Dios es dueño de Todo

Día 30
Salmo 24
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Recuerdo del atrevimiento de Satanás cuando le dijo a Jesús que le daría todo lo que veían sus ojos, todos los reinos de la tierra, cuando todo le pertenece a Dios.  Esa misma mentira la está diciendo en la actualidad a muchos seres humanos, que les dará todo lo que deseen, y a diferencia de Jesús que no cayó en su engaño, muchos diariamente caen en la trampa del diablo, cuando este engañador  es dueño de nada, solamente del infierno donde será enviado.

No solo el diablo es el que se atreve a creerse dueño de todo y ofrecerlo a los seres humanos con tal de que le obedezcan.  En la actualidad, por vivir en un mundo cambiante, en una sociedad materialista, el ser humano ha caído en el engaño del diablo al creer que el mundo les pertenece, que la vida les pertenece, que el tiempo les pertenece, que la libertad les pertenece, que todo, absolutamente todo les pertenece sin tomar en cuenta a Dios.   Así que, por ese mal concepto, viven la vida loca, viven la vida desenfrenadamente, viven un libertinaje completo porque no piden permiso a nadie, no dan cuenta a nadie, porque se consideran los dueños de ellos mismos y de todo lo que les rodea.

Qué gran falacia en la que viven millones de personas por estar dominados o controlados y hasta esclavizados al poder del máximo engañador, Satanás. Pero no solo ellos, aun los cristianos a veces caemos en ese mismo pensamiento  al creernos dueños de la vida, del tiempo, de la familia, del trabajo, del dinero, de los talentos, de los bienes, de todo, y por consiguiente, tomas decisiones sin tomar en cuenta a Dios y sin tomar en cuenta el orden de prioridad y ni el principio de mayordomía.

Al leer con detenimiento y franqueza el v.1-2 del Salmo 24, nos damos cuenta que nosotros los seres humanos no somos dueños de nada.  Dios es el dueño de la tierra (planeta tierra), y su plenitud, el mundo (sistema, estructura, cosas) y los que en el habitan.  Usa dos maneras para referirse al planeta completo, le llama tierra y mundo.   Solo  este planeta decidió Dios que fuera adecuado para habitarlo nosotros los humanos, el resto de los planetas no cuenta con condiciones apropiadas para vivir, por muchos que sean los intentos de la ciencia por habitarlos.

Así que,  al Rey de reyes sea la gloria, al Creador y Dueño de todo sea la majestad, y nosotros según 1 Co. 4:1-2 solo somos responsables de administrar fielmente lo que somos, lo que tenemos y lo que hacemos, porque todo pertenece a Dios.   Nuestra vida es de Dios, nuestro tiempo es de Dios, nuestra familia es de Dios, nuestro trabajo es de Dios, nuestro dinero es de Dios, nuestros talentos, habilidades y virtudes es de Dios.   No hay cabida para los que se creen dueños y señores de este mundo porque ni con la muerte pueden, mucho menos con Dios.    Vivamos como fieles administradores, haciendo buen uso de lo que somos, lo que tenemos y lo que hacemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s