Sin merecerlo

Dr. Luis Gómez Chávez

Hay una canción muy hermosa que comienza, “Inmerecedor” el cual nos hace reflexionar en el gran amor de Dios que va conectado con la soberanía y la misericordia. Una persona que no merece algo, o no merece ser escogido para algo especial, sin embargo es escogida; es porque quien elige tiene el poder, la libertad, la sabiduría, pero también posee misericordia. Por ejemplo, si usted va a un centro comercial donde se encuentra con una cantidad de lociones de la misma marca, al mismo precio y de la misma calidad; ¿qué es lo que justifica el hecho de que usted decidió escoger una pero que decide pagar más de lo que esta cuesta?

Sin merecer, esta loción fue escogida sin haber hecho nada. Cuando se escoge algo que no merece ser escogida, es porque quien escoge hace uso de su libertad, de su soberanía, de su amor y misericordia. Es más profunda esta acción de amor cuando se escoge algo a alguien que merece lo opuesto, sin embargo es escogido para algo mejor e importante. Pero también se puede dar el caso de que una persona escoja a algo a alguien para un destino injusto y diferente al que merece solo porque quien elige está en una posición de poder.

Por ejemplo, cuando Jesús esta ante Herodes quien debía escoger o decidir liberar a uno entre Jesús y Barrabas. Nosotros sabemos que por justicia Jesús debía ser liberado, pero Herodes decidió escoger a Barrabas. No obstante, cuando uno estudia cuidadosamente las Escrituras, descubrimos que no fue Herodes quien hizo esa elección sino el mismo Jesús si lo vemos bajo el plan grande de Dios y la decisión eterna de Jesús, pues él voluntariamente se despojo, y decidió venir a morir en la cruz por nuestros pecados.

De fondo está el precio que Jesús pagó por nuestra salvación. Sin merecerlo, Jesús sufrió por nosotros, dio su vida por nuestros pecados. Pero también, sin merecerlo, nosotros hemos alcanzado misericordia y el gran amor de Dios al habernos escogido desde antes de la fundación del mundo para que no fuéramos condenados, sino que por fe en la obra de Cristo tuviésemos vida eterna. Nosotros por ser pecadores, merecíamos la muerte (Ro. 3:23; 6:23), más Dios mostró su amor y misericordia (Ro. 5:8) y decidió amarnos eternamente.

Si leemos Juan 1:11-12 comprobamos esta verdad, de que fuimos elegidos sin merecerlo. Dios escogió al pueblo de Israel de entre todas las naciones del mundo. para que este fuera su pueblo santo con el cual mantener una profunda, transparente y sincera comunión. ¿Que vio Dios en esta nación para que fuera escogida? Nada, absolutamente nada, solo que Dios en su misericordia y soberanía así lo decidió e Israel sin merecerlo fue escogido. Esta nación no valoró dicha acción de amor y misericordia y en vez de reconocerlo como su Dios, lo rechazó decidiendo vivir como un pueblo rebelde y contumaz.

Por su gran amor, por su gran misericordia; Dios te escogió a ti y a mí sin merecerlo. Ahora que ya somos parte de su pueblo, escogidos en amor; debemos vivir solo para adorarlo en buena comunión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s