuta, tampoco pasar por el proceso que ha estipulado La Iglesia Católica, el proceso de canonización, que primero es un beato para luego ser declarado santo.  Además, ningún ser humano, sin importar la posición de autoridad terrenal que tenga, no tiene la autoridad ni el derecho para santificar a una persona o para declararlo santo.   El único camino y la única persona que puede declarar santo a alguien es Dios, por medio de creer en Jesús y recibirlo como Salvador personal.

Ahora bien, una cosa es ser declarado santo en el momento de recibir a Jesús en el corazón y otra cosa es vivir como un santo todos los días de la vida sobre la tierra.   Digo esto porque cuando Cristo venga por su  Iglesia o muramos antes que venga Cristo, en ese momento seremos santos por siempre.    Pero mientras  estemos  con vida en esta tierra experimentaremos una lucha espiritual entre los deseos de la carne y  el  poder del Espíritu.   De ante mano sabemos que el Espíritu es más poderoso que la carne y que el mismo Satanás.  Sin embargo, el Espíritu es un caballero, no nos manipula, no nos obliga a hacer algo a la fuerza. Al contrario nos deja en libertad para que nosotros mismo decidamos  a quien obedecer y a quién agradar, si a Dios o al diablo.

De manera que, el reto que tenemos es que nos atrevamos a ser santos cada día. Que nos esforcemos  por hacerle caso a Dios y no a la carne, separarnos de lo malo cada momento, decir no a las cosas que no agradan a Dios.   Tomar esas decisiones,  y evitar hacer las cosas que a la carne le gustan requiere carácter, determinación y obediencia al Espíritu.    Vivir como santos es todo un desafío, no es fácil, pero es lo mejor, y con este acto acarreamos para nuestras vidas abundantes beneficios.  Comience con poco, paso a paso, las grandes victorias se logran por medio de las pequeñas victorias….Sea santo cada hora, cada 3 horas, cada 6 horas, cada 12 horas, cada dia.

 

 

            [1] http://www.muyhistoria.es

Anuncios

La vindicación viene de Dios

Día 23
Salmo 18:36-50
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

La palabra vindicación es usada muy poco  en nuestro vocabulario común y diario, uno por su significado y otro por lo desconocido. El diccionario generalmente da el primer significado que es vengar.  Sin embargo, hay otros significados del verbo vindicar en su forma transitiva que pueden ser bien usados, según la ocasión. 1. Dañar a alguien como respuesta por un daño vindicar una ofensa.2. Defender por escrito a alguien injustamente agraviado Escribió una nota para vindicar a su hermano.3. Recuperar alguien lo que le pertenece Con la demanda vindicó sus bienes. 

¿Cuál es el mejor significado de los tres mencionados que podemos dar a Dios quien dice David que le esta vindicando?  No olvide que David está siendo perseguido por muchos enemigos que desean matarlo.  Por otro lado, debemos tomar en cuenta que David es el ungido rey, escogido por Dios, y con una promesa eterna, que de su descendencia vendría el rey.  Ahora vuelva a repasar los tres significados para ver cual se aplica más a la palabra vindicación.  La verdad es que las tres opciones están incompletas con lo que Dios hace a favor de David.  Vindicar es más que defender y aunque dañar a los que persiguen a su ungido era justo, recuperar el terreno perdido podría ser lo más apropiado.

Bueno, lo importante de todo esto es que David está reconociendo que la acción de vindicar en este salmo viene de Dios y no de los hombres. Por consiguiente no es un hecho injusto, malo, vengativo, ni nada parecido, sino que es algo que está de acuerdo a su plan.  David no podía morir sin antes dejar en el trono el que daría continuidad a su plan.  Por consiguiente, todos los que se oponen a David, están en contra de Dios.  Por favor, lea desde el v. 36 hasta el 48 y compruebe el acto de vindicación que Dios hace a David, dándole la victoria, dejándolo en libertad, permitiendo que su plan continúe sin estorbos.

