En Él tengo todo lo que necesito

Día 29
Salmo 23
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

La vida es así, y los humanos en su mayoría somos así, casi nunca estamos completos ni satisfechos.  A veces confundimos el significado de un deseo y una necesidad.    Una necesidad conoce el satisfactor y un deseo nunca se satisface porque siempre continúa deseando más.   Aquí está la clave para alcanzar el pleno contentamiento en Dios.    Lo que pasa con la mayoría de los seres humanos es que nunca estamos satisfechos con lo que somos, tenemos y hacemos, pues casi siempre queremos más.   No hay nada que satisfaga nuestro deseo.    Mientras que usted sabe que el hambre se quita con comida, la sed se quita con agua, el sueño se quita con dormir, etc.    y es porque cada necesidad conoce lo que lo satisface y queda tranquilo.

Teniendo clara la diferencia entre un deseo y una necesidad, demos paso a la idea que deseo dejar en sus mentes, que en Dios tenemos todo lo que necesitamos porque Dios sabe lo que tú y  yo necesito para vivir.    Esto es exactamente lo que David nos dice: “Jehová es mi Pastor, nada me faltará”. Este versículo podría ser comparado con Fil. 4:13 “Todo lo puedo en Cristo quien me fortalece”.  David sabía y ya lo había comprobado que si Dios estaba de su lado, nada le haría falta.    Es por eso que en otro texto dice que “Jehová es la porción de su vida”.     Dar esta afirmación es la declaración pública de su profunda convicción basada en la íntima relación que tenia con Dios, tanto así que podía dormir confiado aun cuando lo rodeaban muchos enemigos para matarlo.

Analicemos la frase: “Jehová es mi Pastor, nada me faltará”.  Es quien lo pastorea, pero la preposición “mi” habla de pertenencia, de una relación muy personal que solo se puede decir cuando se ha concordado dicha relación sobre una acción de compromiso, identificación, amistad.   David lo reconoce como su Señor, Salvador, y su Pastor que se encargara de guiarlo, proveerle, protegerle, y fortalecerle con su amistad y comunión.    Pero cuando dice, “nada me faltará” usa un absoluto, “nada” le faltara, quiere decir que conocía quien era su Pastor, sabía que era poderoso.

En este salmo está involucrada la fe plena en Dios. David había puesto su confianza plena en Dios, y estaba súper seguro que nada, escuche bien, nada le faltara si permanece en la relación intima con Dios.  Digo esto, porque algunas veces aun los cristianos nos hace falta algo que realmente necesitamos pero no es por descuido de Dios sino por nuestra propia negligencia, por nuestros pecados.    Con todo, Dios siempre dará lo básico a todo ser humano como el sol, la luna, el aire, la lluvia, la vegetación, los mares con todos sus productos sin que el ser humano haga algo.  Sin embargo, hay cosas que necesitamos que algunas veces podrían faltarnos pero es el resultado de nuestro descuido en no mantener una relación personal, fresca, diaria, limpia, y pura con Dios.

Solo quien ha entregado su corazón a Dios, y mantiene una relación de confianza, adulta, diaria, limpia, de mucha fe y dependencia de Dios puede decir como dijo David, “Jehová es mi Pastor, nada me faltará”.   Es por ello que en Él, tenemos todo lo que necesitamos, no todo lo que deseamos según los deseos de la carne, pero si tu deseas salir a evangelizar, diezmar, ofrendar más de lo normal, orar dos días seguidos, ayudar a los necesitados, Dios te concede esos deseos.  Entrega a Dios todas tus necesidades, confía en él, espera en él, pero sobre todo deléitate en él, y él concederá las peticiones de tu corazón. Salmo 37:3-7.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s