La existencia de Dios es incuestionable

Día 24
Salmo 19
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez
En una reflexión anterior mencione que los necios dicen que no hay Dios, pero que aun nosotros los cristianos negamos la existencia de Dios cuando hacemos lo que no agrada a Dios. En otras palabras, cuando nosotros los cristianos hacemos cosas malas sin tomar en cuenta que Dios vive en nuestro corazón, es ignorarlo, es actuar como que si no existiera. Sin embargo, el salmo 19 es toda una cátedra apologética de la existencia de Dios que deja tapada la boca de los ateos y los necios.

En el estudio de la teología propia, Doctrina de Dios, hay dos bases que justifican la existencia de Dios, una es la revelación general o natural, y la otra es la revelación especial que se refiere a la Biblia y a Jesucristo (Heb. 1:1-2). En el Salmo 19 encontramos la prueba de la revelación general o natural que se refiere a la naturaleza, la creación, todo lo que pueden ver nuestros ojos. Esta evidencia apologética sobre la existencia de Dios es incuestionable, y si alguna persona intenta cuestionar o negar, esta persona dice Prov. 1:7 es ignorante, peti, necio, y solo piensa o dice tonterías porque está actuando en incongruencias.

El Salmo 19 inicia con dos testigos que hablan muy bien de Dios, “los cielos y el firmamento”. Uno habla de la gloria, majestad y grandeza de Dios, el otro anuncia o proclama o describe lo que Dios ha hecho con sus propias manos. Todo lo que existe en el universo, la naturaleza, es obra exclusiva de Dios, él tiene el derecho de autor, el copyright, e intentar negar esto o tratar de suplantar o robar el derecho de autor es una violación que se paga con juicio. Eso es lo que el necio hace, al decir que no hay Dios.

Los vv. 1-6 es una presentación de la revelación general, natural que ninguna persona puede negar porque está bien clara. Los científicos, los evolucionistas, los críticos, y los liberales han tratado de explicar el origen de toda la creación, del universo, del firmamento, del sistema solar, pero no lo han podido lograr. El fin ha sido, negar la existencia de Dios. Paradójicamente, en vez de fortalecer sus hipótesis, los resultados han fortalecido la gran verdad de que Dios es Real.

La verdad es que, como podemos creer en otra realidad que no sea esta, que Dios es el autor de todo. Con solo mirar la flora y la fauna es suficiente. Ya no se diga la realidad de los tres reinos, mineral, vegetal y animal, todo perfectamente hecho. Otra cosa, las cuatro estaciones muy bien marcadas, invierno, primavera, verano y otoño, cada una tiene un propósito, su característica y su identidad. El poder y autoridad sobre los límites de las aguas de los océanos, el control que tiene en que unas sea aguas dulces y otras saladas. Layes naturales que Dios ha dejado que ciertos animales existen para ser alimento para otros. El hombre se aprovecha de muchos de estos, y estos de otros, ley de sobrevivencia que es permitido por Dios. La diversidad que hay en las razas humanas, en los lenguajes, en los colores, no es más que una evidencia de la majestad de Dios. De esto podría escribir docenas de páginas, pero es suficiente.

Los vv. 7-10 presentan la otra gran evidencia que testifica de la existencia de Dios, la Biblia, que es parte de la revelación especial, que está escrita y posee toda la autoridad de Dios porque esta es la voluntad escrita de Dios. A esta Palabra se le identifica con seis sinónimos para describir con amplitud el significado. Pero también hay ocho adjetivos que califican al sustantivo Biblia o Palabra de Dios que la engalanan: es perfecta, fiel, recta, pura, limpia, verdad, deseables, y dulce. Por último, hay unas siete cosas que hace esta Palabra: convierte el alma, hace sabio al sencillo, alegra el corazón, alumbra los ojos, permanece para siempre, todos son justos, endulza a los que la leen.

¿Quién puede negar que Dios exista? Nuevamente, quien se atreve a negar su existencia es porque o está mal de la cabeza, o está mal de la cabeza. Quien esta cuerdo, según Prov. 1:7 es el que reconoce que Dios existe, que es real, y que sin él no se puede vivir. Es por ello que Hebreos 11:6 dice que quien cree en Dios, es necesario que crea que Dios existe, y que sin fe es imposible agradar a Dios. Aquí está la gran verdad, mientras no se tenga fe en Dios, no se es capaz de creer que Dios existe y mucho menos tener una vida de fe.

Les invito a decir con alegría una oración de gratitud a Dios, y decirle, gracias mi Dios por ser real en mi vida. Te puedo ver, te puedo sentir, te puedo creer. La fe que Dios nos ha dado nos permite creer que sin verlo, o sin sentirlo, Dios sigue siendo real y existiendo como Dios. Esta en todo lugar sin ser Dios todo para no caer en el panenteísmo, pero nada se puede mover, nada se puede hacer y nada sucede si Dios no da la aprobación. Es más, mi querido hermano (a) tu existes porque Dios existes, tienes vida porque Dios te la da, puedes hacer lo que haces porque Dios te da la fuerza, tú no puedes hacer nada por tu propio merito. Alaba a Dios, bendice a Dios, engrandece a Dios, ve a las calles y da a conocer al Dios poderoso que vive en tu corazón, no lo calles, y Dios te felicitara.
Nunca niegues a Dios, ni te atrevas a dudar de Dios, cree, vive y habla solo de Dios.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s