Dios siempre nos protege

Día 320

Apo. 12:7-17

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

 

          La palabra que usa la versión Reina Valera “Entonces” tiene dos sentidos: simultaneidad/

ubicación. Mientras que la versión Lenguaje Actual usa la palabra “Después” que implica cronología de evento, después de la persecución de la mujer, se dio la batalla entre el ángel Miguel y el dragón.  Es necesario subdividir este pasaje para una mejor comprensión: v.7-12 y v.13-17.

Primero se da la batalla entre Miguel y el dragón.   ¿Quién es Miguel?  Es el ángel de mayor autoridad entre los ángeles que sirven a Dios, “Jefe de las huestes celestiales”, Ironside, p. 137. También   es mencionado en Daniel 7 y se le conoce como el gran príncipe, el arcángel, encargado de cuidar al pueblo de Israel en tiempos de Daniel.  Su voz  se oirá cuando venga Cristo por su iglesia.  El terreno donde domina Satanás por permiso de Dios es los cielos “aire”, (Ef.6:12) y de allí es arrojado a la  tierra.  Satanás es llamado “príncipe de la potestad del aire”, y estas huestes de maldad todos los días   tratan de engañar a los hijos de Dios, acusándolos ante Dios y tentándolos para hacerlos caer.  El  dragón es el mismo Satanás, Diablo, Serpiente Antigua (v.9).

Lo que ha hecho el Arcángel Miguel motiva a todos en el cielo a rendir toda alabanza, adoración y gratitud a Dios.  Lo que ha hecho el ángel ha sido por el poder de Dios y no por él mismo, así que el reconocimiento es para Dios (11).   Eso es lo que todos los cristianos deben hacer diariamente por cada cosa que sucede en su vida, es por Dios y para Dios.  El acusador ha sido arrojado a la tierra y ya no acusará más a sus hijos (Job.1, 2).  Cristo es nuestro defensor, el Espíritu nos defiende también.

Segundo, el dragón persigue a la mujer en la tierra (v.5, 13-17).  Satanás nunca se dará por vencido mientras haya humanos en la tierra y aún no sea lanzado al lago de fuego por toda la eternidad. Al  ser lanzado a la tierra, retomó la persecución en contra de la mujer, o Israel y todos los que han creído en Cristo (v.13).  Pero lea el v.5, 14 para ver como Dios cumple su promesa de protección.  El  Diablo reunirá toda su fuerza maligna para vindicar su nombre y demostrar su poder, pero Dios ya  se ha comprometido cuidar a su pueblo.  Esto es alentador y comprometedor.

En toda la Biblia podemos encontrar esa promesa bella de Dios, que él siempre protegerá a sus hijos.   Tal promesa fortalece, anima, da seguridad y razón para ser fiel a él.  Y en este caso, el arcángel es una prueba de que Dios nos cuida en el presente porque nos ha dejado un ángel que nos cuide, proteja y asegure.   Salmo 34 confirma que el ángel de Jehová, o sea, Jesús mismo, acampa alrededor nuestro, permanece cerca de nosotros y nos defiende de cualquier peligro…  Alabe a Dios por esa protección segura que Dios nos ofrece, asi que no importa el peligro que ronde a nuestra vida, Dios es más fuerte que todo. Claro está, hay que ser sabios  y prudentes…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s