Mi abogado y yo

Día 272
1 Juan 2:1-2
Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento

En la Biblia hay  palabras que forman  binomios inseparables en la vida de la iglesia y de cada cristiano; oración y  palabrafe y  buenas obras, y comunión y santidad.  En otra oportunidad hablaremos de las primeras dos parejas, porque hoy nos detendremos en hablar de la comunión relacionado con la santidad.

La manera sencilla para estar en comunión, amistad y buena relación con Dios es no sólo aceptar por fe a Cristo en el corazón, sino que es necesario cumplir con otras exigencias diarias.        En los primeros dos textos se describe un audible llamado divino a apartarse del pecado por medio de la confesión diaria de cada pecado y del aprovechamiento del ministerio sacerdotal de Cristo.   Este llamado no es fácil, pero es muy necesario si es que queremos estar en paz y en armonía con Dios y si deseamos que el evangelio de Dios se extienda sin interrupción por causa de nuestro mal vivir.  El aprendizaje de la disciplina de reconocer el error a cada momento delante de Dios no sólo es una exigencia para mantener la vida cristiana solvente sino que permite la edificación  de la iglesia misma.

Hay tres verdades a destacar en estos dos versículos.  1) Todo cristiano aun cuando esté experimentando el nivel más alto de su vida espiritual, no está excepto de pecar.  Mientras permanezca en la tierra y esté con su cuerpo humano, sigue expuesto a pecar.  El pecado es una realidad, está en todos lugares a todo color (v.1).  2) Todo cristiano tiene de su lado al mejor abogado de todos los tiempos quien puede resolver el problema de su culpabilidad, de su pecado y está dispuesto a defender y conceder perdón.  3) La comunión, la amistad, la buena relación con Dios es el resultado inmediato de la confesión de pecados.  Por lo tanto, Juna dice, esfuérzate en mantener una vida aparte de la práctica del pecado.   4) Jesucristo como nuestra propiciación, tiene poder para perdonar todos los pecados nuestros y los del mundo entero.  Esto es lindo y animador.

¿Qué hará usted con aquellas cosas que está practicando que no agradan a Dios  siendo usted un hijo de Dios?  No sólo es confesar los pecados, es pedir perdón a Dios y a quienes está ofendiendo.

La línea más corta entre dos puntos es la obediencia.  Si alguien quiere ser bendecido por Dios, sólo tiene que obedecer.  Si una iglesia quiere ser grande y madura, sólo debe obedecer a Dios.  Ahora, ¿Qué significa obedecer? ¿Por qué es tan importante la obediencia en la vida del cristiano y de la iglesia?.   La ley natural enseña que el menor obedece al mayor, el hijo a padre, el empleado al patrón, el alumno al maestro, la criatura a su Creador.   Lo maravilloso es que a cambio de nuestra obediencia, Dios promete bendición.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s