Cuando alguien ha sido vindicado, puesto en posición de libertad, vuelto a un estado de confort después de haber sufrido injustamente, lo primero que brota de sus labios es gratitud.   Los vv. 49-50  David agradece a Dios por haberle vindicado, por haberle ayudado a recuperar su tranquilidad, su paz, su libertad, y su posición como ungido.   Esto lo llego a agradecer y a comprometerse delante de Dios a confesar, a decir, a proclamar la misericordia de Dios y reconocer que la victoria se la dio Dios.    ¿Ve usted el auto reconocimiento de lo que es él, por misericordia de Dios en el v. 50?

Mis amados, todos los triunfos que alcanzamos, ninguno de ellos es por nuestro propio esfuerzo, todos son alcanzados por la intervención de Dios. La Biblia dice que nada se mueve sin la voluntad de Dios. Jesús dice, separados de mi nada podréis hacer.    Y Pablo dice que todo lo que pasa  en nuestra vida tiene un final bueno porque es por el propósito de Dios.  Así que, no olvidemos que si sufrimos injustamente, si padecemos por el evangelio, si somos fieles aun en medio de la prueba, Dios nos vindicara, y esa es buena noticia.  Animo, porque aunque hay mucha nieve, cuando salga el sol, Dios la derretirá y esta será de bendición para otros.

Puedes contar con Dios hoy…

Día 22
Salmo 18:25-35
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Contar con la ayuda de alguien es de suma importancia. Si es alguien con más fuerza, habilidad, autoridad, poder y posibilidades no siempre es lo mejor, pues lo importante es tener a alguien. Sin embargo, al pensar en lo espiritual, contar con la ayuda de Dios es lo máximo, es lo más importante. Por ejemplo, para un niño, contar con la ayuda o la presencia de sus padres es lo más importante independientemente que estos sean fuerte o no, inteligentes o no, ricos o no, lo que importa es que sean sus padres. Para un boxeador, lo más importante es contar con el apoyo de su entrenador. Para un cristiano, saber que cuenta con el apoyo de su pastor es de gran importancia, pero más importante es saber que Dios está de su lado para ayudarlo.

En esta segunda parte del Salmo 18 hay 10 versículos de suma importancia. Por favor, léalos con mucha atención. 24 él ha visto la limpieza de mis manos, y por eso ha recompensado mi justicia. 25 Señor, tú eres fiel con el que es fiel, e intachable con el que es intachable. 26 Juegas limpio con quien juega limpio, pero al tramposo le ganas en astucia. 27 Tú salvas a los humildes, pero humillas a los soberbios. 28 Señor, mi Dios, tú mantienes mi lámpara encendida; ¡tú eres la luz de mis tinieblas! 29¡Con tu ayuda, mi Dios, puedo vencer ejércitos y derribar murallas! 30 El camino de Dios es perfecto; la palabra del Señor, acrisolada; Dios es el escudo de los que en él confían. 31¡Aparte del Señor, no hay otro Dios! ¡Aparte de nuestro Dios, no hay otra Roca! 32 Dios es quien me infunde fuerzas; Dios es quien endereza mi camino; 33 Dios es quien me aligera los pies y me hace correr como un venado; Dios es quien me afirma en las alturas; 34 Dios adiestra mis manos para el combate, y me da fuerzas para tensar el arco de bronce. 35 Tú me diste el escudo de tu salvación, me sostuviste con tu mano derecha, y con tu bondad me engrandeciste.

 

Después de leer estos versículos, puede ver aspectos positivos y negativos para los humanos, aunque desde la perspectiva de Dios todo es positivo. ¿Se considera usted limpio, fiel, intachable o tramposo? ¿Cree que puede contar con el apoyo y ayuda de Dios? Dios apoya y ayuda a los rectos, limpios, fieles e intachables. Y si usted es una de estas personas con estas cualidades, considérese tranquilo y confiado porque Dios está de su lado para defenderlo, apoyarlo, y ayudarlo.

 

Los versículos 31 al 35 está la parte central, porque contar con la ayuda de Dios es lo mejor, porque él es el mejor, él es lo mejor, y fuera de él no hay otro que nos pueda ayudar. Porque él es la Roca, da la fuerza. Es quien endereza nuestro camino, aligera mis pasos, afirma en las alturas., prepara las manos para la batalla, da seguridad por medio de la salvación, sostiene con su mano y su bondad engrandece al obediente.

