Es lo más bello, pero a veces no lo hacemos

Día 276

1 Juan 4

Dr. Luis Gómez Chávez

Lectura del Nuevo Testamento

Si hay algo que embellece a una iglesia pero que no siempre se da en todos es el amar como Cristo nos amo.    Si hay algo que enaltece a un matrimonio pero que no siempre se practica es el amarse como Cristo nos amó.    Si hay algo que se admira de una persona, pensando en un cristiano, es que ame a todos como Cristo le amo, pero no siempre se da.     Cuando una iglesia, un matrimonio y un cristiano entiende que amar como Cristo nos amo, no solo es una responsabilidad y una obligación por la nueva identidad en Cristo sino que es un privilegio y una enorme bendición que Dios que da paz, y felicidad; todos nos esforzamos por hacerlo.

Si el amar como Cristo nos amó es una experiencia y una sensación tan bella y refrescante; ¿Por qué muchos nos resistimos a practicarlo?  Si usted lee los vv. 7-21 encontrara grandes sorpresas que Dios dice acerca de esto.  Primero, amar como Dios nos ama es importante porque ese amor viene de Dios y siendo que ya somos hijos de Dios, ya recibimos todos ese amor (Ro. 5:5) e indica que ya es nacido de Dios y conoce a Dios (v.7).  Por ende, quien no ama, aunque este dentro de la iglesia, Juan dice que esta persona no conoce a Dios.

Segundo, todo aquel que ya es nacido de Dios, ya conoce a Dios; le es menester amar a todos como Cristo nos ha amado (v.11), “debemos también nosotros amarnos unos a otros”.  El termino debemos en ingles “should” es fuerte, es obligación pues dejo de ser opcional “may”.  Así que, el ser amado por Dios, el tener el amor de Dios es un privilegio, una bendición, pero también es una obligación y una responsabilidad por lo que somos, nuestra nueva identidad, nuestra naturaleza divina nos exige expresar amor a todos.

Juan dice en el v.20, “si alguno dice que ama a Dios pero aborrece a su hermano, es mentiroso”.  ¿Ama usted a todos los hermanos?   Esta verdad es confronta, porque señala o por lo menos advierte por si en caso se da en una iglesia esto, que hay personas por su orgullo, indiferencia, o falta de perdón o simplemente por desobediencia pero no está amando a todos como Cristo le ha amado.  Mi deseo es que usted no sea una de esas personas mentirosas que se atreven a decir o mofarse de su gran amor hacia Dios cuando son incapaces de amar a quien le ofendió, a quien le insulto, a quien le ha visto no tan bien, a quien sabe que no le ama.

¿A quienes amó Jesús?   Él amó a todos, Juan 3:16; Ro. 5:8, amó a quienes lo aborrecían, a quienes le insultaban, a quienes lo perseguían para hacerle mal y a quienes lo golpeaban.  El desafío más grande esta en amar a quien nos hace mal, a quien nos ofende con facilidad, a quien nos es difícil amar.  Es muy fácil amar al que nos ama, al que nos alaga, al que nos ayuda, al que nos trata bien, al que siempre está de acuerdo conmigo, al que me saluda muy bien, a quien me invita a comer, a quien no se opone a mis ideas, etc.  Pero cuán difícil es amar a quienes hacen todo lo opuesto, y ahí está el desafío, el reto, la exhortación de Dios, amemos a todos como Cristo nos amo basado en los parámetros de Dios en la Biblia.   Si se ha sentido aludido con alguna de estas palabras, le pido que me ame como Dios ya le amó a usted, y hacer esto trae paz, libertad y bendición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s