Seguid los Buenos ejemplos

Dia 281

2 Juan

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

En todo lugar, sea la iglesia, el trabajo, familia, o amigos hay buenos y malos ejemplos.  Lo sorprendente de todo es que con frecuencia, los malos ejemplos por las malas cosas que hacen ejercen mayor influencia que las personas que son buenos ejemplos por las buenas cosas que hacen.  Lo delicado de esto es que quienes son malos ejemplos y que ejercen no solo mayor sino fuerte influencia están seguros que lo que hacen no es nada malo.    Eso es lo que el profeta Isaías dice que en este tiempo, muchas personas llaman bueno a las cosas que son malas y a las cosas que realmente son buenas y beneficiosas para las personas y la sociedad le llaman malas.

Desde la niñez, el ser humano por naturaleza le es fácil hacer lo malo.  Sin embargo en la vida cristiana se enseña que desde el primer día de su nuevo nacimiento debe comenzar a hacer las cosas que son buenas.  Hay todo un esfuerzo de parte de la iglesia para ayudar al recién nacido a que conozca las nuevas cosas que debe practicar que están escritas en la Biblia, que van de acuerdo a su nueva identidad, y que tienen como máximo ejemplo a seguir, a Jesucristo el Maestro.  Con todo, aunque a todos los miembros de la iglesia se les enseña a hacer las cosas buenas, a ser buenos ejemplos, y a seguir los buenos ejemplos; siempre hay dentro de las iglesias personas que no dan buenos ejemplos, por ende, a ellos no se debe imitar.

Juan hace exactamente esto, felicitar los buenos ejemplos y señalar o advertir de aquellas personas que aun dentro de la iglesia están dando malos testimonio y por consiguiente no deben ser imitados.  Tal es el caso del Hno. Gayo, quien es un excelente ejemplo porque prospera en su alma, que es lo mejor, y desea que también prospere en lo demás.   Sin embargo, el mayor reconocimiento y elogio esta en  los vv.5-8 donde le dice: “fielmente te conduces” porque es servicial, amoroso, generoso y con un corazón hospedador.  El v. 8 dice: nosotros debemos acoger a estas personas como el hermano Gayo.  En otras palabras, hagamos lo mismo que hace este hermano.

Ay de aquel que sea así, siendo un hijo de Dios, porque no solo ofende a Dios, sino que no es digno de ser imitado, me refiero a Diotrefes, v. 9-10.  Son tres características negativas que tiene este hermano en Cristo por la misericordia de Dios, pero que no debe ser imitado.  Le gusta tener el primer lugar, no recibe a los hermanos que necesitan ayuda y expulsa a quienes quieren recibir a los extranjeros o misioneros itinerantes, y le gusta hablar de las personas (porlotear) con palabras hirientes.  Se considera el dueño de la iglesia, el mejor de todos, y es un prepotente orgulloso, soberbio.    Hay de los hermanos que en las iglesias se consideran dueños, prepotentes, orgullosos, y hacen distinción de personas para relacionarse.  A estas personas Dios les juzgará (v.11b), y nadie debe imitar sus malos ejemplos.

Mis amados, todos podemos ser malos o buenos ejemplos.  Todos podemos ser buena o mala influencia.   Pregúntese, ¿Qué dice la gente sobre mí?  ¿Pueden las personas seguir mi ejemplo de cómo soy, de cómo me conduzco, de cómo actúo, de cómo hablo?   ¿Soy orgulloso, hago distinción de personas, me gusta servir, mi conducta es igual con todos y  en todo tiempo?  Dios desea que seamos buenos ejemplos por hacer las cosas buenas porque somos hijos de Dios. No se preocupe, nunca es tarde para comenzar y para mejorar. Si hay algo que cambiar, comience hoy…

Anuncios

Un pensamiento en “Seguid los Buenos ejemplos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s