Si se acaban los piadosos

Día 9
Salmo 8’9
Lectura diaria de Salmos 2016.
Dr. Luis Gómez Chávez

Si los piadosos llegan a desaparecer, no sé qué sucederá, de algo estoy seguro y es que la sociedad sufrirá.  Pero,  ¿están terminando los piadosos de esta tierra? Esta pregunta debe hacerse con una perspectiva realista.  Primero es necesario saber la definición de “piadoso”.   Segundo, es necesario saber las características del piadoso.  Tercero, responder a dos preguntas, ¿Por qué escasean los piadosos? ¿En realidad, se están terminando o aún hay piadosos?  Y si hay piadosos, ¿Por qué nuestra sociedad continua en el rumbo del fracaso.

Sobre la palabra “piedad o piadoso” hay dos significados.  Piedad viene de pío, y pío se refiere a alguien que es temeroso de Dios.  Este concepto viene de  la simple definición donde la piedad es la característica que describe a una persona temerosa de Dios, apartada del mal, hacedores de lo que es correcto.  Lo anterior dicho,  solo es posible teniendo a Cristo en el corazón, y obedeciendo la guía del Espíritu Santo.

Sin embargo, esta también otra definición para piedad la que se refiere a la característica que describe a una persona que es totalmente religiosa pero que no necesariamente tiene a Cristo en su corazón, pero es religioso. Hay muchos piadosos que se portan bien,  son tan religiosos que hasta asisten fielmente a la iglesia y dicen adorar a Dios sin reconocerlo como su Salvador, son personas correctas y moralmente buenas pero no tienen la fe como para reconocer que son pecadores y que necesitan de Cristo.  Estas personas por considerarse que no hacen nada malo, y que hacen muchas cosas buenas creen que no  es necesario reconocer a Jesús como su Salvador, el único que les da salvación y vida eterna.

Cuando el salmista escribe estos cantos 9 al 13 está rodeado de muchos que son religiosos, cumplidores de todas las exigencias religiosas, pero no son temerosas de Dios al grado de creer en él para salvación.    Esta gente por ser solo religiosa, su corazón aun no está transformada y por consiguiente en un momento determinado se convierten en sus enemigos, y capaces de hacerle el mal.    Es por ello que el salmista ruega con mucha frecuencia por ayuda porque los enemigos lo persiguen (9:3, 6, 9, 13, 17,20, 10:2, 3,4, 11,13).   La realidad que presenta David parece fatalista, más al retomar unas pocas palabras como “la misericordia de Dios” y que “él es el refugio de su vida” cambia la lectura de este argumento negativo.    Pero en fin, son pocos los temerosos de Dios que estén dispuestos a acompañar a David y a estar dispuestos a defender la fe, su temor, y su identidad con Jesús.

Esto es una realidad hoy.   Los verdaderos piadosos son pocos, y Dios esta buscándolos.  Hay muchos piadosos religiosos, y/o cristianos nominales o superficiales, pero no comprometidos.   En un viaje de Guatemala a Miami, tuve la oportunidad de conversar con una señora que desde hacía 6 años está divorciada porque su esposo le fue infiel y decidieron separarse.   Ella dice que su único consuelo es Dios y se ha refugiado en su iglesia, y vive participando de los grupos familiares, leyendo la Biblia, orando a Dios, y sirviendo a Dios.  Solo que ella es católica.   Esta señora es piadosa, o sea religiosa, teme a Dios sin tener a Cristo en su corazón.   Esta religiosidad no es suficiente para la vida eterna, la verdadera religión que salva y agrada a Dios es aquella que inicia con el reconocimiento que solo en Jesús hay salvación y por fe se recibe en el corazón y se vive para agradarlo con toda la forma de vivir.

Es bastante lamentable saber  y es triste reconocer que en nuestras iglesias hay piadosos solo en el sentido de religiosidad, pero que realmente no temen a Dios.   Asisten a los cultos cuando quieren, ven la vida cristiana sin ningún compromiso,  cantar a Dios, orar a Dios, ofrendar a Dios es solo una costumbre religiosa que no cambia sus vidas, y lo pueden hacer sin amor, sin fe, sin compromiso, y eso es religiosidad.  La terea de evangelizar, de dar buen testimonio, de guiar su hogar con ejemplo bíblico, el ser parte de la iglesia en cuerpo y alma, no es su prioridad, y no  sufren por no hacerlo.   Esto es piedad como una simple religiosidad, la cual lo pueden cumplir hasta los no cristianos.

Mi llamado hoy es a dejar este letargo espiritual, y tomar una decisión hoy mismo por cambiar.     Esfuércese por honrar, temer, amar, obedecer y vivir solo para servir a Dios no solo como una simple religiosidad, porque de esta religiosidad Dios esta hastiado, pero ama la entrega, la sinceridad, la honestidad, las renuncias, los despojos, y las entregas de todo corazón.   Vamos, avalúe su vida cristiana y verifique si no ha caído ya en una árida religiosidad, y cambie su forma de vivir, pensar y actuar.   Ame a Dios de todo su corazón obedeciendo su Palabra.  Dios siempre tiene un remanente de verdaderos piadosos, porque él ama la piedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s