Identidad, valores y responsabilidad

Dr. Luis Gómez Chávez

El ambiente es propicio para reforzar los valores, la identidad y los compromisos de responsabilidad que Dios siempre ha deseado que se practiquen dentro del matrimonio y la familia. Es propicio por la crisis mundial que le está enfrentando la familia como institución establecida por Dios hace más de 6, 000 año.  El reto que enfrenta es en mantener, reforzar los valores y volverse a las normas y reglas originales. Otra razón que lo hace propicio es porque cuando hay crisis es porque si se refuerza los pilares de la familia esto asegura que el futuro de la sociedad puede cambiar para bien.

Hace unos 5 años fui invitado a dar cuatro conferencias a unos 120 pastores de las iglesias Centroamericanas en El Salvador, por motivo de su anual IPM, julio 2010.   El encargado me dio a conocer el tema escogido para el retiro  “La familia ante la crisis mundial”. Debido al poco tiempo que yo tenía para preparar dicho tema, le pregunte si tenían algunos subtemas específicos. Finalmente, después de varias preguntas, la persona responsable me reveló la verdadera necesidad que les llevaba a escoger este tema.  De fondo, los pastores estaban enfrentando problemas familiares y necesitaban ayuda.

Yo propuse un tema más especifico pero al mismo tiempo abarcador,  ya que tocaría la parte medular de los pastores, la vida espiritual en su relación con la familia.  El devocional familiar en relación a tres  dimensiones: con Dios, la familia y el ministerio analizado por medio de cuatro enfoques: pastoral, familiar, eclesial y ministerial.  Propuse al mismo tiempo una serie de talleres que buscaban reflexionar sobre la crisis mundial que enfrenta la familia.  Hay crisis en la educación familiar, la familia ante los retos del pleno siglo XXI, erosión de valores sin precedencia, caos en la sociedad, y finalmente, el valor de los valores.

La atención del núcleo más importante y la Institución más valiosa de la sociedad, la familia,  es algo que no puede esperar más tiempo.  Los problemas que más enfrenta la iglesia no son por el dinero, el edificio,  las personas, el trabajo, los estudios, la salud, la casa, etc.  El problema es la  poca atención e incorrecta educación que se  está dedicando o brindando.  Este fue el error de Jacob con los doce hermanos que vendieron a José, fue el mismo error del sacerdote Eli con sus dos hijos que murieron en la guerra y fue el mismo error que cometió el rey David quien tuvo todo pero no supo educar a sus hijos. Ese mismo error se está cometiendo hoy en día, la familia o mejor dicho los padres, en vez de impulsar  valores, prioridades, virtudes y responsabilidad, está gastando mayor tiempo y esfuerzo en el trabajo, en lo material  y en lo secundario.

La familia es un producto creado directamente por Dios, quien  es Poderoso, Amoroso, Creativo, Soberano, Sabio y Bello.  Es el Arquitecto y Dueño de todo (Sal. 24:1). Dios es quien DISEÑÓ el matrimonio, la familia y cada miembro en particular, por lo tanto, todo es perfecto y ha de funcionar perfectamente bien. La pregunta lógica que surge de inmediato es, si lo anterior es verdad, ¿Por qué hay problemas en el matrimonio y la familia hoy más que nunca?   Porque se han olvidado del Creador y se han apartado de las normas, reglas y lineamientos originales establecidos por Dios.  Como Dios es quien los ha hecho, él sabe cómo funcionan bien, lo único que nos queda es obedecer y seguir las instrucciones de la fábrica eterna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s