La residencia de Dios

Día 12
Salmo 11
Lectura de los Salmos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Ya lo he dicho en otras ocasiones.  Lo diré una vez más por la sencilla razón que desde que lo leí me hizo reflexionar.   Fue el pastor Yongi Cho quien en uno de sus libros cuenta de que una persona se le acercó y le pregunto sobre la dirección donde vivía Dios.  Parece ilógica la pregunta porque a todos se nos ha enseñado desde que éramos niños, de que Dios está en el cielo.  Sin embargo, la manera como responde Cho, es muy interesante, emocionante y hasta inteligente.

El pastor Cho dice que se fue a la Biblia y le preguntó al primer ser humano en Génesis, a Adán a quien le dijo, ¿Dónde está Dios?  Adán respondió, yo lo vi la última vez en el Edén, pues después que fui echado del Jardín, ya no lo vi más.    Decidió preguntarle a Moisés, ¿Moisés, donde vive Dios?, quien a su vez le dijo, la última vez lo vi en el tabernáculo, pero este fue destruido.    Continuó preguntando, y ahora buscó a Salomón a quien le dijo, ¿Salomón donde vive Dios?    Él me respondió, yo siempre lo encontraba en el Templo que yo le hice como su casa, pero vinieron los Babilónicos y lo destruyeron, desde entonces no sé donde vive.   Muy triste le pregunto a Juan el Bautista, Juan, ¿sabes donde vive Dios?  De inmediato me dijo, “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” refiriéndose a Jesús quien fue crucificado.    Entonces pregunte al único que podría saber con exactitud, a Jesús quien me respondió, Yo soy el Cordero de Dios y el que en mi cree yo vengo a vivir en su corazón.   Entonces entendí que la dirección de Dios, o sea, donde él vive, es en el corazón de todo el que cree en Jesús.

Claro está que, por ser Dios omnipresente, según el v.4 “Jehová está en su santo templo. Jehová tiene en el cielo su trono”.  Su reino es universal.  Y bíblicamente, Dios tiene su trono en el tercer cielo.  Se nos dice que cuando venga Cristo vendrá desde el cielo hasta las nubes.   Es más, cuando Jesús se fue 50 días después de morir, la Biblia que ascendió en las nubes, es hacia arriba y Hechos 1 dice que así como le vieron ir hacia el cielo, así les veremos venir desde el cielo.   Es maravilloso saber que Dios es intocable porque nadie puede llegar hasta donde él mora, pero al mismo tiempo todos podemos tener acceso a él por medio de Jesucristo, y la oración.

Lo más hermoso de todo es que la residencia de Dios, a pesar de que su morada oficial, el trono desde donde gobierna universalmente esta en el cielo para estar pendiente de todo el universo, ya que nada se mueve sin su consentimiento, demasiado distante, el corazón de cada cristiano también es la morada, vivienda, la residencia permanente  de nuestro Dios, porque él vive en nosotros todo el tiempo y para siempre.

¿No le parece esto súper maravilloso?  Por lo tanto, si Dios vive en nosotros, y si a Dios nadie lo puede vencer, y si él ha prometido cuidarnos, ser nuestro escudo, nosotros podemos estar seguros.   El salmista vivía en medio de grandes dificultades, pero con todo, disfrutaba de la seguridad que aunque Dios tenía su trono en el cielo, en el templo también estaba, y él se encargaría de cuidarlo.  Aquí hay teología progresiva sobre el tema del templo, presencia de Dios, y residencia de Dios. Lo bueno es que su residencia esta en quien cree en Jesús como su Salvador, pero gobierna desde el cielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s