El trono blanco

Día 339

Apo. 20:11-15

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

            Aunque ya hicimos referencia al trono blanco, agregare otros datos.  ¿Cómo explica el v.11? ¿En qué lugar está el lago de fuego? ¿Fueron destruidos los cielos y la tierra, pues en el 21:1 e Isa. 65:17  se habla de nuevos cielos y tierra nueva?   Génesis 3:17-18 dice que la tierra está sujeta a maldición y Ro. 8:22 gime por liberación.   Mt. 24:35; Heb. 1:10’12; Ap. 20:11 predicen la destrucción de la tierra y el cielo y toda la creación.  2 Pe. 3:10-13 describe la destrucción.

El profesor Pentecost prefiere utilizar la palabra “purificación de la creación”  en vez de “destrucción”.  Unos creen que esto sucede antes del milenio, al nomás termina la Gran tribulación, lo cual permite que la nueva tierra se próspera.  Sin embargo, en el 20:9-10, al final del milenio, Dios hace descender fuego del cielo y consume a todos a todos los impíos. Es por eso que Pentecost sostiene que la purificación de los antiguos cielos y la tierra se dan durante el gran trono blanco (Ap. 20:11’15). Este autor dice Juan solo dijo que los antiguos cielos y la tierra  “pasan” “huyen” sin menscionar los medios mientras que Pedro proporciona los medios por los cuales se produce la destrucción.    Se concluye que, la purificación es un acto de Dios al final del milenio.  Dios transforma,  y puede renovar lo antiguo.  Otro escritor dice que Dios guarda como pieza histórica el mundo y lo renueva.

Juan Stam en su libro “Escatología Bíblica y la misión de la iglesia”, 1999, Ed. Santa Clara Semilla ofrece tres argumentos científicos que confirma lo que la Biblia dice sobre “el fin del mundo y la necesidad de una nueva creación”.  La primera evidencia se basa en la segunda ley de la termodinámica de la entropía.  Esta ley según los científicos, indica que la energía de nuestro sol (sistema solar) va neutralizándose y al final quedará en la entropía, porque toda la energía queda gastada.  Esto implica que el sol tuvo principio y tendrá fin porque no se le puede dar más energía, casi como un reloj de cuerda, p. 75.

La segunda evidencia se basa en la astrofísica con sus supra novas que es más dramático.  Este argumento enseña que nuestro sol es un horno nuclear que tiene determinado cantidad de combustible, sobre todo de hidrógeno que se mezcla con el helio.  Una vez el sol gasta todo ese combustible, ya no hay forma de llenarlo, entonces experimenta un fenómeno llamado “supranova”, donde el sol queda vacío por dentro provocando una implosión, un colapso hacia adentro permitiendo que el sol se caliente más y brille como nunca. Esta implosión es el último esfuerzo de vida como estrella quemando su último cartucho  de vida, porque terminando esta implosión ya no le queda nada de combustible.  La predicción científica es que el sol por la implosión achicharrará toda la creación y después la congelará.  Lo único que no pueden calcular con exactitud cuando esto podrá suceder.  ¿Hay algo de cierto en el calentamiento que está experimentando la tierra?  Lo importante es que el sol es tratado como algo que termina o es mortal, Ibid.

La tercera evidencia que apoya la destrucción o final de toda la creación es la destrucción ambiental, la amenaza nuclear que anticipa la destrucción total de la creación. Ahora leamos 2 Pe. 3:10-13; Is. 65:17; Ap. 20:11; 21:1.  ¿Sucederá esto? ¿Será destruida toda la creación o será solo una transformación o purificación?

La segunda pregunta en cuanto al Gran Trono Blanco es ¿Cuál es el lugar a donde van los perdidos después de ser juzgados por Dios?  (20:14-15).   Lo que la Biblia dice:  1) Son lanzados a la segunda muerte (20:14) que es la eterna separación del reino de Dios y son juzgados según sus obras y no estaban escritos sus nombres en los libros que registran las obras de los hombres.   2) Es un lugar de tormento (Mt. 13:41-42). 3) Es descrito como un lago de fuego, fuego eterno que no se apaga (Mt. 25:41; 18:8; Mr.9:43-44, 46,48; Lc. 3:17).  4) No solo es un estado (Mt. 11:23, 16:18) sino un lugar geográfico (Mt. 25:22,29-30).  5) Es un horno de fuego (Mt. 13:42) con oscuridad y tinieblas (Jd. 13).   Pentecost dice que esto solo es un intento en describir algo que va más allá.

Saber la ubicación del infierno no es lo más importante, sino que nuestro nombre no esté en el juicio del gran trono blanco, para no ser lanzado al infierno.  La única forma para evitar el estar en ese lugar de juicio final es aceptando a Cristo en el corazón hoy que tenemos vida y que estamos en la tierra.  La Biblia dice que está establecido que el hombre muera una sola vez, y después juicio.   ¿Ya estás preparado teniendo a Cristo en el corazón?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s