Nunca es tarde para buscar a Jehová

Día 21
Salmo 18:1-24
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

La misericordia y la gracia de Dios es tan grande e inmensa que nunca es tarde para que una persona sea escuchada y perdonada por Dios.    Nunca es tarde del día o de la noche para tocar a la puerta de la presencia misma de Dios para presentar delante de él nuestra vida, y lo más bello es que él a nadie echa fuera, a todos los recibe.  Tampoco es tarde de la edad para venir en pos de Dios suplicando el perdón o la ayuda que uno necesita, y lo mejor de todo es que para Dios no hay nada imposible para resolver.   Finalmente, nunca es demasiado pecado que traemos como para que Dios en su gracia no pueda perdonar, pues a mayor pecado, abundante es la gracia de Dios.

En la primera parte de este salmo 18 podemos encontrar esta tremenda realidad.   Observe los tres pasos que da David en su plegaria.  David exalta a Dios describiéndole con diferentes nombres: fortaleza, roca, castillo, libertador, escudo,  fuerza, salvación y refugio (v.1b-2).  Pero hay algo que usted debe ponerle mucha atención, cada adjetivo que califica a Dios le antecede un pronombre personal de posesión, “mía, mío, mí” que declara que Dios le pertenece y él le pertenece a Dios.   Quiere decir que antes de adorarlo, el salmista se ha asegurado de tener una relación estrecha e íntima con Su Dios y que Dios ha comprobado su rectitud, su limpieza, su vida de santidad (v.21-24).  Quiere decir que el primer paso es el de ponernos a cuentas con él, y una vez se está apto para adorarlo, se adora, y Dios recibe no solo la adoración sino la petición.

Volvamos a la manera como David exalta a Dios (v.1-3), ¿no es una hermosa manera de describir un poquito lo que Dios significaba para no solo para David, sino para todos nosotros?  Dios es nuestro escudo, fortaleza, fuerza, salvación, roca, refugio, y eso nos da la seguridad de que nadie nos puede hacer daño (Ro. 8:30-35).   Después de adorar, extiende su petición hacia Dios pero de una manera poética, descriptiva y elocuente (v. 4-15).  Es como una visión de David acerca de Dios para describir como él viene a ayudarle, socorrerle y librarle de los enemigos.   Por cierto, en esta parte esta la petición y la respuesta de Dios.  Ya en los vv. 16-20 testifica que Dios fue su ayuda su apoyo, su fuerza, todo lo que dijo en los vv. 1-2, por lo cual fue recompensado, escuchado y ayudado.

Bueno, la enseñanza central es que nunca, pero nunca es tarde para venir en busca de ayuda la cual está en Dios.   Ni edad, ni hora de tiempo, y condición pecaminosa es impedimento para venir en pos de Dios. Tampoco es lo que impide  que Dios no lo reciba pues él es un Dios de amor, poder, gracia, misericordia, y a todos los ha dicho, “Venid a mi todos los cansados y trabajados, porque yo os hare descansar”.  Dios ha venido a buscar y salvar lo que se había perdido.   Mas Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros.    En fin, Dios quiere que ninguno se pierda, y desea que todos lleguen al conocimiento de Dios.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s