¿Por qué necesitamos orar?

Dr. Luis Gómez Chávez

En Guatemala escuche que hay un movimiento identificado con el nombre de “los iluminados”.  Me ha llamado la atención, que identificándose como un movimiento cristiano, enseñan que el cristiano no necesita celebrar la Cena del Señor, leer la Biblia y orar.   Quitar estas tres cosas de vida de la iglesia y de la vida cristiana es quitar algo que la Biblia dice que debemos hacer, y eso según Apocalipsis es incorrecto, se hace acreedor de una maldición.     Al contrario, y estoy muy seguro que si la iglesia y cada cristiano es fiel en orar y leer la Biblia; no solo agradara a Dios sino que experimentará crecimiento integral.

Todo cristiano necesita orar no solo cuando va a dormir o se levanta o en los tres tiempos de comida, sino que debe orar en todo tiempo como un estilo de vida.   La oración más que una simple conversación es el medio por el cual Dios manifiesta su poder, su voluntad y su respuesta a  las necesidades del que ora.  La oración más  que un medio para encontrar la ayuda que necesitamos es el mejor medio para estar en comunicación, comunión, relación con Dios y obtener descanso y sostén. Si es tan necesaria para crecer y ser fuertes, esta debe tener un lugar primordial en el corazón    de la iglesia y el ministerio.  La oración debe ser parte del programa diario de  cada cristiano (Sal.3:3, 5, 4:8, 5:1-3; Jn. 22:39).  La oración debe ser entendida como  un recurso divino para vencer y crecer (Jn.14:13; Stg. 5:16-18).

La Iglesia necesita de todo, pero  de lo que más necesita es de la oración  para ser bendecida.  Es el tiempo en que la  Iglesia deje de luchar contra Dios y comience a trabajar  de la mano con Dios para hacer juntos oración de guerra en contra del único y común enemigo: Satanás (Ef. 6:12). Este es el medio principal para enfrentar los poderes que están en contra de la iglesia. Entre más prospera la Iglesia en el cumplimiento de la voluntad de Dios, más fuertes serán los ataques del enemigo, y entre más ataques tenga la iglesia, más debe orar. La oración da el poder  para que las diferencias personales, familiares, congregacionales  desaparezcan  y las virtudes se unan para hacer una sola fuerza.

Muchas veces la condición espiritual de la iglesia o del cristiano, no permite darle importancia a la oración y como resultado, no se experimenta crecimiento espiritual. Cuando la oración es la fortaleza del cristiano, esta inspira, motiva, renueva, y da fuerza para vencer.  Tiene  que ser no una simple oración, sino una vida de oración integral. La calidad, la duración y la frecuencia de la oración dependen de la relación con Dios, del sometimiento al Espíritu Santo y a Jesucristo.  El cristiano es más fuerte y diferente cuanto pasa más tiempo con Dios en oración. El reto de hoy es claro.  Si la oración es tan importante y de mucho valor para la vida cristiana porque fortalece, da poder y nos hace crecer; necesitamos tomar la determinación de hacer de la oración el hábito primordial.  Comience hoy y practíquelo durante 6 semanas, y la oración se convertirá en un hábito espiritual en su vida.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s