Voz de Dios que consuela

Día  318

Apo. 11:14-19

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento
El 11:14 se convierte en una transición entre la sexta y séptima trompeta, o entre el segundo y tercer “ay”. Según Ironside, este “ay” introduce el reino mundial de Dios y es un juicio solo para los enemigos y regocijo para sus hijos, p.180.  Charles Ryrie no está de acuerdo con Ironside, que si anuncia la  inminente llegada del reino final, aún no es el fin, porque falta el juicio de las 7 copas, p. 139. El juicio de las copas sucederá cuando el anticristo exija de la humanidad que le adoren.

                Hubo grandes voces en el cielo que decían: “Los reinos del mundo han venido a ser de Nuestro  Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos”.  Estas palabras sirven de consuelo para los hijos de Dios y aun cuando ellos saben que les espera otros conflictos, están seguros que Cristo les ha dado la victoria. Este es el resultado que se dará al final de los conflictos que tendrán que soportar.  Cristo es el vencedor, todos lo saben.  Esto es muy alentador.

              Los 24 ancianos que estaban sentados en sus tronos, se postraron sobre sus rostros y adoraron  a Dios.  Y dijeron estas palabras: “ Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres, que eras y has de venir, porque has tomado tu gran poder y has reinado”.   Es un canto de reconocimiento del poder y la victoria de Cristo.  Es el anuncio de la victoria final.

Las naciones se enojaron porque su ira ha venido (v.18).  El juicio final contra las naciones se ha  acercado.  La guerra de Armagedón en el Valle de Jozafat está cada vez más cerca. Esta se desarrolla con la terminación de las siete copas de juicio dirigido a los enemigos de Dios.  Pero para los hijos de Dios será un tiempo de recompensa, de galardones, inicio del reino de paz. Según Ironside, el v.18 cubre todo el período del reino milenial y nos lleva hasta el juicio del gran trono blanco, p.181.  Es verdad esta dimensión, pero no concuerda al 100% con el aspecto de las recompensas para sus hijos dentro del trono blanco.  Debe separarse los 1000 años de reino de paz y justicia con el juicio final del trono blanco que es un juicio sólo para los impíos.

El v.19 tiene un simbolismo que pretende confirmar la fidelidad de Dios.  Él tiene una promesa  con su pueblo, tiene un pacto, el cual no ha olvidado.  “El templo de Dios fue abierto en el cielo y el Arca de su Pacto se dejó ver en el templo”.  Los hijos de Dios del tiempo de la tribulación recibieron consuelo al escuchar las palabras que venían de lo alto anunciando que pronto se establecerá su reino.  Lo que no debemos olvidar jamás es la fidelidad de Dios.    Su palabra, sus promesas, todas se cumplen al pie de la letra, y siempre que escuchamos su voz, a leer su Palabra, al escuchar la predicación de su Palabra, al escuchar la voz del Espíritu; para nosotros sus hijos, su palabra da consuelo, seguridad, esperanza, y fuerza.    Gracias Dios por tu Palabra que es el pan de vida, la sabia guía, el alimento espiritual, por favor, háblanos siempre que leamos y escuchemos tu voz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s