Una guerra sin cuartel

Día 300

Apo. 6:3-4

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

El tiempo en que nos ha tocado vivir está rodeado de guerras por doquier, con todo, no es aun la guerra a la que se está refiriendo este pasaje.  Si en estos días, ya estamos cansados de oír, ver y experimentar tantas guerras por diferentes y muchas causa o razones; ahora imagínese como va a sentirse la humanidad viviente en tiempos de la tribulación donde la guerra será universal, y muy despiadada.     La guerra tendrá estará representada por una cortina de intereses de poder y petróleo en el medio oriente donde una confederación de muchos países envueltos harán guerras entre sí.  Sin embargo, es necesario desenmascarar que de fondo será el Anticristo quien estará monitoreando, promoviendo y dirigiendo esta guerra con el fin de llegar a sentarse en el templo de Jerusalén.

Primero aparece el Anticristo sentado en un caballo blanco con un arco sin flecha pero si aparentando ser el rey, el vencedor, pero esta jamás vencerá porque ya fue vencido por Jesucristo.  Con todo, como es el padre de la mentira, a muchos engañara, adormecerá, y los hará sus seguidores.  El interés mayor del Anticristo es llegar al trono del templo por medio de la guerra, porque quiere hacer creer a la humanidad que él es el Cristo esperado, pero no es más que un farsante.  Con todo, grandes multitudes le seguirán ya que él tiene poder de convocación, retorica adormecedora, y artimañas de convencer a la gente con finos ofrecimientos.   Y el ser humano por naturaleza, es atraído por la ambición, el deseo de tener, el deseo de sentirse grande, por lo cual fácilmente es seducido.

El jinete que cabalga el caballo bermejo puede ser entendido como “rojo” “rojizo” o simplemente “bermejo” es invitado a cruzar el escenario.  Una vez más, el jinete solo cabalga como el primero pero no hablan.  El rojo es el color representativo de la sangre y es identificado por guerra porque este es el medio sangriento para realizar la conquista.   Pelea con espada, cara a cara, mientras que el jinete del caballo blanco no llevaba espada.  Da la idea que en esta guerra se involucra todo el mundo “matándose unos a otros” y este tipo de guerra es considerada la peor de todas (Jueces 7:22; Zac. 8:10).  Es una guerra universal e internacional.

Como ya lo mencione, hoy se ven pequeñas muestra de este tipo de comportamiento.  La guerra que da inicio en el capítulo 6 es conocida como la Tribulación cuando ya la Iglesia de Cristo fue arrebatada por Cristo en cumplimiento de Apo. 3:10.  Quiere decir que quienes no creyeron en Cristo antes de este acontecimiento experimentaran esta guerra, esta tribulación, este sufrimiento, que aunque será terrible no se compara con el sufrimiento eterno en el infierno.    La guerra en estos 7 años, tal como lo es hoy tiene que ver con lo emocional, psicológico y físico.

La mayor guerra que destruye es la que se define hoy, en el corazón.   Si tu recibes a Cristo, no hay guerra que te destruya, porque siempre tendrás vida en Cristo, pero si no lo recibes, la guerra que vives no terminara sino te espera la más difícil que jamás podrás evitar, ni terminara, sino que te atormentara todos los días.    Es por eso que, hoy debes estar en paz con Dios entregando tu vida.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s