Dime, dónde está tu primer amor

Día 290

Apo. 2:18-29

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Es muy extraño que tenga tantas cosas buenas. ¿Cómo se explica esta dicotomía o contradicción?    Dentro de toda iglesia siempre hay un remanente fiel y hay otro grupo infiel.   La iglesia es alabada por este grupo de cristianos fieles que una iglesia adúltera y corrupta práctica estas bellas virtudes: obras, amor, fe, servicio y paciencia.

Este amor es el que le faltaba a la iglesia de Éfeso, la cual en todo estaba bien pero le faltaba el primer amor.  Tiatira es lo contrario, todo estaba malo en la iglesia, pero había un remanente fiel que lo que menos había descuidado era el primer amor hacia Dios.  Con tanta paciencia han soportado el antagonismo, las oposiciones, las persecuciones y los ataques de la iglesia Católica Romana que celebraba con fiesta la muerte de los cristianos con la Santa Inquisición.  Según Ironside, la Iglesia Católica Romana comenzó en el siglo VII d. C.

Algo muy interesante es aprender que las últimas obras son mejores que las primeras.  Sigamos la comparación con la iglesia de Éfeso, en esta abundó las buenas obras mientras tenían el empuje y dinamismo del primer amor, pero al acabarse, las obras dejaron de ser mejores para Dios pues se quedaron en un espantoso activismo.  Contrario a esto es Tiatira, ésta al principio no hacía mucho, pero conforme pasó el tiempo, el remanente fiel se consagró más a Dios al punto que Jesús les asegura que lo que harán después será mucho mejor  que lo que habían hecho hasta ese momento.

La realidad de estas iglesias del siglo I d.C. que representa condiciones panorámicas de la historia de la Iglesia de Cristo, tienen una gran similitud a la realidad que vive la Iglesia en este tiempo.  En toda iglesia local hay cristianos fieles, pero hay cristianos no fieles, y es más, siempre ha personas que aun no han recibido a Cristo en su corazón.   Está bien que tengamos no cristianos en nuestras iglesias pues el campo fértil donde la semilla del evangelio puede germinar por el poder del Espíritu.  Pero no está bien que dentro de la iglesia haya cristianos viviendo de una manera que deshonra a Dios, denigra el evangelio, minimiza el poder de la iglesia, y empobrece el testimonio de la misma.   Lo más seguro es que estas personas han dejado su primer amor como la iglesia de Éfeso.

Para entender y vivir este principio, necesitamos permitir que la gracia de Cristo nos controle. ¿Qué hacer para que Cristo nos controle?  Orar, meditar en la Biblia, vidas de servicio, compartir la fe, asistir fielmente a la iglesia.  Hombres y mujeres de oración, conocedores de la Biblia, entregados a Dios, testigos de Cristo y fieles.   La gracia de Dios según Tito 3:13-15 nos enseña a saber vivir cada día y a esperar en Cristo.     Hacer todo esto es vitalizar el primer amor hacia Dios.    Dime por favor mi hermano, ¿dónde está tu primer amor? ¿Por qué has vendido tu amor hacia Dios?   Vamos, detente y evalúa tu vida, recuerda como servías a Dios en los primeros días de tu conversión, te encantaba estar en todo lo de la iglesia, pero ahora no sientes deseo de hacer nada en la iglesia, hasta prefieres ni asistir.

Dime, ¿qué cosas que antes hacías para Dios has dejado de hacer hoy? Por favor, dime dónde está tu primer amor por Dios. No solo la iglesia esta triste por verte así, sino que Dios esta triste porque tu lo has dejado y haces cosas que no le agradan. Vamos, levántate y revitaliza tu primer amor, y harás mejores cosas que las que hiciste al principio de tu fe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s