 

Así que, muy importante es que tu y yo contemos con el apoyo de Dios. Esto requiere que confiamos en él de todo corazón y que nuestra fe está centrada no en otra cosa de este mundo, no en otro hombre sino solo en Dios. Le invito a que ponga su mirada y su fe solo en Dios.

Nunca es tarde para buscar a Jehová

Día 21
Salmo 18:1-24
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

La misericordia y la gracia de Dios es tan grande e inmensa que nunca es tarde para que una persona sea escuchada y perdonada por Dios.    Nunca es tarde del día o de la noche para tocar a la puerta de la presencia misma de Dios para presentar delante de él nuestra vida, y lo más bello es que él a nadie echa fuera, a todos los recibe.  Tampoco es tarde de la edad para venir en pos de Dios suplicando el perdón o la ayuda que uno necesita, y lo mejor de todo es que para Dios no hay nada imposible para resolver.   Finalmente, nunca es demasiado pecado que traemos como para que Dios en su gracia no pueda perdonar, pues a mayor pecado, abundante es la gracia de Dios.

En la primera parte de este salmo 18 podemos encontrar esta tremenda realidad.   Observe los tres pasos que da David en su plegaria.  David exalta a Dios describiéndole con diferentes nombres: fortaleza, roca, castillo, libertador, escudo,  fuerza, salvación y refugio (v.1b-2).  Pero hay algo que usted debe ponerle mucha atención, cada adjetivo que califica a Dios le antecede un pronombre personal de posesión, “mía, mío, mí” que declara que Dios le pertenece y él le pertenece a Dios.   Quiere decir que antes de adorarlo, el salmista se ha asegurado de tener una relación estrecha e íntima con Su Dios y que Dios ha comprobado su rectitud, su limpieza, su vida de santidad (v.21-24).  Quiere decir que el primer paso es el de ponernos a cuentas con él, y una vez se está apto para adorarlo, se adora, y Dios recibe no solo la adoración sino la petición.

Volvamos a la manera como David exalta a Dios (v.1-3), ¿no es una hermosa manera de describir un poquito lo que Dios significaba para no solo para David, sino para todos nosotros?  Dios es nuestro escudo, fortaleza, fuerza, salvación, roca, refugio, y eso nos da la seguridad de que nadie nos puede hacer daño (Ro. 8:30-35).   Después de adorar, extiende su petición hacia Dios pero de una manera poética, descriptiva y elocuente (v. 4-15).  Es como una visión de David acerca de Dios para describir como él viene a ayudarle, socorrerle y librarle de los enemigos.   Por cierto, en esta parte esta la petición y la respuesta de Dios.  Ya en los vv. 16-20 testifica que Dios fue su ayuda su apoyo, su fuerza, todo lo que dijo en los vv. 1-2, por lo cual fue recompensado, escuchado y ayudado.

Bueno, la enseñanza central es que nunca, pero nunca es tarde para venir en busca de ayuda la cual está en Dios.   Ni edad, ni hora de tiempo, y condición pecaminosa es impedimento para venir en pos de Dios. Tampoco es lo que impide  que Dios no lo reciba pues él es un Dios de amor, poder, gracia, misericordia, y a todos los ha dicho, “Venid a mi todos los cansados y trabajados, porque yo os hare descansar”.  Dios ha venido a buscar y salvar lo que se había perdido.   Mas Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros.    En fin, Dios quiere que ninguno se pierda, y desea que todos lleguen al conocimiento de Dios.

 

La oración eficaz

Día 20
Salmo 17
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Esta frase la encontramos en Santiago, “la oración eficaz del justo puede mucho”. Esta frase también la encontramos en el Antiguo Testamento. Se refiere a una oración que viene de una persona justa, temerosa y apartada del mal. Y esta es la oración que Dios no solo escucha, agrada a Dios sino que la responde. Lo que Dios decide responder no siempre será lo que el orador está esperando que Dios le responda. La respuesta a las oraciones es el resultado de la acción soberana y libre de Dios.

