Una invitación a alabar a Dios

Día 332

Apo. 19:1-5

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

        Esta sección es interesante porque culmina con los juicios de las siete copas, permite ver las escenas de alegría y gozo en el cielo y conecta a los eventos que han sucedido en el cielo durante los siete años de tribulación en la tierra y abre la puerta para la segunda venida de Jesucristo para destruir totalmente el cuarto imperio humano mundial que ha existido y representado la profecía de Daniel y así inaugurar el quinto reino según Daniel, el imperio mesiánico que corresponde al reino de mil años sobre la tierra.

       Juan escuchó  en el cielo las fuertes voces de muchísimas personas que gritaban alabando a Dios e invitando a todos a alabar a Dios por lo que había sucedido.  A la solemne adoración se unen los 24 ancianos y los 4 seres vivientes al inclinarse hasta tocar el suelo y adoraron a Dios quien estaba sentado en su trono.  La invitación viene desde el trono, ¡que todos alaben a nuestro Dios!  Es muy interesante observar que esta es la última vez que se mencionan a los veinticuatro ancianos representando a la Iglesia en los cielos porque ahora, la Iglesia toma su lugar especial como esposa del Cordero.  Una vez, la falsa iglesia desaparece, la  verdadera esposa del Cordero aparece.  El propósito y estilo de vida de los ancianos desde el capítulo 4 hasta el 19 es sólo de adoración a Dios.

Este debe ser nuestro estilo de vida, vivir solo para adorar a Dios.  La invitación está abierta, y es para todos.  Aquí podría cumplirse Filipenses 2:9-11 que toda lengua confiese, (acepte o reconozca)   que Jesús es el Señor, y Rey; el mismo Mesías, Dios mismo. Y toda rodilla se doble ante él.   Sabe que al final de la Gran Tribulación, y Jesucristo aparezca en las nubes con su Iglesia, si, con nosotros; comenzará el reino que prometió establecer.  Daniel llama a este reino, el quinto imperio, el quinto reino, el cual destruirá al reino romano.   Una vez Jesús comience a reinar hasta cumplirse 1000 años, todo ser viviente deberá reconocerlo y adorarlo.

Así que, en este día maravilloso, usted que lee los vv. 1-5 del capítulo 19; no deje de adorar a Dios, pues todo su existir debe ser un acto de adoración a Dios, porque para eso existimos para dar gloria y honra a Dios.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s