Cuando leemos el Salmo 17 encontramos que la oración eficaz es la que viene de labios sin engaño. La idea acá es una oración en integridad, que unido al salmo 15 y 16 tiene que ver con una persona justa. Entonces, la oración eficaz, algunos dicen que es la que tiene resultados. Sin embargo, la oración eficaz es la que Dios escucha, y responde independiente de cuál sea la respuesta, sea esta un sí o un no.

Dios en su soberanía tiene libertad para responder según el propósito que tiene para cada persona. Si la respuesta es un sí o un no o un espera, siempre es positiva independientemente de cómo nosotros veamos la respuesta. Dios dice que todo lo que nos pasa y viene a nuestra vida, la respuesta a nuestras oraciones son para nuestro bien.

La actitud nuestra hacia las oraciones es fundamental. Si tenemos fe, y contentamiento, recibiremos cualquiera que sea la respuesta, y la recibiremos con gozo, placer, deleite, alegría y paz. Mi invitación es para que al hacer una oración cuidemos de hacerlo con labios justos, limpios, sin engaño, íntegros y santos. Además,  es muy importante aprender a esperar con fe y contentamiento  la respuesta que Dios en su soberanía nos dé.  Dios sabe que es lo mejor para cada uno, sabe que esta de acuerdo al plan que él tiene para cada hijo, y sabe hasta dónde podemos aguantar la prueba.

Así que, no dejemos de orar con fe y contentamiento independientemente cual sea nuestra situación en que vivimos y de la respuesta que esperamos a nuestras peticiones.  Solo confíe en Dios, espere en silencio y alábelo con gratitud.

Oración de un íntegro de corazón

Día 19
Salmo 17
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

¿Ha escuchado  una oración en labios de una persona íntegra de corazón, perfecta en testimonio, y pura por no tener transgresiones?  ¿Cómo se siente al escuchar dicha oración?   Me imagino que recibe la oración, acepta las palabras que dice, y esta de acuerdo en la forma de orar porque lo hace con autoridad moral.  Usted se siente edificado con esa oración y por estar de acuerdo con lo que dice, por lo que dice y quien lo dice, se une a su oración y sin ningún obstáculo se une a su oración.   Y Dios se agrada de este tipo de oración y de las personas que oran con limpio corazón, con integridad y pureza de corazón.

No pasa así con las oraciones, por muy lindas, elocuentes que sean, porque las hace una persona que carece de integridad, de buen testimonio y de limpieza del alma.  Definitivamente, algo pasa, de inmediato hay estorbos, interferencias, y limitaciones que no permiten conectarse en la oración, unirse a la persona para juntos presentar la oración al Padre.   Esto suele darse con cierta frecuencia en que la persona que está escuchando la oración pierde el hilo, el interés, y  piensa en otras cosas.

Al leer este salmo, usted mismo puede comprobar la clase d persona que era David, según los sinónimos que usa.  Por ejemplo, “mis labios sin engaño” (v.1), “vean tus ojos mi rectitud” (v.2), “nada inicuo hallaste (en mi)” (v.3), “que mi boca no haga transgresiones” (v. 3b).   Son cuatro frases que David dice mientras ora.  Quien está escuchando a David haciendo esta oración, y al oír que con franqueza se declara  íntegro delante de Dios, en su misma presencia; surgen dos preguntas.

Debido al transfundo de lo que había sido David como rey, por supuesto en un tiempo de su reinado, a priori concluimos que no podemos aceptar su oración porque ni es recto, ni es integro, y  ha transgredido la ley de Dios.  Ahora bien, si escuchamos la oración de un pecador arrepentido, quien con toda sinceridad ha pedido perdón a Dios, y con gran amor busca a Dios y consciente de que su vida ha sido transformada a tal grado que con humildad, seguridad y carácter le dice a Dios esta oración usando cuatro maneras de decir que  está en buena relación con Dios, entonces, la oración es respaldado por todos los que le escuchamos.

Una persona íntegra, recta, sin iniquidad en el momento de orar a Dios no quiere decir que no ha tenido un pasado opuesto.  Todos los que nos acercamos al trono de Dios, a la misma presencia santa de Dios, hemos tenido un pasado pecaminoso, negro y de poco agrado a Dios.   Ese pasado nos describía como inicuos, transgresores, torcidos espiritualmente; pero por la pura bendiga gracias de Dios, por medio de Jesucristo nuestro abogado, todos nuestros pecados han sido perdonados. De manera que cuando nos acercamos a Dios le declaramos nuestros pecados para que el nos vea en integridad, rectitud, solvencia, en agrado a Dios.  Así que, todo aquel que ora a Dios teniendo buen testimonio, estando solvente, siendo obediente, y estando bien confesado de sus pecados delante de Dios, y en buena relación con los demás, puede decir a Dios que en integridad, rectitud y obediencia esta orando, y Dios recibe la oración con agrado.

Le invito a que oremos con integridad de corazón, rectitud del alma, y pureza en la mente al reconocer delante de Dios los pecados por medio de Jesucristo, y una vez Dios le perdona, usted es integro, limpio.   Oremos de tal manera que primero confesamos nuestro pecados, en seguida adoramos o exaltamos el nombre de Dios, para luego hacer las peticiones y finalmente le agradecemos  por todo, aun por las respuestas que ya Dios. Sobre todo, ore para deleitarse en la presencia de Dios.  Un integro de corazón es quien es obediente a Dios.

¿Es Jesús la porción de su vida?

Día 18
Salmo 16
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Es muy frecuente escuchar a personas, no solo incrédulos, sino aún los mismos cristianos decir que se sienten tristes, desanimados, y preocupados porque les hacen falta  muchas  cosas en la vida, pero no toman en cuenta lo que significa tener a Jesús como la porción de sus vidas. Creo que es bueno entender lo que significa e implica que Jehová es la porción de nuestra vida, tal como lo expresó David.

En el v. 5 David  dice: El SEÑOR es la porción de mi herencia y de mi copa; tú sustentas mi suerte. ¿Qué significa esto e implica esto?  Aún cuando el salmista corre para estar bajo la protección de Dios, la forma en que comienza el salmo es de mucha devoción, y un fuerte espíritu de alegría y contentamiento.  Las frases precedentes al v. 5   revelan un sentido de pertenencia, contentamiento y seguridad por la sencilla razón de que disfruta una relación estrecha, amigable y familiar con Dios.    La base de una buena relación es la constante comunicación, la práctica de la honestidad, y la sincera, transparente fresca amistad que tiene con Dios que le hace vivir en plena confianza independiente de la circunstancia en que se encuentre.

Lea los siguientes textos para ampliar el significado de lo que David estaba tratando de enseñarnos en el v. 5 de este Salmo al decirnos que Jehová es la porción de su herencia…. ¿A quién tengo yo en los cielos, sino a ti? Y fuera de ti, nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón pueden desfallecer, pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre.” (Salmo 73:25-26). El rey David amaba y buscaba profundamente a Dios, pero sobre todo vivió su vida conforme a la voluntad de Dios, a pesar de sus flaquezas como hombre. “Y en cuanto a ti, si andas delante de mí como anduvo tu padre David, en integridad de corazón y en rectitud, haciendo conforme a todo lo que te he mandado, y guardas mis estatutos y mis ordenanzas.” (1 Reyes 9:4).

En el Salmo 23 podemos ver la confianza que David tenía en Dios.  El SEÑOR es mi pastor, nada me faltará. 2En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. 3El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. 4Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. 5Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. 6Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del SEÑOR moraré por largos días.

Tener a Dios, o hacer de Dios la porción de nuestra herencia  en nuestra vida es amarlo con todo el corazón, es buscarlo en oración con profundo anhelo y desesperación, es obedecerlo sin reserva y sin condición, y es servirle con toda integridad y devoción.   Es pensar en él en todo momento como lo más importante para nuestro existir, es hacer cada cosa para honrarlo, es hacerlo la razón única de nuestra existencia.    Es saber que él es el todo, que es todo lo que necesitamos en esta vida, y que teniéndolo a  él, aunque nos falte todo, tenemos todo lo que necesitamos tener.   El es todo suficiente para mí y para ti, asique, créelo, búscalo, amalo, sírvele, conténtate con él, espera en él, deléitate en él.